La nueva dieta es de wifi

¿Sudas cuando la batería del móvil se pone en rojo? ¿Te vas conectando a cualquier enchufe para cargarlo? ¿Lo primero que preguntas al entrar a un sitio es la clave del wifi? Sentimos decirte que necesitas hacer un "detox tecnológico". Te contamos la iniciativa de varios espacios que te obligan a hacerlo y los síntomas que te alertan de que estás hiperconectada.

Lo más popular

Jueves a las 20:00 h. Sin wifi y sin móvil. Espera no llores, no es tan malo. Podrás (¡por fin!) hablar con los demás como hace 10 años y mirarles a los ojos sin la interrupción constante del wpp, el "momento selfie" o el postureo en Instagram. Esta es la propuesta del espacio Artte (Muntaner, 83. Barcelona) para un afterwork diferente un día a la semana. Este restaurante y espacio artístico te invita a desconectar para conectar contigo misma. Mario Fradera, el impulsor de "Wifi is over", te invita a ser consciente del aquí y del ahora. Y no es el único, pero empecemos por el principio, ¿eres adicta al móvil? Contesta con sinceridad.

Publicidad

Según Dra. Lidia Rodríguez, psicóloga y experta en trastornos adictivos de Doctoralia, las principales señales de alarma que denotan un uso problemático del móvil o a las redes sociales son:

- Factura como primer avisador. ¿Me gasto al mes más de 25– 30 euros?

- Emplear una cantidad excesiva de tiempo con el móvil.

- No separarse del teléfono. Intenso deseo, ansia o necesidad imparable de estar pendiente del móvil.

- Temor o ansiedad ante el hecho de no poder consultar el móvil cada vez que quieres o cuando no tienes batería.

- Preocupación desproporcionada por las redes sociales y por conectarse.

- Privarse del sueño (más de 5 horas) para estar conectado a la red. ¿Cuándo te despiertas por la noche, además de ir al baño, miras el móvil?

- Dejar de hacer otras cosas o perder oportunidades de hacer cosas por estar conectado.

- Descuidar a la familia, las relaciones sociales, el estudio o el cuidado de la salud.

- Tener discusiones familiares como consecuencia de ello.

- Mentir sobre el tiempo real que se está conectado o utilizando el móvil.

¿Cuántas cumples?

GIF
Publicidad

Según Mario Fradera, "empezamos a estar saturados de extrainformación, infoxicación y de extraconexión. Necesitamos encontrar espacios y momentos para desconectar". Y esto es lo que harás los jueves en el afterwork de Artte, donde tendrás que apagar el móvil. Nada de fotos. No podrás retransmitir la velada en las redes sociales. La propuesta también incluye música analógica pinchada por coleccionistas de vinilos y coordinada por Pablo Skaf (Deeze) y Mocktails o cócteles sanos, sin alcohol, hidratantes, nutritivos y deliciosos, con ingredientes ecológicos y superfoods. ¿Te atreves? Según nos dicen desde Artte, volverás a casa con mucha más energía de la que tenías.

Pero Fradera no es el único impulsor del "tecno detox". Este tipo de fiesta y eventos ya llevan tiempo realizándose en ciudades como Nueva York, san Francisco o Londres, donde se celebran habitualmente las fiestas analógicas My analog parties, que duran seis horas, sin teléfonos ni cámaras, sólo vida real, diversión y networking, todo un "experimento social", como lo llaman en su web. ¡Podrás bailar hasta las 2 de la madrugada como en los viejos tiempos!

Coca-Cola también se ha unido a esta tendencia con los #UnpluggedMoments, un movimiento a favor de la naturalidad y la desconexión tecnológica frente a la hiperconectividad y el postureo. Hasta ha creado un vaso para beber lento y disfrutar entre amigos de momentos relajados y reales.

Pero volviendo a la ciudad condal, pionera por ahora en este tipo de eventos, también podrás asistir a las fiestas sin wifi ni postureo celebradas por The Break Concept en Espacio 88. Eso sí, antes de entrar, tendrás que dejar tu móvil en una bolsa sellada. La música también es analógica, nada de Spotify. Aquí no podrás ignorar tu entorno y nadie podrá ignorarte o hacerte de menos por un móvil.

En la web de The Break Concept tienen todo un manifiesto que puede decidirte a "desconectar para conectar": ¿Alguna vez has sentido que necesitas un 'DIGITAL BREAK'? Una pausa, un oasis donde poder desconectar de verdad para re-conectar contigo mismo, con las cosas auténticas y lo que es 100% real. Una experiencia que solo sea tuya y de con quién tú decides compartirla. Un lugar donde conocer, descubrir, saborear y vivir el 'aquí y ahora'…de verdad.

Publicidad

Una apuesta que nos gusta y que nos recuerda al famoso lema War is Over, de John Lennon y Yoko Ono. Tiempo y espacios sin conexión, tal vez la próxima revolución pacífica y slow.

¿Necesitas un tecno detox?

El placer de estar conectado, la búsqueda de noticias, los chats, los mensajes, las compras online, jugar, hablar, opinar, ver vídeos… "puede dejar de ser saludable y convertirse en una obsesión por lo que está pasando en la red", dice la Dra. Lidia Rodríguez, psicóloga y experta en trastornos adictivos de Doctoralia. Los smartphones han supuesto un hito importante en nuestra sociedad pero, según esta experta, están provocando la aparición de nuevos problemas.

Aunque el término "adicción a las tecnologías" no está recogido en la última versión del manual diagnóstico de los trastornos mentales, según Rodríguez, sí presenta muchos síntomas parecidos a las adicciones a sustancias o al juego. "La diferencia fundamental es que se trata de una conducta que en sí no es nociva (como sí lo son muchas sustancias tóxicas) y no provoca el grave deterioro orgánico de las drogodependencias".

Según esta psicóloga, "deberíamos pararnos a pensar cuánto tiempo podemos estar sin Internet y redes sociales, cuántas compras innecesarias hacemos, cuántas veces estamos pendientes de comprobar emails, notificaciones de Facebook, Linkedin, Instagram, Twitter… cuántas horas pasamos online viendo cosas que no aportan nada a nuestra vida". ¿Siempre estás conectada? ¿Te olvidas de hacer cosas, llegas tarde a tus compromisos, discutes con tu pareja por el móvil o dejas de estar con tu familia por estar conectada? "Si a esto lo acompaña de un sentimiento de desánimo por no recibir notificaciones, la adicción es aún más evidente", subraya Rodríguez.

Qué problemas puedes tener

Publicidad

"Si al dejar de usar Internet está ansiosa, enfadada, deprimida, impaciente, apática, tienes sentimientos de vacío y no puedes controlarlo, tienes que buscar la ayuda de un profesional", dice Rodríguez. "Seguramente también tendrás estrés, depresión y ansiedad, además de serios problemas en tu entorno familiar, además de un miedo irracional a quedarte sin móvil", añade.

Otro de los síntomas, como apunta Rodríguez, es sentir que el móvil suena o malinterpretar sonidos ("síndrome de las vibraciones fantasmas"), con sensaciones de picazón u hormigueo. El móvil también puede alimentar tus actitudes hipocondríacas, buscando supuestas enfermedades en internet.

Por no hablar del riesgo de mirar el móvil mientras conduces. Para Rodríguez, "el problema no es la tecnología sino su mal uso. "Las redes sociales favorecen lo social, pero si uno no las deja nunca el resultado es la soledad. Hace algunos años preguntábamos ¿qué haces cuando te conectas? Hoy la pregunta es ¿qué haces cuando no estás conectado?", dice Rodríguez.

GIF

Tenemos una solución para ti

La psicóloga nos da algunos consejos para evitar estar pendientes del móvil en todo momento:

- Toma conciencia del uso que estás haciendo del móvil (cuándo lo usas, cuántas horas, qué pasa si no contestas a un mensaje en el momento). Al conocer la relación que tienes con tu móvil podrás establecer la que de verdad quieres tener.

- Limita el uso del móvil a ciertas horas del día o programa horarios en los que no usarlo (en el trabajo, con tu pareja, en reuniones con más gente, en la cama…).

- Para evitar la ansiedad, reduce progresivamente el tiempo que pasas revisándolo. Una cada 30 minutos, luego cada 2 horas… Es útil llevar un registro de cuántas veces revisas tu teléfono por hora.

- Utiliza el móvil solo para las comunicaciones necesarias.

- Guarda tu teléfono o ponlo en modo silencioso en la oficina o en cualquier otro lado para que no te distraiga.

- Cambia la configuración. Desactiva las alertas de Facebook o Whatsapp para reducir la cantidad de veces que suena tu teléfono.

- Antes de usar el móvil, espera y piensa ¿Realmente tengo que hacer esta llamada o mandar este mensaje ahora?

- Haz otras actividades que mejoren tu estado de ánimo o que sean constructivas.

"La clave para no caer en la obsesión está en ti misma. Haz la prueba, no es para tanto, no es más que un teléfono", concluye Rodríguez.

More from Elle: