Pablo Genovés nos guía por la ciudad que ama. Berlín: utopía cumplida

Multicultural, rebelde, bohemia, inspiradora... esta ciudad respira arte y transgresión y tiene la frescura de los lugares que se reinventan, pero no renuncia a la memoria. El artista nos enseña su Berlín, un refugio a su medida.

Berlín: Utopía cumplida

Al caos de la caída del Muro siguieron años de incertidumbre, de improvisación. El caos es el caldo de cultivo perfecto para la creatividad y cuando se reestablece el orden conocido, el colorido desaparece. A pesar de todo, esa rebeldía y ese peso cultural han calado lo suficientemente como para imprimir un carácter que es una marca de la casa. La vida cultural en Berlín está muy viva y es un punto de referencia mundial", nos comenta el artista Pablo Genovés sobre la ciudad donde recaló hace más de 10 años, después de haber vivido en Londres, Madrid y Nueva York. "La primera vez que estuve en Berlín, el Muro no tenía visos de caer. Me enamoró. Eran las dos caras del hombre, de la realidad, una ciudad viva y otra muerta, separada por un muro de hormigón. En 2006 regresé para la IV Bienal de Arte. La energía que desprendía era excepcional. En ese momento decidí que éste era mi sitio, vibraba a mi ritmo. Distinto a todos. Tan europeo, con una historia tan profunda, tan reciente y un futuro tan incierto".

La fascinación de Genovés por la historia, el pasado y la huella del tiempo, además de su naturaleza tímida y reservada, e incluso su pasión por las bicicletas, favorecen su fuerte conexión vital con Berlín: "Es el paraíso de todo eso. España nunca ha sentido mucha nostalgia ni amor por su historia reciente. Somos más de tirar y hacer nuevo. No son habituales los mercadillos o la segunda mano".

UN PASEO POR MITTE
El recorrido con Pablo empieza en Mitte, el emblemático barrio que eligió para vivir, una zona que había sido el centro histórico de la ciudad hasta la Segunda Guerra y que permaneció abandonada durante la prolongada división de la ciudad. Tras la reunificación, muchos edificios vacíos fueron tomados por los okupas, el barrio floreció, el arte lo invadió todo y las galerías de arte encontraron allí un ambiente propicio, y los coleccionistas de arte, una Meca imprescindible. "Toda nuestra calle tenía ese aspecto de Renacimiento. De surgir de las cenizas. De drama y de vida. De utopía cumplida. Aquellas conquistas okupas pasaron a ser un sueño y luego una curiosidad turística. Hoy sólo sobreviven cuatro o cinco edificios de lo que fue una consecuencia gloriosa", dice.

Aquí, una visita obligada merece el búnker construido durante el gobierno de Hitler que alberga a la magnífica coleccion de arte contemporáneo de Christian Boros y su esposa Karen (sammlung-boros.de). Seguimos en Mitte y nos internamos en la seductora calle August Strasse. Allí encontramos un encantador patio interior donde está el café Bravo y su espectacular fachada de espejos, del artista Dan Graham, y también el Kunst-Werke KW Institute for Contemporary Art (kw-berlin.de), espléndido centro de exposiciones en lo que fue una antigua fábrica de margarina. A Pablo le encanta visitar la galería Sprüth Magers (spruethmagers.com). Muy cerca está el restaurante vietnamita Monsieur Vong (monsieurvuong.de).

Otro polo de atracción para los amantes del arte es Hamburger Bahnhof (smb.museum), un museo de arte contemporáneo instalado en una estación de tren del siglo XIX, de estilo neorrenacentista, que alberga la colección de los museos públicos y también el conjunto privado del berlinés Erich Marx. Sin salir de Mitte, encontramos la Isla de los Museos, entre dos canales del río Spree, en la que destacan cinco magníficos recintos para el arte. El favorito de Pablo es el Neues Museum (smb.museum), seriamente dañado después de finalizar la guerra, fue rehabilitado por David Chipperfield, un proyecto que merece una visita. Muy cerca, también con "una estupenda programación de arte contemporáneo" está el Schinkel Pavillon (schinckelpavillon.de).

Mercadillos, tiendas fashion, gourmet...
Junto a terrenos atravesados por el Muro, en una zona llena de vida y talento joven y salpicada de grafittis, está el parque Mauerpark, cuyo mercadillo de los domingos es súper concurrido. Allí es posible encontrar chollos y tesoros variopintos, y disfrutar de música en vivo y de un karaoke al aire libre. Muy cerca está el Bonanza Coffee Heroes (schinkelpavillon.de/) en Oderberger Strasse. Otro mercadillo que frecuenta Pablo es el de Strasse des 17 juni. Y después de curiosear en él, el artista suele rematar en la heladería Caffè e Gelato (caffe-e-gelato.de) en Potsdamer Platz para probar uno de sus caprichos dulces: el helado de chocolate con chile. El entorno de esta Plaza es otro foco berlinés de lo más atractivo. En el número 81 de Potsda-mer Strasse se accede a un patio interior con galerías muy tentadoras y también tiendas luxury, como la de Andreas Murkudis (andreasmurkudis.com).

La tienda de la diseñadora de sombreros Fiona Bennet (fionabennett.de) también está allí; y a unos minutos, el restaurante japo-danés Sticks' n'Sushi (sticksnsushi.berlin) y el Café Einstein (cafeeinstein.com), versión berlinesa de los cafés vieneses. Una excursión imprescindible: Kreuzberg, el barrio turco, con una inspiradora mezcla cultural y racial. Aquí está Künstlerhaus Bethanien (bethanien.de), donde Pablo tiene su showroom, un recinto edificado en 1847 que albergó un hospital hasta 1970, e hizo historia por ser el primer inmueble okupa de Berlín. Es un centro artístico, cultural y social, clave como plataforma de centenares de artistas jóvenes de todo el mundo. La historia reciente está muy presente en el Berlín de hoy. Pablo nos invita a recorrer Treptower Park donde un enorme monumento recuerda a los soldados rusos caídos; y también el cruce entre Bernauer Strasse y Acker Strasse, con restos originales del Muro y un centro de interpretación".

Otra parada interesante es la avenida Karl Marx Allee, por donde los rusos entraron victoriosos. Ciclista y motero apasionado, el hijo del artista Juan Genovés recomienda moverse por Berlín en bicicleta. "Un paseo pedaleando en un día de no mucho frío por el Tiergarten -zona verde de 200 hectáreas, el principal parque berlinés- no se olvida fácilmente. Y con frío tampoco, pero por otros motivos", se ríe.

Publicidad

Un hotspot

Un búnker nazi acoge la Boros Collection, 3.000 m2 de exhibición de arte contemporáneo, como la obra "Pattern of Activation", de Katja Novitskova. Puede visitarse en pequeños grupos con cita previa.

Publicidad

Zona okupa

Así fue hasta hace pocos años el distrito de Mitte, donde Genovés reside largas temporadas solo o con su pareja. Él hizo esta foto de una esquina del barrio. "El arte invadió Mitte, y cuando yo llegué ya estaban ahí todas las galerías y la vida cultural del momento", cuenta.

Publicidad

Genovés en la Isla de los Museos

El artista madrileño junto a las columnas de este magnífico conjunto museístico, que exhibe piezas de arte y arqueología.

Publicidad

Fusión japo-nórdica

A Pablo le encanta degustar la cocina japo-danesa del restaurante Sticks'n'Sushi, con platos de cuidada presentación, en Potsdamer Strasse, una calle llena de galerías de arte, tiendas de diseño...

Publicidad

Charme clásico

Encantadora versión berlinesa de los cafés vieneses, el Café Einstein Stammhaus, en Kurfürstenstrasse, 58. Estupendo brunch los fines de semana.

Publicidad

Epicentro artístico

En Mitte, Kunst-Werke es un centro de arte contemporáneo en un edificio del siglo XVII que en su día fue una fábrica de margarina. El espacio ofrece muestras temporales, la que se ha dedicado este invierno a la británica Lucy Skaer.

Publicidad

Arte inmersivo

Sprüth Magers exhibe interesantes muestras, como la de la artista Barbara Kruger, cuyas instalaciones invadieron paredes y suelo de la galería.

Publicidad

Sabor de oriente

Monsieur Vuong es un restaurante vietnamita, cultura con fuerte presencia en Berlín, debido a que el gobierno de la RDA otorgaba visados de residencia a los norvietnamistas. 

Publicidad

Paraíso para cafeteros

Bonanza Coffee Heroes nació como una pequeña y alternativa tostadora de café y se ha convertido en una parada obligada para quienes quieren disfrutar de un humeante café antes o después de visitar el interesante Mauerpark.

Publicidad

Templo de moda

En esta calle, el concept store de Andreas Murkudis, ropa, objetos y muebles de cuidado diseño ,y marcas de lujo, en un espacio espectacular que fue la sede e imprenta del periódico Tagesspiegel.

More from Elle: