Alimentación anti-depresión

Según la OMS, esta enfermad afecta ya a 350 millones de personas en todo el mundo y oh! sorpresa: la alimentación puede hacer mucho para prevenirla.

Lo más popular

La depresión no entiende de sexo, edad o condición social. Ante el creciente aumento de esta enfermedad en todo el mundo, la Organización Mundial de la Salud alertaba el pasado Día Mundial de la Salud sobre la necesidad de replantear nuestra visión de salud mental y tratarla con la urgencia que se merece.

Aunque son mucho los factores y causas que no puedes controlar y que pueden llevarte a una depresión, también tienes herramientas para prevenirla. Una de ellas es la alimentación.

Publicidad

Bajo el lema "Hablemos de la depresión", el Grupo NC Salud se ha hecho también eco de la importancia de abordar esta patología desde un punto de vista multifactorial. "Es sabido por profesionales y pacientes que uno de los pilares fundamentales para mantener el bienestar tanto físico como mental es llevar una alimentación saludable, equilibrada y mediterránea, y que la carencia de algunos de los nutrientes que aporta, puede contribuir a mermar el ánimo y favorecer situaciones de malestar psicológico", afirma Carlos Fernández, Director Médico del Grupo NC Salud.

Asimismo, como se promulga desde la última Guía Alimentaria publicada el pasado diciembre por la Sociedad Española de Nutrición (SENC), desde un enfoque biopsicosocial, se ha planteado la hipótesis de que las estrategias que utilizan las personas en la regulación de las emociones conllevan cambios tanto en la elección de alimentos como en la cantidad que ingieren de los mismos, demostrándose que este tipo de niños y adultos, denominados "comedores emocionales", consumen una cantidad excesiva de alimentos ricos en hidratos de carbono y grasas en respuesta a emociones de ira, ansiedad, frustración o depresión.

Otros estudios han objetivado la estrecha relación entre obesidad y comer para reducir el efecto negativo que produce una emoción, así como la existente entre la elección de alimentos dulces y con alto contenido en grasa en aquellos individuos que sufren estrés.

Publicidad

Dos nutrientes estrella

"Para combatir esa sensación de decaimiento anímico, reducir dicho estrés y contribuir a prevenir la obesidad, proponemos que se enriquezca la dieta mediterránea con dos nutrientes específicos, el magnesio y el triptófano", dice Fernández.

"El magnesio, un mineral que podemos encontrar en el salvado de trigo, las pipas de calabaza, semillas o queso, ha demostrado científicamente contribuir al normal funcionamiento del sistema nervioso y al bienestar psicológico", explica el experto.

"El triptófano, un aminoácido presente en lácteos, avena, legumbres y carnes, es por otra parte esencial para que nuestro cerebro genere serotonina, un neurotransmisor conocido comúnmente como la 'hormona de la felicidad' y cuyo aumento es diana de muchos tratamientos farmacológicos para combatir la depresión", apunta Fernández.

Además de los alimentos señalados, estos nutrientes pueden ser también ingeridos en cantidades recomendadas a través de la ingesta diaria de complementos alimenticios que los contengan, ayudándonos a acelerar la optimización de sus niveles.

"El consumo de estos saludables productos dentro de nuestra alimentación es beneficiosa en multitud de casos, tal y como indica la SENC también en su guía, siempre y cuando se lleve a cabo con un control profesional, que bien puede ser del médico, del farmacéutico o de dietistas-nutricionistas", apunta el Director Médico del Grupo NC Salud.

¿Y el chocolate?

¿Quién no se consuela con chocolate cuando está triste? Como dicen desde Grupo NC Salud, los "comedores emocionales" tienen preferencia por los alimentos dulces y grasos. Entre ellos, hay uno que sí te resultará beneficioso: el chocolate negro, con un alto contenido en magnesio y antioxidantes. Pero no la tableta entera… es preferible que te tomes una onza todos los días para quitarte las ganas de dulce, a que te prives y acabes dándote el típico atracón de chocolate.

Pero los beneficios del chocolate se van difuminando a medida que va perdiendo su pureza. Lo ideal es consumirlos, al menos, al 60%. Así que los bollos, las galletas o el chocolate blanco no valen.

Pero hay más alimentos sanos que contienen magnesio y triptófano y que puedes añadir cada día a tu dieta sin miedo a engordar: frutos secos (nueces, cacahuetes, almendras, ideales también para tu piel), plátanos, pescado azul, legumbres (soja, garbanzos, lentejas), maíz, huevos o yogur natural. ¡Que no falten en tu dieta!

More from Elle: