Un apartamento en el centro de Lyon repleto de diseño y luz

Lujo, elegancia y 'charm' francés. Este apartamento lleno de diseño y luz tiene ese 'je ne sais quois' que enamoraría a Brigitte Bardot, Coco Chanel o Hubert de Givenchy.

Un apartamento en Lyon

Oh là là! Seductora, fascinante y llena de luz, como una dama francesa con rouge en los labios que cautiva, con su belleza natural y su desenvuelta presencia, mientras se toma un café au lait y -siguiendo con el tópico- un croissant de mantequilla, sin dejar de sujetar su cigarro de Yves Saint Laurent (por supuesto). Así es este refinado apartamento de Lyon, una mezcla experta de diseño contemporáneo, piezas icónicas, antigüedades y tesoros ebrios de charm francés, un lugar con ese curioso "je ne sais quois" que te hace recordar la magia de Midnight in Paris o Amélie, siendo el resultado el mismo: un manso anhelo de poder viajar al país que tuvo en sus cafés a Victor Hugo, Ernest Hemingway o Julio Cortázar. Quien se pasea por los suelos de madera vintage es Truffe, un Jack Russel que, si bien no mide más de 60 cm, es el señor indiscutible de este apartamento de mitad del siglo XIX. Se construyó en su día en Ainay, un antiguo vecindario -hoy lleno de tiendas de decoración y resturantes de moda- que solía albergar a familias acomodadas que habían hecho su fortuna en el comercio de seda. Y si alguien se pregunta cómo un perro puede ser dueño de algo así, os diré que, en realidad, no vive solo, la buena compañía de la que hablo es la artística pareja francesa Pierre Emmanuel Martin y Stéphane Garotin, el dúo detrás de Maison Hand, su tienda de diseño que aúna una cuidada selección de muebles, textiles y accesorios de alrededor del mundo.

"Es nuestra interpretación de lo que está ahí fuera, en el mundo del diseño", dice Pierre, "es un estilo de vida y no una colección de nombres famosos". Quisieron crear algo muy fresco y luminoso, sosegado y placentero, que funcionara como muro para, así, dejar fuera todos los asuntos de la vida cotidiana. "Es un tercer piso y la mayoría de las ventanas dan al sur, así que aprovechamos toda la luz natural posible", cuenta Stéphane. La predilección de la pareja por la elegancia de líneas y materiales no sustituyó su deseo paralelo de tener un lugar donde fuera fácil vivir. "Tenemos cómodos sofás, un montón de cojines y alfombras. Es un espacio muy relajado", continúan diciendo.

El dúo es fiel a la mezcla, cada pieza de sus incansables viajes se combina con materiales naturales, como el mármol o la madera; su cocina y baño de Boffi de líneas puras convive con antigüedades y elementos clásicos que suavizan el interior y lo conectan con la historia. El lugar presenta un toque refinado, gracias a piezas como el espejo Adnet by Gubi, el retrato de Antoine Schneck, de la galería Berthet Aittouares, o las esculturas, de Atmosphère d'ailleurs, y un estilo clásico muy francés, el cual calificaba Caroline Bingley en Orgullo y Prejuicio como "poco patriótico" pues ha sido siempre un estilo envidiado con el que hoy, Pierre y Stéphane, se sienten como en casa.

Publicidad

Alfombra marroquí

Una alfombra marroquí acoge dos sofás Abito, de Maison Hand; las lámparas de papel y bambú son un clásico de Isamu Noguchi; la mesa de café de cristal, otro mítico diseño de Warren Platner que edita Knoll; su compañera de color negro es de Il Laboratorio dell'imperfetto. La diminuta mesa de madera es regalo y diseño de un amigo de los dueños, Loic Droin. 

Publicidad

Mesas de centro

La lounge chair es vintage, de Charles y Ray Eames; los cojines son de Rouge du Rhin, y lámpara, Luminator, de Achille y Pier Giacomo Castiglioni, que edita Flos.

Publicidad

Lounge chair

La lounge chair es vintage, de Charles y Ray Eames y lámpara, Luminator, de
Achille y Pier Giacomo Castiglioni, que edita Flos.

Publicidad

Chimenea

La chimenea es protagonista. Sobre ella, espejo comprado en un bazar; la bombilla es de Lampe Gras; las esculturas de cerámica son de un artista griego; pájaro, de Ghyslain Bertheon de la School Gallery, y la botella es un modelo de Capron. 

Publicidad

Lámpara

Retrato sobre la chimenea del artista francés Antoine Schneck. Sobre el sofá, cuadros de Julio Villiani, a la izquiera, y Jean Philippe Aubanel, a la derecha. La lámpara que los acompaña es de Arne Jacobsen y la edita Louis Poulsen.

Publicidad

Pierre Emmanuel Martin

Este diseñador de interiores es el Indiana Jones de la decoración, busca y encuentra piezas únicas de los lugares más y menos exóticos del mundo, para crear mezclas, siempre, con cierto aire francés. Es dueño de Maison Hand junto a su pareja Stéphane Carotin. www.maison-hand.com

Publicidad

Taburetes negros

Cocina Xila, de Boffi; taburetes, de Hans J Wegner que edita Carl Hansen & Son; estanterías, de Poul Cadovius Royal System por DK3, y la colección de vasijas y tarros viene de Vietnam, Laos, China, Indonesia, Camboya... Taburetes negros, de Hans Wegner para Carl Hansen & Son.

Publicidad

Suelo de madera vintage

La luz inunda cada lugar del apartamento francés y se refleja en las baldosas de CE. SI. La lámpara dorada y negra es de Rubn, y contrasta, junto con los suelos de madera vintage, en un ambiente en el que predomina los colores neutros y las líneas inmaculadas.

Publicidad

Mesa de comedor hecha en madera

Mesa de comedor hecha en madera y latón, de Heerenhuis; las dos sillas, que combinan a la perfección con el estilo minimalista de este espacio, solo roto por piezas particulares, son de Hans Wegner y edita PP Moebler. La original lámpara de madera es de Galerie du Desordre y la bandeja de oro, que se ve al fondo, fue adquirida en la exótica Indonesia. 

Publicidad

Dormitorio

Un color propio personalizado que se debate entre el gris y el beige, de Natural Substance. Y dos stars: lalámpara Pipistrello Light, de Gae Aulenti, y la silla Platner, de Warren Platnerque edita Knoll. La cama,de Letti & Co, tapizada con telas de Dominique Kieffer y cubierta con ropas de Couleur. Los cojines, de Rouge du Rhin; junto a la cama, la lámpara de Daniel Gallo.

More from Elle: