El nuevo piso del fashion designer Jorge Vázquez

La sintió como suya al descubrirla. El couturier Jorge Vázquez está estrenando una casa cortada como un traje a medida bajo el estilo de la permanencia.

La casa de Jorge Vázquez

A veces las casualidades nos esperan a la vuelta de la esquina. En el caso del diseñador de moda de las novias más chic, Jorge Vázquez, ocurrió al pie de la letra, el destino estaba en un anuncio de venta de casas. "Llevaba año y medio buscando sin encontrar nada y fue mi mano derecha quien lo encontró y justo al lado del estudio", comenta. "Cuando la vi, prosigue, tuve la sensación de haber estado allí antes y recordé que cuando llegué a Madrid había estado en una fiesta. Fue un reencuentro y lo que más recordaba era que el suelo es maravilloso y la distribución era perfecta".

Había sido la residencia de un anticuario y todo cuadraba, "además de tener una luz fantástica, con cuatro balcones abiertos a la fachada principal, solo había que decorarla y en ese momento mi amigo, el decorador, Amaro Sánchez de Moya, estaba con el diseño de mi tienda de La Coruña y él pensó lo mismo", concluye. De este modo, el modisto de Betanzos tuvo claro que estaba frente a su lugar definitivo y vio que, por algo, en sus anteriores casas no se había sentido involucrado con su decoración. "Fue una sensación como de que esta casa me estaba esperando, es como un traje a medida", añade.

No está mal esta declaración viniendo del couturier que triunfa en las pasarelas, su colección JV by Jorge Vázquez Otoño-Invierno 2016/17, fue galardonada en 2016 con el premio L'Oréal a la mejor colección. Pronto convino con Amaro que "tenía que ser reflejo de lo que soy, no quería un escaparate, sino que fuera coherente con lo que hago, con mi moda, con mi vida, para mí todo tiene un hilo conductor y todo lo que me gusta va en el mismo camino", argumenta. Y Amaro apostilla, "los handicap eran bien pocos porque es una casa con un carácter ya impreso y es muy del gusto de Jorge".

Cretonas de flores, rayas, color... los límites los han puesto el tira y afloja de dos creadores que han sabido encontrar su propio equilibrio. Jorge reconoce que le mandaba mensajes a las doce de la noche con la foto de algo que había visto, por ejemplo, en Pinterest y, al final reconoce el modisto, "es el resultado de muchas horas maquinando y también pensando en que fuera algo diferente, que no se pase de moda. Me gustan cosas muy dispares pero tengo ese toque femenino que me da la moda y el interiorista ha conjugado esas ideas".

A las piezas diseñadas por Amaro se unen otras que a Jorge le acompañan desde hace años: el canapé del hall, la lámpara de conchas, las sillas de palco... y, las protagonistas, sus vajillas, una colección a la que suma su reciente afición por el arte. "Empiezo a coquetear con cosas modernas, Aldo Chaparro, Juan Uslé, Jacobo Castellano. Estoy aprendiendo", remata. •

Publicidad

Suelo y molduras

Suelo y molduras acaparan la mirada en esta zona de tertulia, presidida por una daybed Luis XVI, de principios de s. XX, tapizada con tela de Braquenié, editada por Pierre Frey. A la derecha, espectacular obra del escultor Aldo Chaparro, procedente de la galería Casado Santapau.

Publicidad

Chimenea de mármol rojo

Sobre la chimenea, de mármol rojo Cehegín, candelabros italianos de cerámica mayólica de los años 50, encontrados en Slou, y espejo sol convexo de los años 60-70. Junto a una butaca, diseñada por Amaro Sánchez de Moya y tapizada con cretona, de Sanderson, adquirida en Gancedo, velador de hierro colado. La lámpara con peana de cerámica, de Manises, y pantalla de satén rosa, es del estudio del interiorista. A la izquierda, taburete de jardín de porcelana china del siglo XIX.

Publicidad

Pizarra negro y mármol gris

El efecto 3D del suelo, de pizarra negra y mármol gris y blanco, da movimiento al hall. La mesa con tela de Nobilis y pasamanerías a medida, acoge una copa de terracota antigua con arreglo de Floreale. El sofá dorado Luis XVI del s. XIX es una de las piezas favoritas de Jorge Vázquez. La escultura de Carlos Albert, procede de Anmoder.

Publicidad

Sofá dorado

En el centro del estar, un sofá dorado Luis XV del s. XIX cuya trasera se apoya sobre un sofá ideado por el interiorista y tapizado, con un diseño liso de Nobilis. La butaca con reposapiés, entelada con tejido vintage, es del estudio del decorador, y las sillas Luis XV, vestidas con tela animal print, datan de los años 30. En la pared, cuadro pintado por Isabel Valdecasas. El grupo de esculturas lo forman: dos vaciados de escayola de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; y una pieza de Carlos Albert, en Anmoder.

Publicidad

Sofá ideado por el interiorista

En primer término, a tono con la pared y la tapicería de la cama de día, sofá ideado por el interiorista. Un detalle: algunos cojines, confeccionados con telas de terciopelo de Nobilis, mezclan tapices antiguos. Junto al balcón, se apoya en la pared un pedestal con forma de estípite diseñado por Amaro con un girandole antiguo.

Publicidad

Mueble-escritorio

Junto a la puerta que da paso al comedor, mueble-escritorio con lacas chinescas del siglo XVIII que Jorge Vázquez encontró en Verde Gabán. Lo adornan dos lámparas Imperio con pantallas de brocado antiguo y porcelana antigua de Anmoder, en el remate superior. En primer término, silla india, realizada con incrustaciones de hueso.

Publicidad

Colección de platos del s.XIX

Su colección de platos del s. XIX, de la fábrica de Pickmann en Sevilla, que ha atesorado a lo largo de 20 años, se exhibe en las paredes. La mesa de hierro fundido y tapa de mármol de Carrara apomazado es diseño de Amaro. Sobre ella, piezas de la vajilla Portomarínico, de Sargadelos, que Jorge emplea a diario. Las flores son de Floreale.

Publicidad

Biombo bordado

Un biombo bordado antiguo del anticuario Portici decora la pared frontal. Del techo cuelga una lámpara de conchas que "por fin encontró su sitio perfecto", según comenta el diseñador de moda. Las sillas estilo Luis XVI del s. XIX, que se compraron en una subasta, conservan el terciopelo de época.

Publicidad

Diseño chinesco

Las paredes del comedor, que exhiben una fantástica colección de platos ingleses Blue Willow, está empapelada con un diseño chinesco de la firma Cole & Son. La mesa está vestida con tela rosa, de Nobilis, con flecos extralargos realizados a medida, y un tapete realizado con tela de cuadros de vichy, de muestrarios de Jorge Vázquez. 

Publicidad

Jorge Vázquez el modisto coherente

Tras un breve paso por Inditex, este coruñés de Betanzos trabajó con maestros como Antonio Pernas y Ángel Schlesser. Después, en la firma de complementos Fun & Basics, su fundador Javier Goyeneche -el ideólogo de Ecoalf-, le apoyó en el lanzamiento de su primera colección prêt-à-porter y desde su desfile inicial de 2002 acumula éxitos y premios a partes iguales.

More from Elle: