Las 5 reglas para no tener mala cara tras las vacaciones

¿Mala cara después de vacaciones? Sabemos por qué y tenemos las claves para remediarlo.

Año nuevo, vida nueva, ¿no? Nos hemos propuesto cumplirlo poniendo la primera piedra con estas 5 reglas básicas para desintoxicar la piel. Los malos hábitos, la alimentación, las pocas horas de sueño después de tanta fiesta... atrás quedaron los excesos. Comienza 2018 cuidándote por la puerta grande.

Publicidad

1 Descontamina el agua de las células cutáneas

Las células eliminan todos los deshechos que a su vez acumulan. Y en una piel joven, la actividad de eliminación de esos micro desechos funciona perfectamente, pero con el paso de los años esos mecanismos de limpieza de toxinas, dejan de hacerlo y no se eliminan los deshechos del todo. Resultado: el agua acumulada entre las células se convierte en una especie de cloaca contaminada que hace que no se fije bien el ácido hialurónico o que se altere la síntesis de acuaporinas (las moléculas que transportan el agua) y por tanto, se deshidrate y envejezca.

La solución pasa por elegir productos con activos que estimulen la síntesis de clusterina, la proteína que neutraliza esos deshechos celulares y desintoxica la piel.

Publicidad

2 Adiós al azúcar

Ya hemos tenido bastante entre tanto roscón y turrón. Lo mejor para tu piel: despedirte no sólo del azúcar blanco, sino de todos esos alimentos con azúcares refinados que tanto afectan a la epidermis. 

Publicidad

3 Realiza peelings una vez a la semana

Exfoliar la piel hará que se renueven las células. 

¿Los mejores? Los que incluyen ácido cítrico, ácido láctico y ácido glicólico combinados con suaves aceites que hidraten la piel.

¿Cuándo aplicarlo? Por la noche, para estimular la regeneración natural que se produce en el momento del sueño además de aprovechar también las horas en las que la epidermis está protegida de los daños medioambientales. 

Publicidad

4 Probióticos en la dieta

Todo lo que pasa dentro de nuestro organismo, afecta también por fuera y nuestra piel también pasa factura a todo lo que entra en el aparato digestivo. Cuando la flora bacteriana está equilibrada y sana, se ve en la epidermis.

¿Dónde encontrar una fuente natural de probióticos? En el kéfir, los yogures o los alimentos como el kimchi coreano, el chucrut o el té kombucha.

Publicidad

5 La limpieza es fundamental, aunque no te maquilles

Aunque no haya maquillaje sobre la piel, las partículas de contaminación y radicales libres siguen depositándose sobre ella y provocan el aspecto de piel cansada y envejecida. Máxime después de unas semanas de excesos, tras las que la piel queda deshidratada y dañada.

¿Cómo? Con soluciones jabonosas y emolientes, o leches limpiadoras al agua que arrastren toda la suciedad y la dejen limpia y lista para el siguiente paso. 

More from Elle: