Tú a Boston y yo a California: cómo negociar con éxito las vacaciones de verano

Elegir el destino puede ser fuente de tensión y discusión con tu pareja. Si todos los años te pasa, toma nota de los consejos de un psicólogo para llegar a un buen acuerdo para los dos.

Lo más popular

¿Llevas todo el año soñando con las vacaciones de verano pero tú quieres playa y él montaña? Cuidado, si tu relación no pasa por un buen momento, esta decisión puede desembocar no sólo en un fracaso sino en una ruptura. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística, tras las vacaciones las separaciones aumentan un 31%.

"Porque las vacaciones no comienzan cuando te subes al avión o extiendes la toalla en la arena. Empiezan mucho antes, cuando comienzas a planearlas… y es en esos momentos cuando pueden surgir los primeros roces", sostiene el psicólogo Xavier Savín, autor de La Clave del éxito: Teoría y Práctica para alcanzar tus sueños.

Publicidad

"Por ese motivo es tan importante comenzarlas con buen pie. Llegar a un acuerdo sobre el destino de esos días de ocio es el primer paso para garantizar que las vacaciones serán un viaje para recordar", afirma el experto.

Lo más popular

Sigue estos 10 consejos

Para Savín, conseguir llegar a un acuerdo que contente a las dos partes pasa por aprender a negociar con éxito y por planificar las vacaciones con tiempo. Estos son sus 10 consejos para negociar con éxito tu destino este verano:

1. Tiempo. Planificar las vacaciones a varias semanas vista es buena idea ya permite a la pareja hablar de lo que espera cada uno de esos días, de lo que necesita y de las expectativas que tiene. Hablar de lo que cada uno espera ayuda a evitar posteriores decepciones en las que se termina culpando a la otra parte de la pareja.

2. Cuidar el ambiente de la negociación. Sin prisas, ni interrupciones, ni ruidos molestos que puedan añadir estrés a la conversación. Se trata de disfrutar del momento con ilusión. Se puede poner música, buscar fotos, servirse una bebida...

3. Tomar nota. Coger papel y bolígrafo e ir apuntando las ideas que surjan. Muchas veces se va hacia atrás en la negociación por no tener suficientemente claros los acuerdos a los que ya se ha llegado.

4. Fijar objetivos. Dejar claro cuáles son nuestros objetivos durante las vacaciones (tomar el sol, descansar, hacer deporte, visitar museos…) es clave a la hora de negociar un destino. Hay que ser sinceros con lo que se quiere, de lo contrario la otra parte se dará cuenta que ocultamos algo y se puede poner a la defensiva.

5. Establecer límites. Marcar unos límites de días, presupuesto, kilómetros, medio de transporte… todo ello nos ayudará a decidirnos por un destino u otro.

6. Brainstorming. Hacer una lluvia de ideas sobre los posibles destinos y actividades puede ayudarnos a ver si existen puntos en común. Es importante no criticar ni censurar ninguno de los destinos que surjan porque sí, habrá que dar argumentos y razones, y hacerlo de forma pausada.

7. Practicar la escucha activa. Respetar los turnos de palabra, tomar nota de las inquietudes y objetivos de la pareja. Si tu pareja percibe tu interés en sus propuestas estará más abierta a escuchar las tuyas.

8. Practicar la empatía. Ponernos en el lugar del otro con expresiones como "Entiendo que le apetezca descansar después de…" o "Mereces esos días libres porque…".

9. Ser objetivo. Aunque trataremos de ponernos en el lugar del otro, habrá momentos en que será necesario dejar de lado las emociones y valorar cuáles de las ideas que hay encima de la mesa cumplen con más requisitos sin superar los límites pactados. Hemos acordado cosas concretas y eso nos ayuda a pasar de lo abstracto (me apetece, quiero…) a lo concreto (así podremos…).

10. Ordenar los destinos. Una vez tengamos la lista de posibles destinos (no menos de 7 u 8) los ordenaremos en función de nuestras prioridades. Para ello tendremos en cuenta factores subjetivos, pero a la hora de tomar la decisión final incluiremos los factores como el presupuesto o el medio de transporte para ver cuántos de los destinos de nuestra lista cumplen estos requisitos. Podemos ayudarnos buscando información extra.

"El objetivo de esta negociación es lograr llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes por igual y alcanzar una decisión con la que la dos partes de la pareja se sientan felices y llenos de ilusión y ganas ante esos días de ocio y relax. Negociar las vacaciones no puede convertirse en una lucha de poder ya que esto que puede dar al traste con la relación", añade el experto.

More from Elle: