Por qué la horchata es el nuevo aguacate

Felices de que haya pasado a formar parte del 'Dream team químico-nutricional' y del equipo de los Super foods. ¿Tú no?

Lo más popular

Buenas (¡buenísimas!) noticias para los amantes de la horchata. Un estudio ha revelado los desconocidos beneficios (hasta ahora) de la horchata natural, colocándola en el TOP de los super alimentos, al lado del aguacate, la chía o la quinoa.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), junto a la Universidad de Química y Tecnología de Praga, el Food&Health Lab y la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valencia han sido quienes han puesto sobre la mesa todos los beneficios de la horchata en nuestra salud y no es precisamente asunto baladí. De hecho, hasta la NASA la considera fundamental gracias a su aporte nutritivo y su resistencia a la climatología extrema.

Publicidad

La investigación se ha basado en el análisis de alimentos sobre un lote de 87 muestras de horchata natural e industrial, permitiendo así determinar con mayor exactitud el ADN de la chufa valenciana respecto a otras de origen extranjero. Las conclusiones a nivel general fueron fascinantes.

Y aunque nosotros estamos acostumbrados a que la horchata aparezca por nuestra mesa sólo en verano, debemos ser uno de los pocos países que hacen eso porque que otros como Alemania, Estados Unidos o algunos del continente asiático saben que debe formar parte de sus indispensables durante todo el año por todo lo que aporta al organismo. En Estados Unidos, de hecho, la horchata natural es todo un manjar y un vaso de esta delicia cuesta más que un gin tonic.

Comencemos por el principio. El estudio ha detectado por primera vez la presencia de altos niveles de fosfolípidos, más incluso que los que contiene la soja. Los fosfolípidos, en palabras llanas, las "grasas buenas", son claves en las membranas celulares. El ácido fosfatídico las fortalece y esto hace que estemos más protegidos ante enfermedades de tipo celular, es decir, prácticamente casi todas las enfermedades que nos asolan hoy en día.

La horchata, además, tiene alrededor de un 80% de ácidos grasos monoinsaturados y ácido oleico. Los fosfolípidos son los que ayudan a que este ácido oleico se integre en las membranas celulares y las fortalezca.

Publicidad

Pero cuidado, no todo vale. No servirá de mucho la lectura de este artículo si después te pasas por el súper y te llevas la primera botella de horchata que veas. Probablemente esa primera botella que aparezca delante de tus narices tendrá un marcado carácter industrial y este estudio también matiza esto.

Afirman que, aunque la horchata industrial es una de las bebidas industriales "más sanas" comparada con otras de carácter gaseoso, no tiene los mismos niveles de ácido fosfatídico que la horchata natural.

La horchata industrial se somete a importantes procesos de tratamiento térmico para que su fecha de caducidad se alargue. Procesos en los que se pierden todos esos niveles de nutrientes que la convierten en el nuevo aguacate.

La chufa natural es la clave.

Y por si fuera poco, la horchata natural de chufa es rica en arginina. La arginina es un aminoácido que forma óxido nítrico en el organismo, el cual ayuda a producir vasodilatación para una mejor circulación y presión sanguínea, a prevenir el colesterol malo, enfermedades cardiovasculares y hasta las úlceras de estómago.

La arginina también es una aliada de los diabéticos ya que una de sus cualidades es la secreción de la hormona que afecta directamente a la insulina. Por esta razón, la horchata sin azúcares añadidos es ideal en la dieta de los diabéticos ya que puede ayudar a reducir la resistencia a la insulina a todas aquellas personas que sufren Diabetes de tipo 2.

El estudio añade exactitud al tema y revela la proporción exacta de arginina media de la horchata natural respecto de la industrial: 5 a 1.

Por cierto, la arginina tiene efectos afrodisíacos.

Camarero, ¡un par de horchatas por aquí!

(vía GIPHY)

More from Elle: