El secreto de la eterna juventud de tu rostro

¿Arrugas en la frente? ¿Párpados caídos? ¿Mejillas flácidas? Si el mirarte al espejo cada mañana te supone una tortura, toma nota de cómo ejercitar tu rostro de la manera más rápida y sencilla. Porque no solo tu cuerpo puede ponerse a tono.

Lo más popular

A todas nos encanta lucir unas piernas sin una pizca de celulitis, unos brazos tonificados y un vientre plano. Esta es la razón principal por la que nos pasamos jornadas eternas en el gym. Pero, ¿qué ocurre con nuestro rostro? Es la parte del cuerpo donde el paso de los años se hace más evidente pero, curiosamente, también es la más olvidada en nuestra rutina 'fitness'. El estrés, una mala alimentación y, por supuesto, la edad son los mayores culpables de que nuestro rostro comience a surcarse de arrugas y líneas de expresión. Tanto si eres de las que quiere retrasar ese momento lo máximo posible como si deseas suavizar los signos de envejecimiento, encontrarás en estos ejercicios de yoga facial a los perfectos aliados. ¿Lo mejor de todo? Que no te robarán más de cinco minutos de tu tiempo.

Publicidad

Para la frente

Las arrugas de la frente son una de las más visibles del rostro y también son de las primeras en aparecer. Aunque la edad y el estrés pueden jugarte una mala pasada en la aparición de las primeras líneas de expresión, no está todo perdido si pones en práctica el siguiente ejercicio. ¡Toma nota!

¿Qué debes hacer?: Con las manos en forma de puño, coloca los nudillos en el centro de la frente, presionándola firmemente. A continuación, ve desplazando lentamente los puños hacia los lados, haciendo un poco más de fuerza al llegar a la zona de las sienes. Ideal para disminuir y prevenir la aparición de las arrugas gracias a la relajación de los músculos al ejercitarse.

Sólo necesitarás 5 minutos de tu tiempo
Lo más popular

Para el contorno de los ojos

Es evidente que no puedes retroceder el tiempo y que la edad (y el estrés) siempre hacen de las suyas pero sí puedes retrasar el proceso de envejecimiento. La piel del contorno de los ojos es una de las zonas más sensibles de todo nuestro cuerpo y, por tanto, es mucho más propensa a la aparición de las líneas de expresión, como las molestas patas de gallo. Pero no desesperes, ¡tenemos la solución!

¿Qué debes hacer? Coloca las palmas de las manos sobre las sienes y muévelas lentamente hacia arriba y hacia atrás para elevar ambos lados de la cara. Cuando estés en esta posición, abre la boca y forma una "O", dejando caer la mandíbula el mayor tiempo posible. Notarás cómo tu rostro se ejercita y alucinarás con el resultado.

La piel del contorno de los ojos es muy delicada pero si la ejercitas conseguirás retrasar la aparición de arrugas

Para las mejillas

¿Notas tus mejillas flácidas, caídas o con falta de firmeza? Los cambios de peso continuo, la genética o el paso de los años son algunas de las causas que pueden influir en la perdida de elasticidad del rostro y, concretamente, de las mejillas, siendo ésta una de las zonas donde la edad es más perceptible.

¿Qué debes hacer?: Mete las mejillas y los labios hacia adentro, imitando la cara de un pez. Después, intenta sonreír mientras mantienes esta posición durante unos segundos. ¡Tus mejillas lo agradecerán! Para que sea más divertido puedes hacerlo delante de un espejo.

Porque tu cara también puede ponerse en forma

Para el escote

Es una de las zonas más sensuales de nuestro cuerpo y a todas nos encanta lucirlo con el vestido nuevo que nos hemos comprado o con nuestra blusa preferida. Pero, al mismo tiempo, también es una de las partes que más nos acompleja cuando los primeros signos de envejecimiento comienzan a hacer acto de presencia. ¿Existe alguna solución? Además de cosméticos y tratamientos especializados, puedes optar por masajes y ejercicios prácticos y sencillos que pueden ayudarte a reducir este problema, como la conocida 'postura de la jirafa'. ¿Lista para lucir un escote de infarto?

¿Qué debes hacer?: Inclina la cabeza hacia atrás y coloca las yemas de tus dedos en la parte superior del cuello, presionándolo ligeramente. A continuación, empieza a desplazarlos hasta la parte inferior. Si quieres complicar un poco más el ejercicio, haz que tu labio inferior sobresalga lo más posible para llevar a cabo un estiramiento más intenso. ¡Facilísimo!

More from Elle: