Layering o cómo presumir de una piel perfecta

Primero el aceite, luego el agua, después la mascarilla exfoliante… así hasta un total de 7 capas. ¿El objetivo? Conseguir una piel perfecta y libre de impurezas. Te contamos de qué va esto del 'layering', la técnica de belleza japonesa que arrasa entre las mujeres orientales. ¡Toma nota!

Lo más popular

Has probado decenas de consejos 'beauty', cientos de productos, otros tantos tratamientos de belleza… y librarte de los poros y las manchas en la piel te parece casi una misión imposible. Y, sí, sabemos que estás dispuesta a todo por recuperar ese cutis joven y reluciente que tenías antes de que la rutina laboral y el estrés del trabajo se apoderaran de tu día a día. Pues, atenta, porque esto te interesa (y mucho): el 'layering', una técnica de belleza japonesa que se basa en la hidratación y en la superposición de varios productos, puede convertirse en tu gran aliada para conseguir esa piel tersa y brillante que tanto buscas. A continuación, te contamos cuáles son los pasos que componen este ritual. Te aseguramos que es más sencillo de lo que parece. ¿Preparada?

Publicidad

Doble limpieza facial

No nos cansaremos de decir que este 'beauty tip' es de los más importantes, aunque muchas veces lo pasemos por alto. Es por eso por lo que el 'layering' se basa en una 'doble limpieza'. En la primera de ellas se debe utilizar aceite -puede ser natural, de coco, de oliva, de argán…- para mantener la piel libre de los restos de maquillaje o de otros productos contaminantes y, en la segunda, se debe utilizar agua para retirar las últimas marcas de suciedad sin necesidad de agredir a la piel. Al aplicar los productos en capas en el orden correcto, creamos las condiciones ideales para que éstos penetren más profundamente en nuestro cutis.

Lo más popular

Exfoliación

El segundo paso del 'layering' es la exfoliación. Pero, ¡ojo!, ten presente que no es un paso que debas hacer todos los días, especialmente si tienes la piel sensible, ya que conseguirás el efecto contrario al deseado: rojeces e irritación en la piel. Con una o dos veces por semana será más que suficiente para lograr una piel radiante. Te recomendamos que uses un producto que estimule la regeneración celular de una forma suave y natural como Biosource Gelée de Biotherm, enriquecido con Life Plankton y Saccharina, un alga dorada que elimina todo rastro de impurezas de nuestro cutis. ¿No es una maravilla?

Publicidad

Usa un tónico facial

Después de aplicar tantos productos, el PH de nuestra piel puede haberse visto alterado, por lo que es conveniente echar mano de un buen tónico facial que ayude a cerrar los poros y devolver el equilibrio natural de la piel. ¡No te olvides de él!

Aplícate distintos tipos de Sérums

Recuerda esta regla de oro: la aplicación del serum debe hacerse por orden de prioridad según tus necesidades (arrugas, manchas…) y nunca debes aplicar más de tres. El sérum hidratará y rejuvenecerá tu piel en profundidad, agregando un extra de elasticidad y colágeno. ¿Un truco? Empieza aplicando el sérum más ligero y después de 15 o 20 segundos los más densos. ¡Los resultados te sorprenderán!

Contorno de ojos

La piel del contorno de los ojos es extremadamente delicada y mucho más sensible que la del resto del cuerpo, por lo que es más propensa a la aparición de arrugas y manchas. Si quieres evitar que aparezcan, lo más indicado es que apuestes por una crema específica para esta zona como Aquasource Total Eye Revitalizer de Biotherm, que te ayudará a mantener hidratada la zona inferior de los ojos, haciendo que las bolsas se atenúen, las líneas de deshidratación se suavicen y las ojeras se reduzcan.

Crema hidratante

¡Es indispensable! El 'layering' tampoco podía olvidarse del 'beauty tip' por excelencia: la hidratación. Y es que este paso es fundamental para que nuestra piel esté nutrida durante las 24 horas y tenga un aspecto radiante. Eso sí, llegados a este punto lo más recomendable es que utilices la crema hidratante que mejor se adapte a tu tipo de piel ya que, solo de esa forma, conseguirás que sea 100% efectiva.

Protector solar

El último paso del 'layering', pero no por eso menos importante, consiste en aplicarse un SFP (Factor de Protección Solar). Tanto si luce un sol resplandeciente como si llueve o nieva, queda prohibido (¡prohibidísimo!) olvidarse de la crema solar. El astro rey es el principal causante de la deshidratación de la piel y de la aparición de manchas y arrugas, por lo que lo mejor es protegerse de él adecuadamente aunque sea para salir a la calle durante 5 minutos.

Vale, reconocemos que es una rutina un poco larga pero ya sabéis que todo esfuerzo tiene su recompensa. Pasadas un par de semanas, te aseguramos que los resultados son espectaculares. ¿Lista para lucir un cutis de cine?

More from Elle: