3 tips para que la falta de sueño no afecte a tu piel

Según un estudio, el 35% de nosotras dormimos menos de 7 horas diarias, y eso se refleja en el rostro. Arrugas, ojeras y granitos son algunos de los síntomas de la falta de sueño. Sigue estos consejos para parecer que has dormido como un bebé.

Lo más popular

Ya sabemos que dormir, y hacerlo bien, es parte fundamental en el proceso de regeneración del organismo. Y lo mismo ocurre con nuestra piel. Por la noche se produce el proceso de regeneración celular, es decir, se expulsan las células muertas y aparecen nuevas en la piel. Si conseguimos dormir 8 horas, podemos eliminar hasta un 60% más de toxinas, manteniendo nuestra piel luminosa, refrescante y lúcida. Además, cuando el cuerpo entra en la fase REM, las hormonas del crecimiento alcanzan su punto máximo y estimulan la reparación del tejido cutáneo, e incrementa la producción de colágeno. Después de saber esto no vemos el momento de tumbarnos en la cama.

Publicidad

El problema llega cuando no dormimos lo suficiente, ni tenemos un sueño reparador. Y según un estudio, el 35% de nosotras dormimos menos de 7 horas cada día. Esto provoca que nuestro cuerpo no recargue las pilas y nos sintamos irritables, cansadas y perezosas a la mañana siguiente, lo que se refleja en el rostro, sobre todo en verano, que con la deshidratación y el estrés oxidativo pueden aparecer erupciones, ojeras, arrugas y otros signos de envejecimiento prematuro. Si no quieres que tus compañeros de trabajo piensen que vienes de fiesta, sigue estos consejos para tener una piel sana y descansada.

Pásate a la mascarilla de noche

Los niños, el trabajo, el calor, el estrés, todos estos factores pueden afectar a nuestro sueño, y muchas veces nos vemos incapaces de dormir las 8 horas necesarias que necesita nuestro cuerpo para descansar. Por eso, nunca viene mal una mano extra para simular en la piel los efectos de un sueño reparador. Usa una mascarilla de noche, como Aquasource Everplump Night de Biotherm, que con su extracto de alga oscura, regenera la piel en ausencia de luz, dándole un aporte necesario de hidratación. Eso sí, no te aferres a los productos de belleza si no descansas nada, porque no obtendrás los mejores resultados.

Olvídate del móvil

Para asegurarte de no despertar a la mañana siguiente con una cara de muerta, intenta no usar el móvil o el portátil 30 minutos antes de irte a dormir. Ya sabemos que Netflix es adictivo, pero tienes que saber cuándo parar de ver los capítulos de tu serie favorita. Y lo mismo te decimos con los stories de Instagram. Los aparatos electrónicos emiten una luz azul que imita la luz del día y estimula el cerebro, lo que puede llevar a un sueño intermitente. Ahora entenderás por qué te despiertas tantas veces por la noche.

Invierte en tus sábanas

Parece una tontería, pero mejorar la calidad de la ropa de cama es importante para tener un sueño reparador. Las sábanas de seda, por ejemplo, son hipoalergénicas, por lo que tu piel no se irritará como con otros materiales. Y su suavidad te permitirá deslizarte a través de ellas cuando te mueves por la noche sin que tu piel se vea alterada, lo que ayuda notablemente a evitar las típicas arrugas.

More from Elle: