¿Es bueno ducharse después de entrenar?

A veces te haces esta pregunta, sobre todo cuando vas con prisa. Pero créenos, no es buena idea saltársela.

Lo más popular

Todas hemos vivido alguna vez esta situación: has terminado un poco más tarde de lo normal la clase matutina de spinning, y no tienes tiempo de ducharte y llegar a esa reunión tan importante a primera hora en el trabajo. Entonces te surge un debate interno y dudas si es tan malo simplemente rociarte spray corporal y cambiarte de ropa. No es el fin del mundo saltarse la ducha después del gimnasio de vez en cuando, pero no lo conviertas en un hábito.

Publicidad

Necesitas limpiar tu piel tras entrenar

Durante el ejercicio tu piel libera toxinas. Si después no te duchas, esas toxinas seguirán en tu piel y pueden irritarla. "Las toxinas son una fuente de inflamación y acidificación", afirma la Dra. Lebar, especialista en medicina deportiva. Esto puede causar la aparición de espinillas (tanto en el rostro como en el cuerpo), y erupciones en pieles sensibles. Y no es nada divertido.

Espera 10 minutos para ducharte después de un entrenamiento intenso

Aunque te mueras por darte una ducha después de una clase de Hot Yoga, lo suyo es que esperes unos 10-15 minutos. 30 minutos es incluso mejor, según la Dra. Lebar, porque tu piel está más sensible después de entrenar. Volver a tu temperatura corporal normal evitará que aparezcan irritaciones en la piel, y podrás recuperarte tras el ejercicio. Aprovecha ese tiempo para estirar, andar alrededor y reducir tu ritmo cardíaco.

Usa productos hidratantes en la ducha

Una vez estés en la ducha, asegúrate de que tu gel te aporte la hidratación que necesita tu piel después del ejercicio, como Lait De Douche, o el nuevo gel de ducha Skin Fitness Purifying and Cleasing. La Dra. Lebar explica por qué es tan importante: "Tu piel necesita restaurar su barrera lipídica, que se debilita durante el entrenamiento, debido a la deshidratación". Continúa con una loción corporal que selle la hidratación y nutra más rápido tu piel.

Es importante ducharse después de cada entrenamiento. Sin embargo, pero para todas esas ocasiones en las que es imposible hacerlo, deberías al menos limpiar tu rostro con agua micelar, como el agua micelar Biosource Cleansing. Y no te olvides de llevar siempre ropa transpirable al gimnasio, expulsará el sudor y no se te pegará al cuerpo.

More from Elle: