3 posturas de yoga para activarte en verano

En cualquier parte: en la oficina, en casa o incluso esperando el autobús. Puedes hacerlas donde quieras y no te llevarán mucho tiempo.

Lo más popular

El trabajo, el calor, las comidas fuera de casa, los planes hasta altas horas de la noche… Son factores que nos cambian el organismo en verano y que nos pueden hacer pasar factura en nuestra salud y bienestar. El deporte puede convertirse en la mejor vía de escape, pero no todas las disciplinas ayudan a recuperarnos. No es el caso del yoga. Este deporte tiene múltiples beneficios en nuestro cuerpo, bien lo saben las yoguis.

Publicidad

Pero si eres de las que aún no se ha atrevido a practicarlo porque solo de pensarlo se te viene a la mente la imagen de un contorsionista con sus miembros colocados en lugares inimaginables, no sabes lo que te estás perdiendo. Hay posturas muy sencillas que puedes empezar a poner en práctica. De hecho, algunas no requieren ni siquiera la típica esterilla y se pueden hacer de pie y en cualquier lugar. Si quieres reducir el estrés del día a día, mejorar tu concentración, acabar con los dolores musculares, llenarte de energía y, además, conseguir un aspecto más sano y terso en tu piel, dedica tan sólo 5 minutos al día para practicar estas tres posturas, para las que no necesitarás adoptar ninguna postura estrambótica. Puedes hacerlas en tu puesto de trabajo, en casa o donde más te apetezca. Tu cuerpo te lo agradecerá.

POSTURA DE LA MONTAÑA

Es la posición de partida para todas las posturas de pie, ideal para mejorar tu postura corporal y sólo necesitarás un momento al día para tener más consciencia de tu propio cuerpo. Intenta hacerla en el trabajo para reducir la ansiedad, el dolor de espalda y el aletargamiento de las piernas.

Cómo hacerla: Es una de las más sencillas. Simplemente tienes que mantenerte con los dedos gordos de los pies tocando el suelo y los talones ligeramente separados. Levanta un poco todos los dedos de los pies y sepáralos, luego muévete ligeramente hacia delante y hacia atrás y de lado a lado. Vuelve poco a poco a la posición inicial. Estira tu cuerpo suavemente y centra cada parte del cuerpo de forma individual, primero las piernas, luego los hombros y para terminar tu cabeza.

Consejo: Si quieres un poco más de dificultad, cierra los ojos mientras la practicas.

Publicidad

POSTURA DE LA MEDIA PINZA

Esta postura viene bien para fortalecer el torso, la espalda, el vientre y mejora la postura corporal.

Cómo hacerla: De pie, inclínate hacia delante lentamente, de modo que tu espalda quede perpendicular a tus piernas e intenta sacar el esternón hacia fuera. Toca el suelo con las yemas de los dedos y mira para delante, teniendo cuidado de no arquear la parte posterior del cuello. Aguanta la respiración unos instantes y luego suelta el aire poco a poco.

Consejo: Si te cuesta tocar llegar al suelo con las manos, puedes doblar las rodillas un poco. Sabemos que no es fácil.

POSTURA DEL ÁRBOL

Es una de las más conocidas y practicadas por su versatilidad. Fortalece muslos, gemelos, tobillos, columna vertebral y mejora la concentración y el sentido del equilibrio.

Cómo hacerla: Comienza apoyada sobre los dos pies y ve dejando que el peso recaiga poco a poco sobre el pie izquierdo. Dobla la rodilla derecha y coge con tu mano el tobillo para estabilizarte. Levanta el pie y coloca la planta contra la parte interna del muslo de la pierna izquierda, con los dedos de los pies mirando hacia el suelo. Apoya las manos en la parte superior de la pelvis, presiona firmemente el pie contra el muslo, mientras haces fuerza con la pierna. Mantén la posición entre 30 segundos y un minuto.

Consejo: Si te resulta difícil mantener el equilibrio, apoya la espalda contra una pared y así conseguirás mayor estabilidad.

More from Elle: