8 beauty tips para cuidar pieles sensibles en invierno

En esta época, nuestra piel sufre más que nunca. Viento, frío, contaminación, cambios bruscos de temperatura... Te damos algunos consejos imprescindibles para hacer frente al mal tiempo... y tener buena cara.

Son muchos los factores que contribuyen a la sensibilización cutánea en invierno. El estrés, la alimentación o los cambios hormonales –entre los internos–; y el sol, el viento, los cambios bruscos de temperatura, la contaminación o el agua fría –entre los externos– pueden afectar a tu piel provocando rojeces, sequedad e incluso dermatitis atópica, si no lo padeces ya.

Si quieres acabar con estos inconvenientes de tu día a día, y lucir un rostro luminoso y revitalizante, solo tienes que seguir estos sencillos consejos.

Publicidad

Hidratación

La hidratación tiene que convertirse en tu mejor aliado, ya que restaura la película hidrolipídica de la piel y refuerza la barrera cutánea. Al menos una vez al día debes hidratarte, aunque creas que no lo necesitas. De esta manera previenes posibles alteraciones en la piel. 

Para llevar una buena hidratación es conveniente utilizar cosméticos oclusivos, es decir, que eviten la pérdida de agua de tu cuerpo. Estos suelen contener parafina, aceites, colágeno, elastina y proteínas. 

Precaución con los cosméticos

Sí, te hemos dicho que tienes que utilizar productos para hidratarte. Pero antes de comprar una crema, échale un ojo a los ingredientes de los que está compuesta, porque algunos pueden acentuar la sensibilidad de la piel y provocar picor o sensación de tirantez. Especial cuidado deben tener las chicas con pieles sensibles. Por eso, hay que evitar los cosméticos que contengan perfumes, parabenes, aceites minerales y esenciales o los alcoholes –resecan la piel–. Los productos suaves y testados dermatológicamente son los más adecuados. 

Publicidad

Ni frío ni calor

Con este frío lo que más apetece al llegar a casa es darte una ducha bien caliente. Pero ese cambio radical de temperatura es perjudicial para tu piel (pueden aparecer pequeñas inflamaciones o irritaciones). No queremos que te duches con agua fría en invierno (también puede provocar picores o enrojecimientos), simplemente que regules su temperatura y te duches con agua tibia. 

Tampoco es recomendable ducharse más de una vez al día porque puedes conseguir el efecto contrario: que tu piel se deshidrate. 

No calientes demasiado el ambiente

Ya sabemos que estás congelada, pero al igual que con el agua, lo mejor es que no pongas la calefacción a altas temperaturas porque con el contraste del frío de la calle pueden surgir capilares dilatados en el rostro. 

Publicidad

Dime qué comes...

... Y te diré cómo es tu piel. Aunque parezca que no tiene relación, llevar una dieta equilibrada, rica en vitaminas A, C y E, y ácidos grasos esenciales, aporta vitalidad a tu piel. Y sobre todo, no te olvides de beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día para estar hidratada por dentro y por fuera.

Protégete del sol

¿Pero eso no es en verano? Sí, y en invierno también. Da igual en qué época del año estemos, siempre hay que protegerse de los rayos UV. Dentro de tu ritual de belleza diario incluye cremas solares con SPF30 y así evitarás la aparición prematura de manchas y arrugas en el rostro. 

Publicidad

Recupera tu vitalidad

En invierno debes poner más atención al cuidado de tu piel. Es la mejor época para hacerte un tratamiento facial intensivo, como un peeling, porque el efecto del sol no es tan potente como en verano y los días son más cortos. Con este tratamiento eliminarás las células dañadas dándole firmeza, suavidad y luminosidad a tu rostro. 

Doble limpieza

Limpieza y cuidado, 2 en 1. Es un ritual imprescindible para las pieles sensibles en invierno. Pero, ¿qué tratamiento utilizar? Life Plankton Sensitive Emulsion de Biotherm es tu mejor aliado. Este tratamiento ayuda a neutralizar las molestias, tirantez y picor de la piel, dejándola revitalizada desde el primer momento. ¿Cómo se aplica? Muy sencillo. En primer lugar, usa un agua micelar para eliminar el maquillaje. Así limpiarás y calmarás tu piel al mismo tiempo. Y a continuación, aplica en tu rostro la emulsión nutritiva con un leve masaje. Además de relajarte, conseguirás calmar, hidratar y fortalecer la piel. 

More from Elle: