Un apartamento del XVII decorado con arte

El gran interiorista francés Didier Gomez redecora su apartamento parisino del s. XVII, para acoger un conjunto de maravillosas pinturas abstractas recuperadas de un "cajón" en Normandía.

departamento parisino

Una llamada despertó de golpe y sin aviso la memoria dormida del diseñador de interiores Didier Gomez. Procedía de Normandía y hablaba sobre una unidad de almacenaje de hace 20 años, de la cual el francés se había olvidado por completo. La atolondrada situación de entonces dio lugar a una grata sorpresa: una colección de pinturas abstractas que él mismo había adquirido en su juventud, descansaba inmóvil cual Aurora en "La bella durmiente del bosque" de Charles Perrault. El asombro prosiguió al desconcierto pues lo que descubrió no fueron simples pinceladas geométricas, se destaparon obras de artistas como Victor Vasarely, Donald Judd o Yannis Moralis. La decisión fue rápida: redecoraría su apartamento parisino alrededor de las obras.

Gomez es uno de los diseñadores franceses más venerados, en 1978 abrió una boutique en París donde su primera clienta, la actriz Isabelle Adjani, compró nueve sofás. Diseñó las residencias de Harrison Ford y Daniel Auteuil, showrooms para Yves Saint Laurent, un frasco de perfume para Giorgio Armani y colecciones para Cinna y Ligne Roset. Después de diseñar para otros, optó por decorar para sí.

Su piso en Le Marais data del siglo XVII, tras la II Guerra Mundial fue transformado en un taller farmacéutico, Didier Gomez todavía recuerda las extrañas máquinas que le observaban en su visita de 1996. Aun así, fue seducido de inmediato por los espectaculares techos de cuatro metros de altura y la posibilidad de crear un jardín privado. Éste lo concibió, con la ayuda del paisajista Alain Lebaron-Trevel, con un espíritu bucólico y silvestre. Hoy lo usa para una multitud de propósitos: comidas de verano, copas de vino a la luz de la luna, bocetos de proyectos por acabar... "Es tan agradable, un enclave maravilloso", dice encantado. Respecto al interior, antes protagonizado por notas étnicas y paredes pintadas en color chocolate, albergaba jarrones chinos obsequio de Pierre Bergé e Yves Saint Laurent, un taburete de Mali y una máscara del Congo. Lo significativo hoy son las obras de arte, como la pintura de tiza de Cy Twombly que se exhibe en el salón. La decoración ahora incluye sus propios diseños, un par de sillas de Jacques Adnet y clásicos modernistas de Pierre Paulin, Harry Bertoia y Charles Eames. "Conservo piezas que no van con el resto", dice Gomez, "soy un férreo admirador de las cosas rotas". •

Publicidad

Salón

Una pintura al óleo de Yiannis Moralis se exhibe en el salón junto a dos sillas vintage de color negro, diseñadas por Jacques Adnet. Los sofás, tapizados en gris, son el modelo Belem, que Gomez diseñó para Cinna. Frente a ellos, una mesa de nogal americano diseñada por Nathan Young, también para Cinna.

Publicidad

Bucólico y silvestre

Así quiso Didier Gomez que fuera su jardín privado de 300 m2. El idílico lugar consigue trasladar la serenidad del campo a la ciudad. La mesa y sillas del comedor son de madera de teca, de Pacific Compagnie.

Publicidad

Panel de madera

Del siglo XVII data el panel de madera tallada; el toque de color lo ponen las dos lámparas turquesa de cerámica. La butaca es un diseño de 1965, de Pierre Paulin, que edita Artifort.

Publicidad

Mesa de diseño

La hora de comer llega con una mesa diseñada por Eero Saarinen; unas sillas, de Verner Panton, y dos lámparas, de Gabriela Chicherio para Ligne Roset. Las dos pinturas junto a la ventana son de Giacomo Balla y, bajo estos cuadros, una de las cuatro sillas mostaza  Luis XV.

Publicidad

Una puerta al salón

Desde el comedor se distingue la pequeña mesa de madera One Shape, diseñada por Marie Christine Dorner para Ligne Roset.

Publicidad

China y Japón en forma de jarrones

China y Japón en forma de jarrones de cerámica y piezas decorativas visten la consola. El cuadro en blanco y negro es de Victor Vasarely. La lámpara es el modelo Solveig, diseñado por Avril de Pastre para Cinna, y el taburete, de Sori Yanagi.

Publicidad

Lámpara vintage

Los ventanales dejan entrar el aire de París que se topa, primero, con una lámpara vintage de los '50. La alfombra es un diseño propio de Gomez; el cuadro "Abstrait 3" es de Victor Vasarely y, junto a él, podemos ver una lámpara de pie diseñada por Normal Studio para Ligne Roset. 

Publicidad

Un dormitorio en gris y azul

Un dormitorio en gris y azul que recuerda al mar. Las mesitas de noche son de Ligne Roset; las lámparas, un diseño de Les Héritiers; las tres fotografías, de Florian Müller; la butaca de color blanco, de Didier Gomez para Cinna, y las cortinas están realizadas a juego con fieltro de Kvadrat.

Publicidad

En el baño

Madera de wengué y cemento en el suelo. La bañera Spoon es de Agape; los grifos, de Hansgrohe; el espejo, de Conrad Shop; los dos taburetes, de Ligne Roset, y el pequeño al fondo es el Tooth, un diseño de Philippe Starck para XO. La lámpara es la mítica de PH Artichoke de Poul Henningsen que edita Louis Poulsen.

Publicidad

Lo original sí tiene cabida

La lámpara fue diseñada por Nathan Young para Cinna. La mesa la hizo a medida el propio Didier Gomez con hormigón. Las sillas de metal son de Christophe Pillet; el cuadro, de Victor Vasarely; las pequeñas lámparas de color negro, de Philippe Nigro para Cinna, y las unidades, de Ikea.

More from Elle: