10 artículos que debes eliminar para empezar el año con un hogar más organizado

Nuestro deseo de Año Nuevo es dejar de acumular cosas inservibles. Deshazte de estas diez cosas y empieza el nuevo año con una casa bien organizada.

Cocina elegante y funcional, con office

Un nuevo año ha llegado y seguro que tienes renovados deseos y propósitos que alcanzar en 2018.

Crea espacio en tu casa para esos nuevos propósitos y deshazte de estos 10 artículos para que tu casa parezca nueva también.

Publicidad

Deshazte de toallas y sábanas

Las toallas que parecen viejas, están viejas (¡polvo, moho, ácaros!), por lo que debe eliminarlas ya. Las que están solo desgastadas puedes donarlas a un refugio de animales local.

También puedes donar ropa de cama, manteles y servilletas de tela a alguna organización de ayuda local. Da un paso más y reduce la cantidad de bolsas de lona, cordones de zapatos, y trozos de cinta y cuerda que solo están en el cajón para enredarse.

Publicidad

Tecnología desactualizada

Sobra decir que los disquetes, VCR y CD deberían haber desaparecido hace algún tiempo. Lo mismo ocurre con los dispositivos USB, cargadores para teléfonos obsoletos, viejos ordenadores portátiles, etc. Todos estos elementos pueden reciclarse y reutilizarse. No dejes que la nostalgia te haga conservar tu viejo iPod nano ni tu primera Blackberry. Eso sí, asegúrese de hacer una copia de seguridad de todos los datos importantes de tus viejos dispositivos tecnológicos, y elimina toda la información personal antes de tirarlos o donarlos.

Publicidad

Cosméticos extra o caducados

Será bueno para su piel y su hogar. 

Hablamos de maquillajes o cremas caducadas..., esa máscara de hace cuatro meses o ese protector solar de las vacaciones de 2014 deben ir directamente a la basura. Lo mismo ocurre con los viejos perfumes, ya que los aromas se deterioran con el tiempo.

Recoge los cosméticos duplicados que tengas y las muestras, y dónalas a alguna casa de acogida para mujeres, o regala a algún familiar los que ya estén abiertos. Una crema facial que produce acné a una persona puede ser la salvadora de la piel de otra.

Publicidad

Libros

No nos referimos a los clásicos. Nos referimos a las malas ediciones de mesa que suelen regalar, libros de texto de primaria, libros de autoayuda que no sirvieron de mucha ayuda, y libros que no vale la pena leer una vez (y mucho menos dos veces). La biblioteca de tu barrio agradecerá tenerlos.

Publicidad

Perchas de alambre

Las perchas de alambre no son buenas para tu ropa. Probablemente te las dieron gratis en el tinte. Deshazte de ellas.

Publicidad

Ropa que no usas

Si no has usado una prenda durante un año, dónala y deja espacio para un nuevo capricho. Muchas prendas y accesorios se pueden reciclar en tiendas.

Es difícil perder la esperanza de que encontrarás el otro calcetín, pero debes seguir adelante y tirar todos los calcetines huérfanos. La ropa interior incómoda o que está dada de sí también debe desaparecer. Y este es un acto de autocuidado.

Publicidad

Especias, vitaminas y botellas impares

Todos hemos tenido un paquete de gelificante que no hemos usado ni probado durante ocho meses. Si lo mismo te sucede a ti con especias y condimentos, elimínalos.

Ayuda a tu cocina -y a tu hígado- tirando por el fregadero esas botellas exóticas de alcohol. Porque lo única peor que un vodka con caramelo salado es dejarlo reposar sobre la un año más.

Publicidad

Papelería...

Tire las viejas postales, o corta las partes firmadas y guárdalas en un álbum de recortes. Las tarjetas de visita, los cheques de más de dos años y las facturas también se deben digitalizar y luego tirar.

Dependiendo de la antigüedad, puedes vender revistas vintage online o donarlas a una biblioteca local. Debes ser despiadada con las láminas que no cuelguen de tus paredes, los restos de papel de regalo, las cajas y los paquetes de productos que puedas tener. Una caja no vale el espacio que ocupa.

Publicidad

Viejas almohadas

Las almohadas viejas son malas para la espalda y para la piel. Si no pasan la prueba dela almohada, es hora de tirarlas.

Publicidad

Utensilios de cocina extra

Odiabas esa taza de té que tu tía te regaló en Navidad hace siete años. Aún la odias, y tiene que desaparecer...

Lo mismo con las tazas de recuerdos de viajes, los envases de plástico que les faltan tapas (o viceversa), y cualquier utensilio que tengas duplicado. No diriges una pastelería, solo necesitas un juego de cucharas de medir.

Al final, puede que limpies lo suficiente como para optar por estanterías abiertas en tu cocina.


More from Elle: