Andar en bici, ¿mejor que caminar?

Descubrimos todos los beneficios de cambiar pequeños hábitos de tu día a día.

Más de Actualidad
20 articles
Los 5 deportes que más practican las famosas
Elle + Biotherm #LIVEMORE
El neceser definitivo para el cambio de estación
¿Quién es esa chica?

Cuando nos planteamos bajar de peso o, simplemente, tomar unos hábitos de vida más saludables, lo primero que nos replanteamos es cambiar pequeñas rutinas del día a día. Por ejemplo, eliminar azúcares y grasas saturadas de nuestra dieta, evitar picar entre horas o hacer un esfuerzo para subir escaleras en lugar de coger el ascensor o prescindir un poco del coche y el autobús e ir caminando a los sitios.

Publicidad

Sin embargo, esto último no siempre resulta efectivo, especialmente en las grandes ciudades. Podemos escoger ir andando a los lugares más cercanos o cuando tenemos tiempo para desplazarnos, pero muchas veces resulta difícil desplazarnos hasta el trabajo caminando, o hacer las actividades diarias que, en la mayoría de los casos, nos obligan a movernos de punta a punta de la ciudad.

Es por esto que la bicicleta se ha convertido en la mejor alternativa. Al fin y al cabo, se trata de un vehículo que, con poco esfuerzo físico, nos ayuda a desplazarnos en medias y largas distancias. Se trata de un ejercicio mucho más efectivo que caminar porque, además, lo podemos adoptar como medio de transporte habitual, ya que las grandes ciudades cada vez se están adaptando más a las bicicletas, por su aportación a la salud de las personas y al medio ambiente, con innovaciones como el alquiler público de bicicletas o el carril bici.

Así, andar en bici puede tener muchos más beneficios que caminar e, incluso, correr, un deporte de moda en los últimos años pero que no siempre es beneficioso para todas las personas. Por eso, queremos recordar todos los beneficios de andar en bici, no solo físicos sino psicológicos y para el entorno.

Beneficios cardiovasculares

Andar en bici es un importante ejercicio de cardio, que hace que quememos un gran número de calorías (una media de 500 calorías por una hora de bici diaria) y, por tanto, reduzcamos el colesterol, algo crucial para nuestra salud. Además, no olvidemos que no se trataría de una actividad física extra, sino que sería una sustituta del coche y el autobús en nuestra rutina diaria por lo que sería un pequeño esfuerzo que contribuiría enormemente a nuestro bienestar. El colesterol y las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en nuestro país, por lo que tener en cuenta este punto es vital. Andar en bici podría reducir el riesgo de sufrir un infarto hasta en un 50%, ya que cuando pedaleamos, el ritmo cardíaco aumenta mientras decrece la presión sanguínea.

Fortalece músculos y articulaciones

Tan importante como el ejercicio cardiovascular, para quemar calorías y reducir el colesterol, es el fortalecimiento de músculos y articulaciones para que estos no se debiliten con el desgaste físico. Así como correr puede ser causante de muchos problemas de articulaciones, ya que todo el peso recae sobre rodillas y tobillos, en el caso de la bicicleta, el peso del cuerpo está muy compensado y hace que las articulaciones no se vean castigadas.

Por otro lado, es un ejercicio muy favorable para la espalda ya que, al inclinar el cuerpo hacia adelante para controlar el manillar, los músculos de la espalda se tensan para estabilizar el tronco. Esto hace que los músculos se fortalezcan y disminuyan los dolores en la zona lumbar.

Acaba con el estrés

El deporte en general, en la mayoría de sus versiones, cumple con esta característica. Al hacer ejercicio, el cuerpo libera endorfinas, las conocidas como 'hormonas de la felicidad', lo que hace que tengamos una actitud mucho más positiva y reduzcamos el estrés. Pero andar en bici cuenta además con otro factor, que es el de practicar deporte al aire libre, algo que nos hace desconectar y liberarnos. Además, la bici es la sustituta del coche en muchos casos, por lo que hace que te olvides de atascos, pitidos, gasolina, etc.

Por otro lado, está comprobado que las personas que usan la bicicleta son más felices y sufren menos trastornos piscológicos. Una de las causas podría ser que la actividad oxigena el cerebro y crea una adicción sana al deporte.

Estiliza la figura

Andar en bici no es solo un excepcional ejercicio de cardio sino que, además, ayuda a tonificar los músculos y estilizar la figura. Especialmente los músculos de las piernas, como cuádriceps o isquiotibiales. Sin embargo, también verás resultados a corto plazo en otras partes del cuerpo al tonificar los músculos de antebrazos, pectorales y dorsales. En definitiva, podrías mejorar enormemente el aspecto de tu figura con solo sustituir tu medio de transporte habitual por la bicicleta e invirtiendo apenas una hora diaria en el ejercicio físico.

Contribuye con el medio ambiente

Los beneficios para el medio ambiente son múltiples y es un factor que deberíamos tener en cuenta como parte de nuestro compromiso en la lucha contra el cambio climático. Por cada kilómetro que recorres en bicicleta, en lugar de hacerlo en coche, evitas la emisión de aproximadamente 300 gramos de CO2. Pero no solo eso, sino que los coches emiten además otros gases de invernadero, sustancias que enaltecen la formación de ozono, hidrocarburos y partículas finas que evitarás si te trasladas en bicicleta.

Además, hay que tener en cuenta que los trayectos cortos son los más contaminantes, ya que, cuando el motor está "frío", requiere más combustible porque la quema no es del todo eficiente. Este tipo de viajes son, concretamente, en los que podríamos sustituir el coche por la bicicleta, generando un clima mucho más natural, fresco y adecuado para el disfrute de todos.

More from Elle: