Hilma af Klint, que viene la sueca

La primera pintora abstracta, en el Museo Picasso.

Hilma af Klint

Kandinsky, Malevich y Mondrian se disputan el honor de ser el primer artista que pintó una obra  abstracta, allá por 1911. Pero unos años antes, en 1907, una sueca que oficialmente se dedicaba a plasmar bucólicos paisajes y dibujos de animales se les había adelantado con varios cuadros del género. Hilma af Klint (Solna, 1862-Djursholm, 1944) se sintió incomprendida en vida y vaticinó que así sería hasta 20 años después de su muerte, dejando escrito su deseo de que estas obras no se expusieran hasta que hubiera transcurrido ese tiempo. 

Cultivó una personalidad compleja,  aficionada al ocultismo y a las prácticas esotéricas, y dio vida a muchas de sus pinturas bajo los efectos de la hipnosis como vía de conexión con una naturaleza superior. Nunca se casó ni tuvo hijos. Fue un sobrino quien heredó cajas llenas de lienzos, cuadernos y dibujos a los que concedió escaso valor. No fue hasta 1996 cuando el County Museum of Art de Los Ángeles le dedicó una exposición que atrajo la atención del mundo del arte, círculo en el que, sin embargo, cierto establishment todavía discute su papel en las vanguardias del siglo XX. Esta muestra, con más de 200 obras, llega ahora a Málaga tras triunfar en Estocolmo y Berlín. Aquí te ofrecemos un pequeño aperitivo.

Hilma af Klint, pionera de la 
abstracción
Museo Picasso de 
Málaga
Hasta el 9 de febrero de 2014.

Publicidad

Los diez mayores, Juventud,

Témpera sobre papel montado sobre lienzo, de 1907.

Las enseñanzas del budismo

Óleo sobre lienzo, de 1920.

Publicidad

Sobre la visión de las flores y los árboles

Acuarela sobre papel, realizada entre julio y octubre de 1922.

Serie V

Realizada entre enero y febrero de 1920.

Publicidad

El cisne, nº 17

Obra realizada entre 1914-1915.

The Key to All Works to Date

Obra de 1907.

Publicidad

Caos primigenio

Obra realizada entre 1906 y 1907.

Estocolmo

Imagen de la reciente exposición en el Moderna Museet de Estocolmo.