Las cerámicas de Pepa Poch. Revivir un clásico

De manera excepcional, la artista gráfica ha dado vida a una serie de piezas de porcelana irrepetibles. ¿Su aliada? La mítica fábrica de Sargadelos.

Cerámica de Pepa Poch

Pasión y alma son las dos grandes reglas de su creación. Pepa Poch, que vive entre Nueva York y Barcelona, ha sabido unir la tradición de una firma bicentenaria como Sargadelos con su visión artística. La suya es una trayectoria de creadora intuitiva que, sobre todo, se inspira en el interior, el amor y el sentir de una existencia basada en la idea de que su arte es "para vivir usándolo". Las 150 piezas de porcelana creadas tras su estancia en la fábrica de A Coruña para el Real Círculo Artístico de Barcelona cumplen este requisito.

Serán las protagonistas de exclusivas comidas que se celebrarán en torno al arte, en el palacio Pignatelli de Barcelona y podrán verse en una suite de lujo del hotel Nautilus en Lanzarote decorado por ella. A Pepa Poch le fascinan los orígenes de la fábrica Sargadelos: "donde se dieron cita grandes creadores como Seoane, Díaz Pardo o Varekamp".

El clásico azul Sargadelos ha mutado a "una gama cromática que define sentimientos, en una elección muy personal, cobalto, plata o rosa Celina". Éste lo creó en Sargadelos con oro y blanco de París y "significa amor y belleza", argumenta la que fuera miembro de la International Color Authority, de finales de 1999 a 2014. Pepa Poch está trabajando ya con los prototipos de una nueva colección de porcelanas creada expresamente para la Casa-Museo Picasso de A Coruña y también se encuentra creando la decoración de los salones del mismo palacio Pignatelli. La capilla gótica se revestirá de oros y bronces para volver a brillar como la clásica porcelana coruñesa. pepapoch.com

Publicidad

Pepa Poch con sopera

La simbiosis entre arte, vanguardia y tradición define la colaboración de Pepa Poch con la firma Sargadelos. La sopera de la imagen lo demuestra y, en cierta forma, replica en porcelana el cuadro.

Publicidad

Porcelanas

Proceso de realización de la colección Porcelanas de Arte para Vivir, para el Real Círculo Arístico de Barcelona.

Publicidad

Proyectar formas

Para la creadora, "el placer de proyectar formas increíbles e inéditas, moldeadas con mis propias manos, ha sido un ejercicio único de intuición, ilusión y creación".

Publicidad

Lugar de creación

Este rincón de su salón, comedor y estudio durante su estancia en A Coruña se convirtió en un lugar de creación.

Publicidad

Silla

Esta silla, diseño de Isaac Díaz Pardo, fundador de Sargadelos, fue el flechazo que encendió la mecha del proyecto. El cuadro es de Pepa Poch.

More from Elle: