Cómo prolongar el bronceado veraniego

Productos autobronceadores, exfoliantes, agua fría... Existen numerosos trucos que no permitirán que la vuelta de las vacaciones y la llegada del otoño apaguen tu bronceado.

Lo más popular

Llega septiembre y con él la pérdida de ese bonito tono dorado que tanto te favorece (¡y que tanto te ha costado conseguir!). Y es que una de las cosas más duras de volver tras las vacaciones, aparte de la incorporación a la rutina de trabajo, es ver cómo nuestro moreno va desapareciendo poco a poco. Si, como nosotras, quieres mantener el color de tu piel intacto y no recobrar el blanco nuclear de invierno antes de tiempo, toma nota porque te traemos unos trucos muy prácticos y útiles. ¡Larga vida al bronceado!

Publicidad

Usa exfoliantes corporales

Exfoliar y limpiar nuestra piel de forma adecuada, además de tener propiedades relajantes, rejuvenecedoras y antioxidantes, permitirá que las cremas o productos hidratantes penetren mejor al eliminar cualquier resto de piel muerta. Busca utilizar exfoliantes que se adapten a tu tipo de piel o prepara la loción tú misma utilizando tu crema hidratante habitual y añadiendo ingredientes como miel o azúcar moreno.

Lo más popular

Crema hidratante sí o sí

Hazte con un buen arsenal de cosméticos donde la crema hidratante juegue un papel esencial. En esta época del año, debido a la continua exposición solar, es muy importante nutrir la piel con una buena hidratación que contenga propiedades after-sun para evitar que se reseque en exceso y nos pelemos. De esta forma, tu moreno durará aún más. Así que no olvides embadurnarte de crema una vez que salgas de la ducha y repetir el proceso antes de dormir.

Bebe mucha agua

Si la hidratación por fuera es importante, no lo es menos por dentro. Y más en verano, cuando el hábito de beber agua debe convertirse en una obligación para evitar que la piel se descame y, por tanto, el bronceado desaparezca.

Y apunta este 'truquito' extra: lávate la cara por las mañanas con una infusión de té bien fuerte, ya que su función astringente logrará que tu moreno perdure. Eso sí, después echa mano de una buena crema hidratante para evitar que la piel se reseque.

Come sano

Vale, estar hidratadas es beneficioso para la piel pero tampoco las cremas y el agua hacen todo el trabajo. En tu intensa lucha por mantener el bronceado, tu dieta será un elemento clave a tener en cuenta. Espinacas, pepinos, tomates, melocotones, moras... y, por supuesto, ¡zanahorias! Incorpora a tu alimentación nutrientes, como estos, que sean ricos en vitamina C y en carotenos para alargar la duración del tono de tu piel.

Dúchate con agua fría

Quieres conservar tu moreno intacto, ¿verdad? Pues ármate de valor y no dudes en darte una ducha de agua muy fría por las mañanas o justo antes de irte a dormir -al menos, hasta que el invierno haga acto de presencia-. El agua fría tiene múltiples beneficios para la piel, además de ser un excelente método para mejorar la circulación. Si lo prefieres puedes darte una ducha fría combinada con un aceite hidratante, ya que tu bronceado durará aún más.

Y…¡autobroncéate!

Y por último, pero no por eso menos importante, contamos con los autobronceadores. Puedes aplicártelos bajo la ducha o después de ella para conseguir un resultado uniforme e imperceptible y para que tu piel luzca radiante. Sin embargo, debemos tener cuidado y no excedernos en la cantidad de producto, ya que podríamos obtener un efecto demasiado artificial.

More from Elle: