Cosas de niños

La planta alta de esta vivienda se dividió en 3 divertidos dormitorios creados a la medida del carácter y los gustos de cada uno de los hermanos que los habitan.

Dormitorio juvenil

Los materiales, colores y detalles decorativos se conjugan para crear espacios llenos de personalidad: el pequeño, de 8 años, es un gran fan de las chuches y los colores brillantes; el mediano, de 17, se pierde por los coches, los aviones y las motos; y el mayor, un joven de 20, es un amante de los deportes extremos. Cada habitación dispone de una zona de dormir, otra de estar, un espacio para estudiar, vestidor y baño.

Publicidad

En pequeñas dimensiones

En la habitación del más pequeño de los niños, los muebles y tejidos en colores ácidos rinden culto al caramelo; los huecos entre vigas se rellenaron de muñecos, chuches y juguetes. Para amueblarla, se han elegido piezas transparentes en colores divertidos, como la mesita y las sillas, de Baus Design, y el sofá Phanton, de Driade-Store.

Tres en uno

En el dormitorio, vallas de metacrilato, de Resopal, y unas cortinillas, de Decorequip, dividen el espacio creando diferentes zonas.

Publicidad

En blanco, rojo y azul

En el dormitorio del mediano reina el color azul cielo, su favorito. La zona está presidida por la cama, diseño de la propietaria, con luces y señalizaciones incorporadas. Sobre ella, una manta de Becara. La estantería gris, Opus Incertum, es de Casamanía, y el cuadro es de Teresa Rodríguez Ortiz.

Zona de estudio

La zona de estudio con la mesa Atlantis blanca, de Glas, la silla Life que edita Knoll, y la estantería en Baus Design.

Publicidad

Mucho color

El color ilumina las conexiones entre las distintas habitaciones.

Negro y calaveras

Detalles como el uso del color negro y la cortina de ducha con motivos de calaveras demuestran la personalidad del inquilino del cuarto.

Publicidad

En negro y gris acero

La habitación del mayor se amuebló y revistió en gris acero y negro, en sintonía con su gusto más radical, y se decoró con elementos de bo­xeo y de sus deportes de riesgo favoritos. La cama la diseñó la propietaria, en acero. La manta y almohadones de pelo, de Becara.

Estilo high tech

En la zona de estar destacan las butacas Throw Hawai, de Zanotta, y la estantería Delta 3, de aluminio, en Baus Design.

Publicidad

Juegos de color

Una de las paredes se pintó a cua­dros rojos y blancos imitando los hangares de los aviones, una de sus grandes pasiones. Una butaca F-1, de Oxo, parece fundirse con la pared. Una cálida alfombra de pelo, de Ikea, la separa de la zona de estudio.

Baño espectacular

Lo más espectacular es el baño, abierto al dormitorio, presidido por el lavabo negro Totem, de Damián Sánchez, y una singular bañera de acero diseño de Peter A. Büchele para Rapsel. Ambas piezas, de ArtQuitect.