¿Existen dulces tradicionales que no engorden?

La respuesta es sí. Tras analizar los platos típicos de nuestras fiestas, hemos encontrado uno beneficioso para la salud. Nos referimos al huevo de Pascua, un dulce que acompaña a grandes y pequeños desde hace siglos en Semana Santa.

Lo más popular

Si pensamos en fiestas nos viene a la cabeza un dulce típico para cada una de ellas. Turrones, mazapanes, polvorones, roscón de reyes, tarta de cumpleaños, torrijas… La lista puede continuar, pero ya estamos empachadas solo de pensarlo.

Con la Semana Santa de pleno y las torrijas acaparando las panaderías de toda España, queremos rescatar una de las tradiciones gastronómicas más longevas de estas fechas, y que nos da esperanzas a no volver rodando al trabajo después de las vacaciones. Hablamos del huevo de Pascua. La tradición en torno a este alimento ha evolucionado mucho desde su origen, algo difuso por cierto.

Publicidad

Son muchos los países de Europa y América que celebran sus fiestas en torno a los huevos de Pascua. En Austria, Reino Unido o Estados Unidos, por ejemplo, esconden huevos pintados y adornados en jardines y parques para que los niños los encuentren en un peculiar juego. En nuestro país, muchas ciudades cuentan con este dulce en su cultura popular, pero es en la costa mediterránea (Cataluña y Comunidad Valenciana) donde más devoción y ahínco ponen en esta tradición con sus monas de Pascua.

Los hay de todos tipos, de chocolate, con bollo, con pan, pintados y con incrustaciones decorativas. Pero mejor cuantos menos aditivos tenga (no queremos caer en la tentación). Y es que los huevos, sobre todo si están cocidos, tienen muchas propiedades beneficiosas para la salud. Estas son algunas de las razones por las que creemos que no solo debe estar en nuestras fiestas populares, sino también en nuestra dieta diaria.

Nos hacen más fuertes

Los huevos son muy nutritivos, son ricos en proteínas (2 huevos aportan aproximadamente la misma cantidad de proteínas que 100 g de carne o pescado), son una gran fuente de energía y ayudan a ganar masa muscular. Por todo ello, son el alimento perfecto después de una sesión de entrenamiento para los hombres que quieren lucir músculo.

Tenemos mejor aspecto

Los huevos contienen el cóctel perfecto de vitaminas y minerales para mantener la piel fuerte y sana: aminoácidos que contribuyen a la renovación celular y a la regeneración, vitamina A que regenera los tejidos y vitamina D que ayuda al desarrollo de nuevas células en la piel. También son una gran fuente de selenio y zinc, que ayudan a prevenir las arrugas prematuras. No obstante, es recomendable utilizar una crema facial a diario para proteger la piel de las agresiones externas como la contaminación y el humo.

Mantenemos la figura

Aunque han sido criticados por su alto contenido en colesterol, los huevos siguen siendo un alimento esencial de nuestra dieta. Si te preocupa la ingesta de calorías, debes saber que 100 g de huevo tienen menos de 150 calorías y, como son un alimento rico en proteínas, harán que te sientas saciada durante más tiempo. Si te cansas de comer huevos revueltos o pasados por agua, siempre puedes hacer tortitas con ellos. Todo lo que necesitas es huevo, harina, leche, un poco de azúcar y cualquier relleno que te guste.

More from Elle: