RCR Arquitectes...Un canto coral

Han ganado el premio Pritzker, considerado como el Nobel de la arquitectura. Trabajan juntos desde hace 30 años y desde su estudio RCR Arquitectes han desarrollado un trabajo cercano a la tierra y al mismo tiempo universal.

Premio Pritzker


Viven junto a los volcanes de la comarca de la Garrotxa (Girona). Su fuerza telúrica se refleja en la obra de este equipo de arquitectos que no se entendería sin el arraigo al espacio. El jurado del Premio Pritzker ha considerado precisamente su compromiso con el entorno y, al mismo tiempo, su capacidad de hablar al mundo desde lo local. Es la primera vez que se otorga a tres arquitectos a la vez. Pero es que ellos trabajan juntos y no conciben otra forma de hacerlo. La poesía de su obra ha calado en el jurado y en todos los que conocen su trabajo.

Estamos en su despacho, con una gran mesa única.
Carme:
Ya lo ve, aquí lo compartimos todo, el trabajo, un mismo espacio y hasta la mesa.
Es la forma de entender su trabajo en equipo.
Rafael: Cada uno de nosotros es muy distinto al otro, pero entendemos la vida de la misma forma y esta manera común de verla es la que genera los diferentes conceptos que caracterizan a toda nuestra arquitectura.
Carme: Hemos creado un lenguaje cómplice.

A veces hasta sabrán lo que va a decir el otro...

Ramon: No. Nos conocemos mucho, pero la conversación es totalmente abierta, como un tema de jazz en el que improvisas y nunca sabes lo que acabará interpretando el otro músico. El sistema potencia el individualismo, pero nosotros valoramos más el equipo.

Ustedes rompen con la idea de que para triunfar se debe vivir en una gran ciudad.

Ramon: Las cosas no dependen de los entornos ni de las circunstancias sino de que hagas aquello en lo que crees y que ambiciones hacerlo.

Precisamente el jurado ha destacado su capacidad de trabajo desde lo local a lo universal.

Ramon: La forma de interpretar el sitio al que te vinculas te permite a la larga ser capaz de leer cualquier lugar del mundo, aunque sea bien diferente. Eso te hace universal. El sitio no nos da unas formas determinadas sino un conocimiento de la vida, y ésta es extrapolable.
Rafael: Nuestra arquitectura está hecha para las personas y debe cumplir unos parámetros funcionales, pero al mismo tiempo emocionar. Y por supuesto, la emoción también es universal.

¿Por qué les gusta tanto el trabajo en acero?

Rafael: Nos gustan los materiales esenciales. Preferimos utilizar pocos y que con sus diferentes registros den cobertura a las diferentes partes de un proyecto.

¿Cómo abordan cada trabajo nuevo?

Carme: Sea el tipo de espacio que sea, se trata de sentirlo y la percepción es única y te sale de dentro. Los hechos son unos y las percepciones múltiples. La creatividad te sale de las tripas. Cuando sientes un espacio desde dentro, puedes dar una respuesta.
Ramon: Y desde la comprensión, no del conocimiento. El conocimiento es externo, la comprensión algo interior. Los materiales son el vestido de la arquitectura, pero nunca trabajamos un concepto desde el vestido.
Carme: Comprendemos el lugar y eso nos lleva a ver cómo lo vestimos.
Ramon: La creatividad es aquello que empiezas y nunca sabes cómo acabará. Sino sería muy aburrido.

El vidrio es también uno de sus materiales esenciales.

Carme: A veces nos gustaría no utilizarlo y que cuando haya un vacío, esté ese vacío.
Un muro de vidrio es un muro que no existe...
Rafael: Nosotros al vidrio no lo vemos sólo como un material. Nuestra arquitectura siempre es más profunda. la decoración es muy uniforme, te pierdes cosas. En cambio, si combinas elementos dispares, llama tu atención y te fijas en más detalles.

Uno de los últimos trabajos de RCR Arquitectes ha sido la última joya del chef Albert Adrià: el restaurante Enigma. El pequeño de los hermanos Adrià quería un espacio que se adecuara a la cocina experimental que desarrolla. Y sin duda el trabajo de RCR/P Llimona lo ha conseguido. El restaurante tiene 700 metros cuadrados y está dividido en diferentes espacios, para disfrutar de distintas experiencias gastronómicas. Acogerá a veinticuatro comensales que irán pasando por los diferentes espacios a través de un sugerente y misterioso viaje gastronómico. A la zona japonesa se accederá con un código exclusivo. Es sólo una de las sorpresas que esperan al gourmet que se acerque. Sin duda, los traslúcidos, los tonos grises, la iluminación, las transparencias, todo contribuye a maximizar la experiencia. Los revestimientos, pavimentos y encimeras son de Neolith. Los trabajos para replicar los diseños de los arquitectos fueron de una gran complejidad técnica para los industriales. Se utilizó la tecnología de decoración de impresión. Los colores verdes y azulados son difíciles de conseguir en piedras sintetizadas como las que se han utilizado. Sin embargo. el resultado consigue crear los ambientes esperados. El plato y el espacio, dos enigmas en armonía. •

Publicidad

RCR Arquitectes.

Ramon Vilalta, Carme Pigem y Rafael Aranda en un rincón de su estudio, situado en una antigua fundición en Olot (Girona). De aquí parten sus sueños convertidos en creaciones.

Publicidad

Comedor central.

Aquí se sirve la cocina más de vanguardia. El suelo del restaurante tiene un diseño desigual. Las tablas, de Neolith, se han encajado como un puzzle.

Publicidad

Con gusto.

En la imagen de la derecha, una vista de la plancha con carbón de teppanyaki. Aquí la interactividad entre el comensal y el cocinero es total, en uno de los espacios más divertidos y donde se refleja una gran intensidad de sabores.

Publicidad

Juego de grises.

Los cocineros de Enigma trabajan para veinticuatro comensales. La experiencia culinaria para los afortunados que vayan durará unas tres horas.

Publicidad

Creatividad

"La creatividad sale de lo más profundo. Cuando sientes un espacio desde las tripas eres capaz de darle una respuesta" (Carme Pigem)

Publicidad

De diseño.

El cuarto de baño del restaurante.El pavimento, revestimientos y encimera son de Neolith.

Publicidad

Bebidas.

Cócteles líquidos y sólidos bajo la batuta del bartender Marc Álvarez.

Publicidad

Bodegas Bell-lloc.

En Palamós, en el Baix Empordà, se encuentra esta bodega. Han concebido el proyecto como un paseo subterráneo alrededor del mundo del vino.

Publicidad

Teatro La Lira.

En Ripoll (Girona)y junto al rio Ter, el estudio RCR transformó el antiguo teatro en un espacio conectado con el exterior. El acero, en este caso, nos acerca al pasado industrial de la ciudad.

Publicidad

Restaurante.

La cocina kilómetro 0 de Fina Puigdevall se expresa en el diseño que RCR hizo para su restaurante Les Cols (Olot). La carpa se diseñó con tierra y muros de piedra volcánica con la cubierta transparente abierta al cielo.

More from Elle: