Cómo evitar (y aliviar) el roce de la ropa al entrenar

Olvidarte de esos incómodos picores es posible. Solo tienes que elegir bien tu outfit y proteger tu piel.

Lo más popular

Imagina esta escena: llevas tiempo meditándolo y crees que ha llegado el momento de ponerse en forma, perder esos kilitos de más y estar perfecta para el verano. Así que a la mañana siguiente te levantas y decides que es el día, hoy sales a correr. Te enfundas en tu mallas favoritas, tu camiseta a juego y tus zapatillas (súper molonas). Sales a la calle y empiezas a correr. Así de fácil y sencillo. Pero cuando llevas 10 minutos te notas incómoda, y no porque no puedas más, sino porque los muslos te rozan y no te dejan correr bien, el sujetador te aprieta y sientes un picor insoportable en las axilas.

Publicidad

¿No te ha pasado más de una vez? Seguro que sí. A nosotras también. Los continuos movimientos que realizamos al entrenar (tanto en interior como en exterior) hacen que la ropa pueda provocar rozaduras en la piel. Y te preguntarás… ¿pero no se supone que practicar deporte es bueno? Sí, no hay duda de ello, pero si no nos preparamos bien puede tener repercusiones negativas en nuestro cuerpo y, por ende, en nuestra piel. Pero no te preocupes, porque hay varias cosas que puedes hacer para no pasar un mal trago con tu ropa deportiva y desistas con el deporte. Toma nota.

Elige bien tu outfit

Y no nos referimos a que vayas conjuntada (que también). Las rozaduras suelen aparecer por tres factores en juego durante los entrenamientos: el sudor, la humedad y la fricción. Las zonas más afectadas son la cara interna de los muslos, las axilas y el pecho, por eso es muy importante elegir la ropa adecuada, como un bueno sujetador deportivo. Una buena forma de minimizar la irritación de la piel es utilizar materiales transpirables, como el spandex y el nylon. La Dra. Lebar, especialista en medicina deportiva, aconseja llevar ropa holgada de algodón cuando entrenemos.

Tampoco podemos pasar por alto que algunos productos para el cuidado de la piel también pueden reducir las molestias ocasionadas por las rozaduras. Como comenta la Dra. Lebar, "los aerosoles y las cremas que contienen zinc y cobre alivian y calman la irritación por la fricción, la humedad y la inflamación".

Hidrata tu piel

Antes y después del ejercicio. Es muy importante hidratar bien la piel (tanto de la cara como del cuerpo) antes de entrenar para evitar la deshidratación. Bebe mucha agua y aplícate una crema como Skin Fitness Tratamiento Corporal Alisador.

"Si una persona que entrena de forma regular tiene una piel propensa a la sequedad, se puede deshidratar fácilmente cuando haga ejercicio. Por otro lado, si su piel es normal, mixta o grasa y se reponen los electrolitos perdidos, la piel no se deshidratará", explica la Dra. Lebar.

Con el ejercicio, la protección natural de la piel se debilita, dejándola seca. Pero un producto reafirmante como Skin Fitness Emulsión Corporal Reafirmante te ayudará a tonificar y fortalecer la piel después de cada entrenamiento. Solo notarás los efectos positivos que tiene el deporte para las personas.

More from Elle: