Cómo evitar que el frío arruine tu piel

El viento, el ambiente húmedo y la calefacción, que llega de la mano del invierno, son los grandes enemigos de tu piel en esta época del año. Sin embargo, ponerles freno no tiene por qué ser una tarea complicada. ¡Te contamos cómo hacerlo!

Lo más popular

Diciembre ya está aquí, chicas. Ese mes en el que los eventos del trabajo, las comilonas familiares y las fiestas por doquier nos ocupan la mayor parte del tiempo es también el mes de la sequedad en la piel, de los labios cortados y de las mejillas hiper sensibles. ¡Horror! ¿Cómo lucir una piel perfecta ahora que se avecinan tantos compromisos sociales? Aunque el frío no nos lo ponga fácil-todas hemos sufrido alguna vez sus consecuencias en el rostro y en las manos-, lo cierto es que los siguientes 'tips' demuestran que sí podemos hacerle frente. Coge el gorro, la bufanda y prepárate para lucir una piel de cine.

Publicidad

Hidrata tu rostro más de lo normal

Si ya de por sí la hidratación es sumamente importante, con la llegada del invierno lo es aún más. Por mucho que creas que el verano es la peor época para tu piel debido al exceso de sol o al cloro de la piscina, es el frío quien realmente se presenta como el enemigo nº1 de la dermis. Sequedad, tirantez, rojeces, carencia de oxígeno, envejecimiento prematuro… las consecuencias pueden ser nefastas si no pones remedio a tiempo. Hidrata tu rostro al levantarte cada mañana y justo antes de irte a la cama, sin pasar por alto el contorno de los ojos, que necesitan una protección especial, y los labios, que suelen escamarse con el frío.

Lo más popular

No te olvides de las manos

Las manos son tu mejor carta de presentación. Todo se revela a través de ellas: tu edad, el cuidado de tu piel o, incluso, tu higiene. Es por eso que debes ofrecerles todos los mimos y cuidados posibles, especialmente en invierno, ya que es una de las partes del cuerpo que más sufre con la llegada del frío. Suelen ponerse de color moradas, agrietarse, llenarse de pequeñas (¡y dolorosas!) heridas y deshidratarse. ¿La solución? Además de utilizar guantes como barrera contra la humedad, aplícate una crema específica de manos varias veces al día para mantenerlas suaves e hidratadas.

No olvides proteger tus manos del frío cuando salgas a la calle. Los guantes, por ejemplo, evitarán que tu piel se descame.

Evita las duchas demasiado calientes

Este es uno de los errores más comunes que cometemos en invierno. Y es que, ¿a quién no le gusta darse una ducha de agua bien calentita para combatir las bajas temperaturas? Pero, cuidado, por muy tentadora que sea esta posibilidad lo único que podemos conseguir es una piel mucho más descamada y seca, además de favorecer la aparición de algunas enfermedades cardiacas. Lo mejor es optar por baños de agua fría, ya que nos ayudarán a lograr una piel mucho más fuerte y brillante, eliminarán picores o eccemas y estimularán la circulación, por lo que es más fácil lucir un rostro terso y joven. Aunque al principio te cueste, haz el esfuerzo. Te aseguramos que merecerá la pena.

Presta atención a tus pies

En esta época del año nos movemos poco y realizamos menos ejercicio físico, lo que provoca una mala irrigación sanguínea que da lugar a esa conocida (e incómoda) sensación de los pies fríos. Para evitar esas molestias, que a la larga pueden pasarle factura a los pies con la aparición de hongos, lo ideal es que te utilices calcetines de lana debido a que este material absorbe la sudoración excesiva. ¿Un truco? Prueba a masajearte las plantas de los pies con aceite de sésamo cada vez que las notes húmedas. ¡Notarás que se calientan en cuestión de segundos!

Los calcetines de lana actúan de barrera contra la humedad.

Usa protección solar

Aunque ya estemos en diciembre y tengamos que salir a la calle con más capas que una cebolla, nunca te olvides de meter en tu bolso un SFP de más 30. Los rayos UVB también penetran en la piel por muy nublado que esté o por mucho frío que haga. Así que, si quieres evitar la aparición de rojeces en tu rostro, aplícate el protector solar o una crema que contenga protección media hora antes de salir de casa para conseguir el máximo beneficio.

More from Elle: