Sara Carbonero y Natalia de Molina

Tiene 26 años y ya ha recogido dos premios Goya. Con todo el futuro por delante, la andaluza salta del drama a la comedia y estrena ‘Kiki, el amor se hace’.

Lo más popular

¿Cómo te sientes?
Feliz, con ganas de nuevos retos. Expectante.

¿De qué estás más orgullosa?
De dedicarme a lo que amo y poder vivir de ello.

¿Con cuál de todos tus personajes te quedas?
Los más importantes en mi carrera han sido Belén, de Vivir es fácil con los ojos cerrados, y Rocío, de Techo y comida. Son mujeres fuertes y de las que he aprendido mucho.

¿Qué has hecho con tus premios Goya por esos trabajos?
El más reciente (por Techo y comida) voy a dárselo a mi madre, pero ahora están juntos en casa en amor y compañía.

Publicidad

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?
Te hace entender un poco mejor el mundo en el que vives.

Acabas de estrenar Kiki, el amor se hace, dirigida por Paco León. ¿Necesitabas un cambio de registro?
Después de Techo y comida el cuerpo me pedía comedia. Paco ha rodado una película divertidísima, inteligente y con un reparto de lujo. Mi personaje me ha hecho descubrir un mundo casi tabú: el de las filias sexuales.

Lo más popular

¿En qué te basas para aceptar un papel?
Me fijo en el guión, el director, mis posibles compañeros... Todo suma, pero al final el corazón es el que manda.

Tu película favorita es...
¡No puedo quedarme con una! Cenicienta, Eduardo Manostijeras, Una mujer bajo la influencia, Lo importante es amar...

¿Cuál es la virtud que más valoras?
El sentido del humor. Es un signo de inteligencia.

¿Dónde te gustaría vivir?
Donde esté contenta, trabajando y cerca a los míos. Se encuentre donde se encuentre ese sito, ahí quiero vivir.

¿Qué detestas por encima de todo?
La falta de empatía.

¿Cuál es tu mayor miedo?
Tengo varios, pero el mar me inquieta especialmente.

¿Tu color preferido?
Va por épocas. Ahora mismo, el verde.

¿Te consideras una foodie?
¡Sí, la comida es mi perdición! Me encantan los pucheros de mi madre. Y, para beber, lo mejor es la limonada.

¿Tienes algún amor platónico confesable?
Paul Newman, el Johnny Depp de Cry Baby (El lágrima) y el actor y modelo estadounidense Garrett Hedlund.

¿Qué es lo que recuerdas con más cariño de tu infancia?
El tiempo con mi vecina Gracita, que es como mi abuela.

Dime un momento perfecto del día.
El desayuno.

¿Cuál es tu prioridad en la vida?
Ser feliz.

¿Y tu asignatura pendiente?
Bailar más. Es el deporte que más me gusta.

¿Algún placer prohibido que declarar?
Los placeres no deberían estar prohibidos.

¿Qué es lo último que te has comprado?
El libro Not That Kind of Girl, de Lena Dunham.

No podrías vivir sin...
Música.

¿A qué dedicarías un año sabático?
A viajar, descubrir mundo, conocer otras culturas...

Si te pierdes, ¿dónde te encontraremos?
Si me pierdo, será para que nadie pueda encontrarme.