Fitness para tu rostro

Porque no solo tu cuerpo necesita tonificarse, estos 5 ejercicios faciales evitarán la flacidez y los signos de la edad en tu piel.

Lo más popular

Tardes de 'running' para fortalecer las piernas, jornadas intensas en el 'gym' para tonificar los brazos y los abdominales, clases de yoga para ejercitar cuerpo y mente…. De todas es sabido que la mejor forma para evitar la flacidez en nuestro cuerpo es practicar algún deporte pero…¿qué ocurre con nuestra cara? Al igual que los músculos corporales, los del rostro también pierden tono si no se ejercitan, un aspecto que (casi) siempre solemos pasar por alto. Esa flacidez en el rostro da incluso una mayor sensación de envejecimiento que las arrugas propias de la edad.

Publicidad

Pero que no cunda el pánico. Unos pocos minutos diarios de gimnasia facial bastan para disminuir las arrugas y aumentar la vitalidad de nuestro cutis. Además, al estimular la circulación sanguínea, le damos a nuestra piel ese extra de nutrición que perdemos con el paso del tiempo. ¿Necesitas más motivos para comenzar con tu rutina?

Para la frente

Una de las arrugas del rostro más visibles y de las primeras en aparecer son las de la frente. Estas arrugas, en general, son consecuencia de la pérdida de colágeno producido por el envejecimiento, pero también están asociadas a otros factores como el estrés. A pesar de que las arrugas en la frente son difíciles de atenuar debido a que forman parte de una zona muy expresiva del rostro, no desesperes, ¡tenemos la solución!.

Lo más popular

¿Cómo hacerlo?: Sitúa las yemas de los dedos sobre las cejas y muévelas de arriba a abajo unas 15 -20 veces durante 2-3 segundos sin retirar los dedos y hasta la zona donde comienza el cabello. Al momento, sentirás cómo esta parte de la piel se ejercita. Ideal para evitar (o, al menos, retrasar) las arrugas de expresión.

Para los ojos

¡Ay, las 'patas de gallo'! Esas temidas arrugas de expresión que nos echan más años de la cuenta encima. Es evidente que no puedes retroceder el tiempo pero sí hacer mucho más lento el proceso de envejecimiento. Toma nota.

¿Cómo hacerlo?: Coloca los dedos en las sienes e intenta que estos lleguen hasta la parte superior de las orejas. Abre la boca y desplaza la mandíbula de delante a atrás. Mantén la tensión durante 6 segundos y luego relaja. Parece difícil, pero te aseguramos que en poco tiempo verás mejoras en las arrugas del contorno de los ojos y en los párpados caídos.

Para la boca

Debido a que la piel del contorno de la boca es más fina que la de otras partes del cuerpo, es habitual que se deteriore antes por su falta de cuidado y atención. Intenta complementar tu crema hidratante habitual con ejercicios faciales específicos para la boca como el que te proponemos a continuación.

¿Cómo hacerlo?: Contén la respiración, intenta dar cinco besos con los labios y luego expira. Repítelo un total de 10 veces. ¡Los resultados te sorprenderán!

Para el mentón

¿Te acompleja tu papada? Si la respuesta es sí, tranquila, seguro que no eres la única. La conocida como 'celulitis' de la cara afecta cada día a más mujeres. Sin embargo, además de cosméticos y tratamientos especializados, existen masajes y ejercicios prácticos y sencillos que pueden ayudarte a reducir este 'problema'.

¿Cómo hacerlo?: Coloca un puño cerrado debajo de la barbilla, abre la boca y empuja la barbilla hacia abajo sobre el puño. Mantén esta posición durante cinco segundos y luego suelta, repitiendo el ejercicio un total de 10 veces.

Para el cuello

El cuello es una de las partes del cuerpo que más descuidamos en nuestra rutina estética. Además de mantenerlo hidratado conviene ejercitarlo frecuentemente si no quieres que la flacidez haga acto de presencia. Sí, tener un cuello de cisne es posible. ¿Qué hay que hacer?

¿Cómo hacerlo?: Siéntate en posición vertical con los hombros hacia atrás levantando la cabeza y la barbilla hacia el techo. A continuación, abre y cierra la boca lentamente repitiendo el proceso 4 o 5 veces.

Además de estos ejercicios que te proponemos, existen muchos más que podrás poner en práctica. Lo importante es ser constante y realizar estos ejercicios durante las tres primeras semanas para conseguir buenos resultados. A partir de ahí, podrás reducir la frecuencia a unas 2 o 3 veces por semana. ¡Ya no tienes excusa para lograr un cutis y un cuello sin arrugas!

More from Elle: