Hotel Point Yamu by Como, paraíso thai

Un increíble hotel con la firma de Paola Navone.

Hotel Point Yamu by Como

Los fans de las pelis de James Bond reconocerán sin duda este pedazo de paraíso: la bahía de Phang Nga, que fue el escenario natural para rodar El hombre de la pistola de oro. Si además son amantes del diseño y la arquitectura tienen ahora la ocasión perfecta para viajar hasta aquí, porque la reina del diseño italiano, Paola Navone, ha elegido esta bella región para su primera incursión en el universo hotelero. Asia se mezcla con Europa y el resultado no podía ser más espectacular: el recién inaugurado Point Yamu by COMO es un resort donde el tiempo pasa despacio, la palabra estrés pierde su significado y el lujo se mide en espacio, serenidad y paisajes únicos.

El exterior, dominado por el agua, y el lobby, una construcción abierta, anticipan la atmósfera interior. Para el placer del descanso, el resort cuenta con un total de 79 habitaciones y suites y 27 villas privadas decoradas con un mix de piezas artesanales tailandesas y mobiliario by Paola Navone (la mayoría
editado por Gervasoni). Para el pecado de la gula, la oferta del chef Daniel Moran se concentra en dos restaurantes: La Sirena (platos italianos, entre los que destacan las sabrosas pizzas al horno de leña) y Nahmyaa (cocina tailandesa a base de pescados, gambas, cangrejos... y postres tentadores como el arroz con mango o la gelatina de pandano). Del cuidado del cuerpo y la serenidad de la mente se encarga el exquisito espacio COMO Shambala con salas de tratamientos y masajes, área de relajación y estudios de yoga. ¿Un plus? Disfrutar del atardecer tomando un cóctel o un smoothie de frutas exóticas en el Aqua Bar. ¡Sublime!

Publicidad

Olvidar el mundo

La infinity pool del hotel, con más de 
100 metros en tres tramos y unas vistas 
espectaculares al mar de Andamán y la bahía de Phang Nga, se convierte en uno de los mejores rincones para relajarse, tumbados en las daybed de Gervasoni.

Mamma Mia!

En el restaurante italiano La Sirena, 
bajo una cascada de 
lámparas de resina blanca, mobiliario de Paola Navone para Gervasoni: sofás de la colección Ghost en blanco y butacas 
Gray en turquesa.

Publicidad

Relax con vistas

Una de las 27 villas del hotel, con una fantástica terraza. En el interior, sofá y butacas
 de la colección Ghost.

Dan en el blanco

En las Verandah Rooms lo que prima es la sencillez absoluta y el juego de blancos y 
azules dominante en todo el hotel. ¿Un plus? Las impresionantes vistas al mar.

Publicidad

La pureza del agua

El agua está 
presente en cada rincón del hotel, como en esta serena zona del lobby

Al aire libre

En el exterior de las villas, tumbonas y mecedora de la col. InOut, ambas de Paola Navone para Gervasoni.

Publicidad

Chapuzones en privado

Cada una de las nueve Bay Pool Suites dispone de una pequeña piscina de azulejos turquesa. En la terraza, chaise longues de Gervasoni.

Naranja y dorado

El restaurante Nahmyaa sirve platos tailandeses inspirados en los que se pueden tomar en los tradicionales puestos en la calle. La decoración está dominada por las paredes: una de ellas recubierta de pan de oro y las otras con brillantes mosaicos con dibujos de carpas doradas.

Publicidad

La hora del baño

Los baños están revestidos con teselas de cerámica vidriada. En el espejo, aplique make up, de Navone para Flaminia.