7 consejos para evitar el mal de altura

Tranquila, hay remedio para que nuestros pies sufran lo menos posible después de una noche de fiesta subida a unos vertiginosos tacones.

Lo más popular

Ya lo decía Christian Louboutin cuando afirmaba que los tacones son "un doloroso placer". Y sí, nos encanta que los tacones nos hagan parecer más altas, embellezcan nuestras piernas y nos rodeen de un halo de sofisticación al que es difícil renunciar pero ¿quién no ha sufrido alguna vez las dolorosas consecuencias de ponerse tacones? Rozaduras, ampollas o hinchazones pueden convertirse en un 'tortura' si no se pone remedio. Por suerte, existen trucos que te ayudan a disminuir la incomodidad de subirse a las alturas. ¡Apúntalos!

Publicidad

El tacón ideal es de 3,5 cm

Cuanto más alto es el tacón, más estilizada estarás, pero también más trabajo tendrán que hacer los músculos de la pantorrilla para caminar. Si tienes estos músculos fortalecidos gracias al ejercicio te dolerán menos, pero, si no es así, lo mejor que puedes hacer es elegir un zapato provisto de un soporte bajo en la zona del empeine y con un tacón bajo o medio-alto, de 3.5 centímetros aproximadamente, según aconsejan los expertos. Si son más altos, el peso de tu cuerpo se concentrará en los dedos, lo que hará que adoptes malas posturas.

El yoga, tu gran baza

Si eres una amante del yoga, estás de enhorabuena. Ya sabemos que con esta disciplina puedes estar en forma, mantener la línea y ganar flexibilidad. Pero puede que uno de sus beneficios menos conocidos sea que ayuda a combatir el dolor de pies tras horas subidas a unos altísimos tacones. ¿A que ahora ves al yoga con otros ojos?

Toma nota: Cuando te despiertes por la mañana, extiende tu esterilla de yoga y practica la postura de la montaña. Dóblate hacia adelante durante 30 segundos y alterna con la postura de la muñeca de trapo para estirar la parte posterior de las piernas. Cambia a la posición del perro boca abajo y 'camina' con las piernas hacia fuera, manteniendo los dedos del pie apoyados en el suelo y llevando al mismo tiempo una rodilla hacia ti. Mantén la postura durante uno o dos minutos y repite la secuencia completa, al menos, dos veces. A continuación, túmbate boca arriba y levanta una pierna. Coge una cinta de yoga, colócatela en un pie y estira la pierna todo lo que puedas sujetando la cinta con tus manos. Repite con el otro pie. ¡Te aseguramos que los resultados te sorprenderán!

Escudo de hidratación

Este es uno de los 'beauty tips' que siempre debes tener en cuenta cuando se tiene por delante una noche de fiesta. Antes y después de salir hidrátate bien los pies, especialmente la parte trasera del tobillo, ya que es en esta zona donde los zapatos te rozan cuando caminas.

Mima las plantas de tus pies

Darles un baño de agua caliente a nuestros pies acompañado de unas sales no está de más. Prueba a usar las Epsom, ya que contienen magnesio y ayudan a reducir la inflamación y la reparación de los tejidos.

Un masaje para evitar el dolor

Nunca hay que subestimar el poder de un auto-masaje. Masajéate las pantorrillas y los pies con una crema o un aceite después del baño, cuando los músculos están más relajados.

Aparca los tacones un tiempo

Para que tus pies y músculos descansen correctamente y se recuperen, olvídate de los tacones por un tiempo. Ya has asistido a la fiesta tan importante que tenías y ahora es el momento ideal para dar uso a un nuevo par de zapatos planos, hasta el próximo evento, claro.

No olvides que la comodidad es la clave principal para aprovechar al máximo estos días de vacaciones. ¡Cuida tus pies y procura que las noches de fiesta no te martiricen!

More from Elle: