Ir de compras puede ser más efectivo, y divertido, que una sesión de gym

Ejercitar las piernas, fortalecer abdominales, tonificar glúteos y, además, quemar calorías. Hacer deporte mientras vas de 'shopping' es posible. Y estos 'tips' básicos te lo demuestran.

Lo más popular

No hay duda de que una de nuestras actividades favoritas es ir de compras. Ir tienda por tienda y recorrer cada pasillo en busca de ese pantalón o esa camiseta perfecta es el plan ideal para una tarde libre o para disfrutar de un momento de relajación. Pero, ¿y si aprovechamos nuestro 'hobby' para quemar alguna que otra caloría?

Y es que estudios científicos han revelado que, además de ser un pasatiempo, el ir de compras puede ser la fórmula ideal para deshacerte de esos kilitos de más y para conseguir una figura envidiable a base de ejercicios suaves. Se calcula que en un año se pueden quemar hasta 15.000 calorías, lo que significaría correr unos 7 maratones más o menos. Ahí es nada. ¿Lista para tener un cuerpazo mientras compras tu ropa favorita? Toma nota de estos 'healthy tips' que pueden serte muy útiles.

Publicidad

Ve andando a las tiendas

Camina, camina y camina. Se estima que para que la sangre fluya y tu corazón lata más deprisa debes andar, como mínimo, 20 minutos a paso ligero. Ya no tienes excusa para aparcar el coche lo más lejos posible del centro comercial o, si optas por el transporte público, bajarte unas cuantas paradas antes de llegar a tu destino.

Sube escaleras

Si quieres hacer ejercicio mientras vas de compras, olvídate de que las escaleras mecánicas trabajen por ti. Dale caña a tus piernas y sube andando los escalones a un ritmo medio-alto. De acuerdo con Stair Climbing Sport, subir y bajar escaleras durante 10 minutos equivale a correr…¡casi media hora! ¿Quién dijo que ir de compras no es hacer ejercicio?

Lo más popular

Haz sentadillas

Este es otro de los 'healthy tips' que tienes que tener en cuenta si quieres que tu jornada de 'shopping' sea lo más sana posible. Hacer sentadillas mientras estás de compras es tan sencillo como agacharte a buscar por los estantes más bajos. Además de ejercitarte, podrás encontrar esas 'gangas' tan bien escondidas que se suelen pasar por alto.

Usa tus bolsas como pesas

Levantar rápidamente las bolsas ligeras y alternar con las bolsas más pesadas es más que suficiente para tonificar los hombros y el pecho. ¿Te atreves con más? Aprovecha las largas colas cuando vas a pagar para hacer abdominales y tonificar los músculos, apretando el ombligo hacia dentro y aguantando durante 10 segundos.

No caigas en tentaciones

Sí, sabemos que una intensa jornada de compras siempre es agotadora y que el hambre puede hacer mella a mitad de camino pero, ¡mucho cuidado!, no caigas en la tentación de entrar en la pastelería de la esquina, donde ponen ese chocolate tan delicioso. Si tienes hambre o sed, bebe agua o trata de comer sano. Prueba a meter una fruta o una barrita energética en tu bolso antes de salir de casa, así tendrás la opción de saborear algo saludable y nutritivo en caso de que te aceche el hambre.

Y… ponte un calzado cómodo

No vas al gimnasio en tacones, ¿verdad? Pues tampoco te los pongas para ir de 'shopping', ya que solo conseguirás que tus pies se llenen de ampollas y rozaduras. Si vas a caminar durante horas, inclínate mejor por un calzado cómodo, como unas deportivas o unas sandalias planas. Tu cuerpo (¡y tus pies!) te lo agradecerá

More from Elle: