Cómo poner tu piel a punto en la mitad de tiempo

¿Pierdes demasiado tiempo en tu rutina de belleza? ¿Si te levantas más tarde, no vas tan perfecta al trabajo como desearías? Tranquila, te contamos cuáles son los secretos para ser la más guapa de la oficina sin necesidad de pasar tanto tiempo delante del espejo.

Lo más popular

Que si el trabajo, los estudios, las quedadas con las amigos… el hacer malabares con las horas del reloj se ha convertido en tu reto diario ¿verdad? Y es que nos enfrentamos a unas jornadas maratonianas en las que el cuidado de la piel pasa a un segundo plano y donde esas rutinas 'beauty' que solíamos hacer cada día, ahora las hacemos cada semana o incluso cada mes. Pero, ¿existe una fórmula que permita compaginar el ajetreo diario con lucir una piel sana y luminosa sin perder demasiado tiempo? Sí, y además es más fácil de lo que parece. Pon en práctica los siguientes 'tips' y… ¡alucinarás con los resultados!

Publicidad

Aprovecha las duchas

La ducha es uno de los momentos que más nos gustan del día. Nos ayuda a relajarnos y a desconectar del estrés del trabajo y de los problemas personales. Pero si además consigues aprovechar los minutos que pasas debajo del agua para sacarte el partido que no tienes durante el día, te gustará aún más. Desde exfoliar tu piel a hidratarla pasando por lavarte el pelo con un champú y acondicionador y nutrir tu piel con un aceite de jabón. ¿A qué es una maravilla?

Lo más popular

Utiliza productos multitarea

Entre la crema hidratante, el sérum, el tónico facial o el SFP acabamos acumulando cientos de productos en el neceser que, por falta de tiempo, no utilizamos la mayoría de las veces. ¿Lo mejor para estos casos? Usar productos que tengan más de una función. Por ejemplo, puedes usar una base de maquillaje que contenga protector solar o un lápiz de labios que también te sirva de colorete. Además de ahorrar tiempo todas las mañanas, son perfectos para llevarlos siempre en el bolso. ¡Todo en uno!

Quítate el maquillaje antes de ir a la cama

Esta es la regla de oro que siempre debes tener presente. Por mucha pereza que te dé, no olvides eliminar todo rastro de maquillaje cuando llegues a casa y aplicar posteriormente una crema hidratante para mitigar los efectos de la fatiga del día. No solo le harás un favor a tu piel librándola de las sustancias tóxicas y evitando la aparición de impurezas o líneas de expresión, sino que además no te hará falta realizar un ritual de belleza completo nada más levantarte puesto que tu cutis ya se habrá oxigenado durante la noche.

Organiza tus productos

¿Barra de labios en el bolso? ¿Crema hidratante en la estantería del baño? ¿Base de maquillaje en la habitación? Si tienes tus productos de belleza desordenados y en sitios diferentes, emplearás el doble de tiempo en tu rutina 'beauty' del día siguiente al tener que buscarlos. Parece una tontería, pero es algo que nos ocurre a muchas con demasiada frecuencia. El tener todos los cosméticos a mano y en un mismo lugar te ahorrará minutos cuando a la mañana siguiente tengas que arreglarte.

Sustituye el café de las mañanas por un zumo

No solo los cosméticos son importantes para tener una piel sana y nutrida, la alimentación también juega un papel esencial. Y, sí, reconocemos que a (casi) todas nos encanta tomar un café justo antes de irnos al trabajo porque nos ayuda a despertarnos pero, cuidado, la cafeína es uno de los mayores enemigos de la piel, ya que la reseca y deshidrata. Si no quieres ir a la oficina con el estómago vacío opta por un zumo natural, que está repleto de antioxidantes y vitamina C, los cuales ayudan a combatir los radicales libres y estimulan la producción de colágeno, mejorando la salud de su piel y brindándole un tono de piel más uniforme, lo que ahorra tiempo a largo plazo.

More from Elle: