Harri Koskinen: El Helsinki que amo

Es uno de los creativos finlandeses top en la actualidad. Su país celebra este año el centenario de su independencia y él nos propone un recorrido personal y libre por su capital, guiado por la brújula del arte y el diseño.

Helsinki

Si partimos de la premisa de que los finlandeses son los mayores consumidores de café del mundo, no es extraño que la ruta empiece con una taza caliente y Harri Koskinen aconseja tomarla en el local de Sadun, una finlandesa sonriente que le sirve la dosis matinal. Nos encontramos allí con él por casualidad y comenta: "Suelo venir aquí una o dos veces por semana". No es una cafetería al uso sino un puesto ambulante en la plaza del Mercado de Hakaniemi (hakaniemenkauppahalli.fi). Abierto en 1914, está en un barrio popular donde él vive y trabaja e indica: "Es mi Helsinki, está cerca del centro, a mano de cualquier sitio". Ubicado en el distrito de Kallio, considerado zona hipster y poblado de locales vintage y de música. En uno, Black & White (blackandwhite.fi), recala a menudo. "Soy fan, para mí es un ritual, escuchar la música que pone Patrik Veijalainen, me gusta el underground, el indie o el rock and pop y huyo del mainstream".

Comenzó su carrera como becario para la cristalería Nuutajärvi y pronto alcanzó la fama, en gran parte por su famosa lámpara Block. Es una de las piezas en la expo Utopia Now, The Story of Finnish Design, en el Designmuseo (www.designmuseum.fi), que le considera "el icono del futuro". Él vuelve la mirada al pasado para dirigir los pasos al Museo Nacional de Finlandia.
Kansallismuseo (kansallismuseo.fi), en finés. Ocupa una típica rock house de granito finlandés al estilo del Romanticismo Nacional. "Tiene buenos ejemplos de arte local, que me ayudan a entender cómo nuestros antepasados encontraron su inspiración creadora", dice.

Descubrir la arquitectura
"Me encanta Latsipalatsi, proyectado por Viljo Revell, Niilo Kokko y Heimo Riihimäki, por su estilo funcionalista y su divertida historia, proyectado de forma provisional para los Juegos Olímpicos de 1952. Además, en 2018 tendrá un anexo Amos Rex (amosanderson.fi), con la colección de arte del mecenas artístico Amos Anderson". Y, en su agenda de arte, destaca la Galerie Forsblom (galerieforsblom.com), cuyo espacio, en un edificio histórico, es un proyecto de Gluckman Mayner Architects de NY. Para Koskinen, "es la galería más internacional, donde he tenido tres individuales y estoy preparando una próxima para 2018". Siguiendo en torno a la calle Uddenmaankatu donde se concentran las tiendas de diseño, en el Design District Helsinki, apunta como parada imprescindible Lemmetti Finnish Modern (lemmetti.fi).

Apenas lleva abierta un mes y el escaparate luce piezas fantásticas de nombres tan imprescindibles como Wirkkala, Kaipaniemi, Toikka o Kukkapuro. Al frente, una figura clave en el diseño finlandés: Juhani Lemmetti. Fundador de Artek 2nd Cycle (artek.fi), otro de los must de Harri. A escasos minutos a pie, "un paraíso para amantes del diseño finlandés desde los años 30 y su fuerte son los 70 y los 80", comenta.

"Apunta una muestra hasta fines del verano con cristales de Aino Aalto". Al plan arty, el creador suma el momento gastro para recalar en el mítico Savoy (ravintolasavoy.fi), diseñado por Aalto en los 30, mantiene intacto su aire vintage auténtico. "Es ideal para reunirme, su cocina local es premium y el interior, fascinante", añade. "Es tan clásico como Ekberg (ekberg.fi), café al que voy bastante porque sirven las mejores pastas y tartas", indica. Y, prosigue "un restaurante moderno es Ateljé Finne (ateljefinne.fi) en el que fue taller del escultor Johan Gunnar Finne, de mi amigo el chef Antto Melasniemi, que borda su finnish modern food", agrega. Koskinen nos da la dirección de Allas Sea Pool (allasseapool.fi), al lado de la Plaza del Mercado, "con piscinas al aire libre y una oferta de ocio divertida". Otro de los destinos antes de dejar Helsinki es Didrichsen Art Museum (didrichsenmuseum.fi), un lugar único y especial, mix de museo y residencia privada situada junto al mar en la isla Kuusisaari. Allí vivieron Marie-Louise y Gunnar Didrichsen y le entusiasma porque "es de Viljo Revell y voy allí dos o tres veces al año porque me fascinan su arquitectura, su atmósfera y la colección de arte de maestros finandeses", finaliza. •

Publicidad

El diseñador: Harri Koskinen

"El distrito de Hakaniemi es mi Helsinki, está bien ubicado, cerca del centro de la ciudad, así que está a mano de cualquier sitio"

Inconfundible

La silueta de la catedral luterana, en pleno corazón de la ciudad.

Publicidad

Allas Sea Pool

Es un complejo de ocio con piscinas climatizadas, que acaba de reabrir y en el que ha participado Koskinen. Tiene vistas a la Presidencia del Gobierno y mira al mar.
Artek 2nd Cycle.

Parada obligada

Vistas de la catedral luterana desde el Savoy: "diseñado por Aalto en los 30's, suelo tener allí mis reuniones, su cocina finlandesa es premium y el interior lo encuentro fascinante", comenta Harri.

Publicidad

La expo Utopia Now

La expo Utopia Now  repasa la historia del diseño finlandés y


presenta a Harri: "como icono de cambio". En el Designmuseo. Entre


bocetos. Detalle de la mesa de trabajo del estudio de diseño creativo de


Harri Koskinen, Friends of Industry.

La estación de tren

Un ejemplo de arquitectura del Romántico Nacional, de Eliel Saarinen. 

Publicidad

Kansallismuseo

"Visitar a menudo el Museo Nacional de Finlandia me ayuda a entender cómo nuestros antepasados encontraron su inspiración creadora", comenta Harri Koskinen.

Un lugar mágico

"Al museo Didrichsen voy a menudo porque me fascinan su arquitectura, casi intacta desde que Viljo Revell la proyectó en 1957, su atmósfera y la colección de arte de maestros clásicos finlandeses e internacional. Por ejemplo, mi obra favorita es Archer (arriba), de Henry Moore", dice. Está en la isla de Kuusisaari y atesora el mayor número de piezas del escultor británico en Europa, fuera de Inglaterra.

Publicidad

Café

En Ateljé Finne (arriba), ayudé a mi amigo, el chef Antto Melasniemi, a decorar este local que aconsejo por su exquisita cocina moderna finlandesa", dice. 

Un lugar mágico

"Al museo Didrichsen voy a menudo porque me fascinan su arquitectura, casi intacta desde que Viljo Revell la proyectó en 1957, su atmósfera y la colección de arte de maestros clásicos finlandeses e internacional.

More from Elle: