Todo al blanco

El blanco vuelve con fuerza –y para quedarse– en forma de tendencia que puede adaptarse a cualquier ambiente. Te damos un montón de buenas ideas –y razones– para que vistas de blanco las distintas estancias de tu casa. ¡Pasen y vean!

Clásico pero moderno, eterno pero rompedor, el blanco es una apuesta segura. Usado como base cromática en cualquier habitación, aporta luminosidad, amplitud y calidez, además de combinar a la perfección con todos los colores y formas. En mesas, sillas, camas, muebles auxiliares, lámparas... es capaz de hacer de cualquier rincón un lugar más acogedor y vital. Para muestra, los ambientes que te presentamos a continuación, vestidos de blanco, la tendencia más cool del momento.

Publicidad

En el dormitorio

Porque da paz y relaja, el blanco es un color perfecto para estar en tu dormitorio. En éste, "reina" en el cabecero de la cama –realizado con maderas recicladas y de líneas puras, lo cual lo hace apto para combinarlo con cualquier estilo–.  El conjunto se completa con una mesilla y una originalísima mesa auxiliar con ruedas de estilo nórdico. Pura calidez para custodiar tus sueños.

En el comedor

Blanco en la escalera que hace las veces de estantería, blanco en el mueble auxiliar, en las sillas y la lámpara... La mesa central, en madera maciza, quiebra la monocromía y aporta clasicismo. Todo un acierto. 

Publicidad

En el hall

¿Se te ocurre alguna forma mejor de dar la bienvenida a tu hogar que con una dosis de luminosidad? Tengas mucho o poco espacio para la entrada, dale amplitud con un espejo enmarcado en blanco. Se llevan los espejos ventana como éste, de Banak Importa. Si no quieres colgarlo, apóyalo sobre una cómoda o zapatero del mismo tono. 

En la habitación infantil

Una cama nido blanca es la solución perfecta para el mundo de color de la gente menuda. Y, porque el blanco no es aburrido, esta habitación se completa con una original estantería en forma de escalera para que ordenen sus cosas, un detalle "chic" y divertido.

Publicidad

En el salón

Procura que algunas de las piezas de tu salón sean blancas –una librería, una vitrina, la mesa central...– y combínalas con lo que quieras: madera en los suelos, alfombras e incluso paredes en tonos oscuros. 

En el cuarto de juegos

O en un rinconcito donde te apetezca montar un espacio para el ocio, para ti o para tus hijos. Bastará con una alfombra, un puf, un baúl para guardar los juegos –mejor si tiene ruedas, como éste– y una estantería simpática. Al tratarse de una esquinita, el blanco le da la amplitud que te hace falta y cierto aire de relax por si quieres montar tu rincón de lectura.  

Publicidad

En el office

Sea como sea tu cocina, tenga el color que tenga, si tienes un rincón para un office, no arriesgues y móntalo en blanco. Además de combinar con todo, dará un plus de luminosidad. ¿Te gusta esta idea de Banak Importa?  ¡A nosotros nos encanta! Toma nota de la propuesta: mesa con borriquetas –le dan cierto aire informal– con acabado en madera reciclada, en contraste con las sillas. Para el menaje, vitrina blanca de líneas depuradas. La monocromía se rompe con el papel de la pared, en estampado de cuadros, muy vintage.

En el despacho

¿Un despacho en casa? Si no tienes mucho espacio y tienes que integrarlo en otra habitación, hazte con una mesa en blanco y un mueble, que puede servirte de archivador, para separar ambientes –éste, de Banak Importa, es ideal porque es reversible, es decir, ambos lados tienen puertas, cajones y tiradores–. Y si necesitas ayuda o consejo, encontrarás un montón de buenas ideas aquí, el sitio ideal para los "home lovers":

More from Elle: