5 yates de lujo firmados por grandes arquitectos e interioristas

¿Hay mejor imagen del lujo que surcar los mares del mundo a bordo de un yate? Éste es el top 5 de los más deseados del planeta y lo firman grandes nombres como Foster o Citterio.

Yates de lujo: 108M de Einar Hareide

Todo comenzó con Philippe Starck. Como casi siempre cuando hablamos de poner patas arriba el diseño tradicional. Tras atreverse con toda clase de objetos, automóviles y establecimientos, este visionario francés sorprendió al mundo con el mega yate "A". Un barco de 120 metros de eslora, unos 300 millones de euros de presupuesto y líneas rompedoras –construido en los prestigiosos astilleros alemanes Blohm + Voss para el multimillonario ruso Andrey Melnichenko–, que transgredió todas las leyes no escritas sobre el diseño náutico. Más parecido a un submarino futurista que a un barco de toda la vida, ni rastro del binomio blanco-azul predominante en las telas, maderas oscuras y brillantes, adornos dorados y un gusto más que dudoso. Puro minimalismo marca de la casa. A partir de entonces, su testigo fue recogido por nombres sobresalientes del diseño, el interiorismo y la arquitectura. Como Norman Foster, Zaha Hadid o Antonio Citterio. Al alcance de unos pocos elegidos que pueden desembolsar decenas de millones, sus yates son auténticas obras de arte que se sumergen en el lujo pero no dejan margen a la ostentación. Sofisticación, elegancia y comodidad 100% contemporáneas. Sin nada que envidiar a los hoteles o viviendas que llevan su firma, pero con el privilegio de tener el agua como música de fondo y unas vistas que se pierden en el mar infinito. Porque, ¿hay algo más apetecible que navegar en estos yates, despertarse en una cala y darse un baño? Probablemente no.

Publicidad

Yachtplus 40, de Norman Foster

Revolución a bordo

"Hemos dado un nuevo énfasis a cuestiones como la calidad y la cantidad del espacio, las terrazas al aire libre, la luz y las vistas. Nuestro trabajo en hoteles y residencias de lujo nos ha servido para lograr, en el contexto de la tradición náutica, una visión diferente de la intimidad y la comodidad", declaró Norman Foster en la presentación
del Yachtplus 40.

Publicidad

Yachtplus 40, de Norman Foster

Visión futurista

Hizo falta un equipo de siete personas y 15 meses de trabajo para que Norman Foster diera el visto bueno al diseño de este súper yate de líneas futuristas: el Yachtplus 40. El Premio Pritzker y máximo representante del estilo high-tech -autor del aeropuerto de Pekín, el metro de Bilbao o la torre Hearst de N Y- trasladó su obsesión por la luz a este barco, que cuenta con ventanales que van del suelo al techo y una escalera translúcida que comunica los cuatro niveles de cubiertas. Suelos de teka, muebles minimalistas y color blanco dominan sus más de 500 m2 habitables.

Publicidad

Yate "SD112 Kathleen" de Antonio Citterio

Vivir sobre las olas

Alma máter del estudio Citterio Viel, Antonio Citterio se guía por la máxima "solo sé lo que me gusta y lo que  no" cuando afronta el diseño de un edificio en Tokio, una silla para Vitra, una tienda en Londres o un yate de lujo. Y lo que a él le seduce es una sabia mezcla entre estética y comodidad. 

Publicidad

Yate "SD112 Kathleen" de Antonio Citterio

Marca de la casa

Todas las estancias del SD112 Kathleen

están llenas de piezas de diseño y tonos neutros que remiten más al

concepto de casa flotante -biblioteca incluida- que de barco

tradicional.

Publicidad

Yate "Lucky Me" de Francesco Paszkowski

Diseño afortunado

Experto en el diseño de yates de lujo -más de 50 modelos llevan su firma-, este arquitecto italiano ha ganado todos los premios imaginables del sector.

Publicidad

Yate "Lucky Me" de Francesco Paszkowski

Diseño afortunado

El Lucky Me -literalmente

"estoy de suerte"- hace guiños a la modernidad, sin olvidar las bases

del interiorismo náutico tradicional: elegancia y materiales nobles.

Además de darle todo el protagonismo a la que se conoce como "la suite

del propietario", con dormitorio, vestidor, sala de estar, baño con spa y

dos balcones privados.

Publicidad

Yate "Philmi" de Melot+Trillo

El toque femenino

La interiorista francesa Sandrine Melot y la arquitecta italiana Anna Trillo, con una importante trayectoria en hoteles y viviendas de lujo, jugaron a los contrastes en el diseño del Philmi.

Publicidad

Yate "Philmi" de Melot+Trillo

Adornos dorados

Líneas clásicas en el exterior e interiores que van del bling-bling al

espíritu zen. De las superficies de cristales de Swarovski y los toques

deco en rojo y verde, al blanco inmaculado y las maderas claras de

algunos camarotes. Y, como en los grandes cruceros, un Jacuzzi en

cubierta.

Publicidad

Yate "108M" de Einar Hareide

Excelencia imaginada

Si existiera sería el yate perfecto, pero de momento el 108M es solo el barco soñado por el prestigioso diseñador industrial noruego Einar Hareide. 

Publicidad

Yate "108M" de Einar Hareide

El yate perfecto

Concebido para no esconderse de las miradas de los curiosos, tiene piscina de 20 m, jardín, helipuerto, cubiertas acristaladas y una popa que desciende lentamente hasta convertir el mar en una piscina interminable. Además, es híbrido y respetuoso con el medio ambiente.

More from Elle: