Día 2: La piel es el espejo del alma

Las emociones negativas perjudican a tu piel. Te contamos cómo evitar los efectos nocivos que el estrés, la ansiedad, la tristeza... provocan en tu aspecto.

¿Eres de lágrima fácil? Si lees algo triste, o ves un vídeo donde se rescata a unos gatitos..., ¿no puedes evitar emocionarte? ¿O quizás eres una perfeccionista y una adicta al trabajo con una personalidad tipo A? No hay nada malo en tener empatía o una personalidad ambiciosa, pero tienes que saber que todo ello repercute negativamente en tu piel sin que te des cuenta.

"El 80% de los problemas dermatológicos tienen un origen psicológico"

Tener una piel sensible es algo genético, algo con lo que se nace. Aunque, con el tiempo, cualquier persona puede desarrollarla sin que importe la edad ni el tipo de piel que se ha tenido hasta entonces.

Publicidad

Según la Dra. Lebar, es preocupante la cantidad de personas que acaban desarrollando una piel intolerante: "El 80% de los problemas dermatológicos tienen un origen psicológico". Las personas emocionales son muy susceptibles a tener una piel sensible, ya que la epidermis está estrechamente relacionada con el cerebro y el sistema nervioso. Todas las células de la piel están gobernadas por el cerebro". A lo largo de los años se han realizado numerosos estudios para demostrar que existe esta conexión entre el cerebro y la piel. En 2001, se descubrió el primer vínculo, que indicaba que, cuando las personas atraviesan por situaciones de estrés, la piel sensible reacciona en forma de erupciones cutáneas.

Lo más popular

Cómo fortalecer una piel sensible

Sea cual sea tu predisposición natural, existen muchas maneras de fortalecer la piel. Es muy fácil cuidar la piel sensible si sabes cómo hacerlo. Para la Dra. Lebar, la prevención es un aspecto fundamental, y aconseja reducir el estrés con métodos como la meditación, una buena alimentación y el ejercicio. También es muy importante utilizar los productos de belleza adecuados, pero de eso hablaremos más adelante.

Mañana, explicaremos con todo lujo de detalles cómo la meditación puede servir para reducir los síntomas de las pieles sensibles y te enseñaremos una rutina rápida que puedes realizar en cualquier momento del día, sin importar dónde estés.

More from Elle: