Una casa con historia en São Paulo

¿Qué tienen en común dos jóvenes amantes del diseño con el escultor patrio más famoso de Brasil? Vivian Lobato y André Visockis han recuperado la casa que proyectó como residencia y estudio Victor Brecheret a mediados del siglo XX.

Casa Brasil

Legendario: "Que es muy famoso y sobresale entre los de su género hasta tal punto que ha entrado a formar parte de la historia o se ha convertido en un modelo digno de imitar". Esta definición engloba a la perfección con lo que significaba la vivienda originaria del escultor modernista italobrasileño Victor Brecheret, para la pareja formada por la periodista Vivian Lobato y el diseñador gráfico André Visockis. Como grandes amantes del diseño, vieron en esta mítica casa situada en el corazón de São Paulo, en el barrio Jardim America y cerca de la Avenida Paulista, el lugar ideal al que mudarse. En cuanto vieron que la que había sido residencia y estudio de uno de los nombres más importantes de la escultura brasileña de las décadas de los 40 y 50, se alquilaba, atrás dejaron el pequeño apartamento que habitaban hasta entonces. La casa la proyectó el mismo Victor Brecheret en 1939, tras una larga estancia en Francia, y lo hizo inspirándose en Le Corbusier y Mies van der Rohe, y de una forma extremadamente simple y sin adornos, demasiado moderna para ser entendida por su vecinos que la llamaron despectivamente "tanque de agua". El que fuera reconocido como Mejor Escultor Nacional en la Bienal de São Paulo de 1951, vivió en ella hasta su muerte en 1955, junto con su esposa y musa Jurandy Helena, conocida como Juranda. Fue ella quien, en 1960, decidió remodelarla con la ayuda del famoso arquitecto brasileño Rino Levi.
Su estilo tropical-racionalista "dio forma a una nueva distribución interior, creó un balcón fantástico, un hermoso jardín con pérgola en el patio trasero e ideó ventanas y puertas correderas, además de la cocina y la librería que divide el salón", indica Visockis. Rino Levi dejó también su impronta en piezas diseñadas por él y por el estudio de diseño de São Paulo, Branco & Preto. Cuando Jurandy murió en 2015, los herederos deciden alquilar la villa y entran en escena, Vivian y André. Se trasladaron hace un año y han mantenido todo intacto y, con la mirada en el jardín, lo primero que hicieron fue "encargar el proyecto de paisajismo a André Paoliello, –responsable de los jardines de la mítica Casa de Vidrio, de la arquitecta moderna Lina Bo Bardi–, que se inspiró en otro famoso naturalista brasileño de los 90, Burle Marx", agrega André. Los grandes nombres del diseño, la arquitectura y el paisajismo brasileños están aquí en homenaje al autor del emblemático Monumento a las banderas. Vivian y André cuidan su memoria de una forma peculiar para que los visitantes se sienten a leer y saborear el ámbito íntimo que rodeó a Brecheret. Ocupan el dormitorio del escultor y su musa y han convertido el número 100 de la calle Jõao Moura en Apartamento 61, "una casa-showroom, con interiores seleccionados por el arquitecto Felipe Hess, que se visita de miércoles a sábado, donde ofrece cuidadas piezas vintage y lo mejor de la creación brasileña: Lina Bo Bardi, Martin Eisler, Carlo Hauner, Jorge Zalszupin..." Es fácil imaginarse sentado en su jardín, bossa nova de fondo y cachaza en mano, en recuerdo a aquellos anos dourados. •

Publicidad

Pareja de asientos midcentury

El jardín interior de la casa, proyectado al estilo del arquitecto, paisajista y naturalista Burle Marx, ya se ve desde el acceso principal. Custodia la entrada una pareja de asientos midcentury. Son las inconfundibles sillas Loop, un diseño en cemento creado en 1954 por Willy Guhl para la editora Eternit.

Publicidad

Estantería diseñada en 1960

La estantería diseñada en 1960 por el arquitecto tropical-racionalista Rino Levi acoge piezas de los 60s: cerámica verde estilo west Germany, realizada por Elga; vasos de cristal de la República Checa y Alemania Oriental; y búho grande, de Curtis Jeré, de EE. UU., ypequeño, de Los Castillo, México. La silla es Carlo Hauner & Martin Eisler de los 50s y, sobre la coffee table en madera de jacaranda, de Jorge Zalszupin, jarrones alemanes.

Publicidad

Jardín tropical

Proyectado por André Paoliello, responsable de los jardines de la Casa de Vidrio de la arquitecta moderna Lina Bo Bardi: "es mi sitio favorito y es donde estamos todo el tiempo. La pérgola, de Rino Levi, hace que todo sea especial", dice Visockis.

Publicidad

Puertas correderas

La arquitectura de Brecheret y el brillante paisajismo de Paoliello  envuelven el salón de una atmósfera única. Se abre al jardín a través de puertas correderas estilo midcentury y propicia las tertulias en torno a un sofá años 50, de Rino Levi, original de la casa; dos sillas anónimas de idéntica época; y un taburete rústico brasileño de los '30.

Publicidad

Esencia brasileña

Dos sillas de 1950 dan la espalda al sofá M3, de Carlos Millan para Branco & Preto. Centra la zona de la chimenea, un diseño en mármol de Brecheret, de 1939, autor también del bronce Piroga de 1954. El óleo de 1976 lo firma Waldecy de Deus. De Lina Bo Bardi son las sillas Tripé de cuero y la amarilla, ambas de los '50. La silla rosa, de idéntica época como las lámparas italianas, es una creación de Zanine Caldas.

Publicidad

Comedor

Libros, piezas de arte... Los visitantes de la casa de Brecheret encuentran en el comedor, con mesas y sillas de jacaranda de los '60, el lugar perfecto para disfrutar de la lectura y la tertulia en torno al escultor. Los jarrones de cristal son escandinavos.

Publicidad

Piezas de autor

Los hermanos Campana firman la coffee table y la mesa lateral, un diseño fechado en el año 2000. Conviven con el sofá diseñado por Zanine Caldas en los '50. Taburete Hana, una creación del arquitecto y diseñador Guilherme Torres, de 2016. Sobre la mesa de varias alturas, lámpara con cabeza africana en cerámica.

Publicidad

Sillas brasileñas

Un tapiz de Bastos, fechado en los '60, preside esta pequeña salita que se completa con las sillas brasileñas Commander, tapizadas en cuero, diseñadas por Jorge Zalszupin en los '70. En el centro, las tres mesitas italianas, de Giotto Stoppino para Kartell, son de la misma época.

Publicidad

Coffee table

Sobre una alfombra diseñada por la brasileña Regina Graz, en 1940: coffee table ideada ex profeso para la casa por el arquitecto Rino Levi en los '60; sillones actuales Walk, en rejilla, de Rodrigo de Almeida; y sofa modular de los '50, de Zanine Caldas. En la pared, aplique de Bianca Barbato.

Publicidad

Escultura en bronce

Ocupa un lugar privilegiado, en el salón, Cabeça de Marisa, escultura en bronce realizada por Victor Brecheret en 1955. Es una de las piezas que los actuales inquilinos cuidan en calidad de curator ships en homenaje a la memoria de su autor.

More from Elle: