La casa del arquitecto Jean-Marc Gady

El apartamento parisino del arquitecto Jean-Marc Gady.

La casa del arquitecto Jean-Marc Gady

Nos encontramos en el corazón de París, exactamente en el emblemático barrio de La Madeleine, en uno de los apartamentos de estilo neo-clásico construidos por el barón Haussmann durante la renovación en el s. XIX de las grandes avenidas parisinas. "Su magnífica ubicación y su tranquilidad, a pesar de encontrarse en la bulliciosa Plaza de la Concorde -donde nuestros hijos pueden leer las últimas y valientes palabras de María Antonieta-; los alegres comercios de las calles aledañas; el delicioso olor a pan fresco y croissants que entra por el patio y nos despierta cada mañana y, por supuesto, las generosas dimensiones de todos sus espacios con fabulosos techos de 3,5 m de altura y grandes ventanales con balcones por los que entra la luz a raudales..." Son los verdaderos motivos con los que justifica el diseñador Jean-Marc Gady su flechazo por la casa hace ya 5 años. Más que suficientes ¿no?

Gracias a la distribución existente y el buen estado de conservación de la arquitectura interior, no fueron necesarias grandes reformas para que Gady entrase a vivir. Su gran apuesta fue comunicar entre sí todos los espacios para crear prolongadas perspectivas visuales y estancias más diáfanas y conseguir con ello multiplicar aún más la sensación de profundidad y luminosidad. El tabique que separaba el hall de la zona del salón era el único elemento que se interponía en este objetivo. La solución fue derribar el muro y crear una amplia y despejada zona de estar delimitada ahora visualmente del recibidor mediante una de los personales muebles del diseñador: la estantería Isis. Además, en este espacio se crearon dos falsos techos para poder incorporar la iluminación y, debido a sus malas condiciones, se sustituyó el suelo original por una tarima en madera oscura de ipe, que contrasta
con el blanco de las paredes y altos techos. El espíritu libre, caprichoso y transgresor del arquitecto de interiores y diseñador se refleja perfectamente en la decoración de su propia casa.

Si bien las características arquitectónicas de este apartamento invitan a una decoración clásica, inspirada quizás en el estilo shabby chic, Gady se arriega a saltarse las reglas para proyectar, como en uno de sus trabajos para las grandes firmas de lujo, un sorprendente escenario ecléctico acorde con uno de sus principios: el estilo nunca triunfa sobre la funcionalidad. De esta manera, en cada una de las habitaciones conviven, de forma armónica, algunas de sus creaciones, -como los sillones Hug del salón, editados por Perrouin; la silla Yume del comedor o la lámpara tubular Candy Cane de la cocina- con otras piezas de diseño actual y antigüedades, como la mesa de la zona de trabajo o el clásico tocador Luis XV del dormitorio. ¿El resultado? Un espacio que enamora, mantiene el encanto de antaño y a la vez incorpora el confort de la vida moderna. ¡Genial!

Publicidad

Líneas curvas

Los muebles de líneas curvas marcan este diáfano espacio. La estantería Isis, diseñada por Jean-Marc Gady, al igual que la silla de rejilla Yume, fabricada por Perrouin, delimita visualmente 
la entrada de la zona de estar. Sobre el sofá 
de cuero blanco, unos artesanales cojines.

Luz mágica

La lámpara Hope, de Luceplan, ilumina el estar. Este ambiente se ha decorado con los sillones y la coffee table de la colección Hug, ideada por Jean-Marc Gady para Perrouin.  La alfombra Race es otro diseño de Gady 
para Hadjer Gallery y la consola es de Poliform. Al fondo, unos simples estantes, perfectos para resaltar objetos fetiche como el despertador japonés de los 70, el teléfono Symbio de Thompson o la lámpara Paradise, de Jean-Marc Gady.

Publicidad

Mix de color y estilos

En naranja, silla Air Chair, ideada por Jasper Morrison para Magis; el asiento Yume y el de madera oscura, ambos diseños de Gady, imprimen carácter al comedor. 

Cocina: súper funcional

Equipada con mobiliario de Schmidt, combina madera y acero y cuenta con unos 
armarios blancos sin tiradores de gran capacidad. La lámpara, modelo Candy Cane en forma de tubo, es un diseño de Jean-Marc Gady.
La esquina del salón se aprovechó para situar este mini despacho equipado 
con unas sinuosas estanterías rescatadas de un corner ideado por Jean-Marc Gady para Louis Vuitton. La mesa-escritorio de madera es de herencia familiar, y la silla, de los años 40.

Publicidad

Detalle de la cocina

Un antiguo reloj de cuco de la "forêt noire" marca el tiempo en este rincón de la cocina decorado al detalle.

Cuarto de baño

En el baño, un mueble volado acoge un lavamanos exento de estética actual. En tonos claros, los revestimientos aportan mucha luminosidad.

Publicidad

Dormitorio

Una singular cama redonda, de Lit Rond, 
preside el dormitorio. La lámpara de techo Lady Crinoline es un diseño de Jean-Marc Gady para Baccarat y la de suelo es el modelo Egg Lamp editada por Yamagiwa. El sticker, de Domestic, y la alfombra rectangular, de Habitat.

Tocador

Esta coqueta zona de tocador ocupa uno de los rincones del dormitorio. La mesa Luis XV se adquirió en un mercadillo de antigüedades y la silla es un diseño de Jean-Marc Gady. En la pared, un mapa vintage de Siberia.