Ionna Vautrin: cocinando diseños

Ionna Vautrin, la chef que quiso ser diseñadora.

ionna vautrin

Nacida en la Bretaña, Ionna tiene raíces españolas ya que una de sus abuelas era mallorquina; y ella es una enamorada de Mallorca, isla a la que vuelve anualmente. Experta cocinera es, además, una entusiasta runner, estuvo en la Media Maraton de París y corre casi a diario. La entrevistamos después de que participara con éxito en otra carrera de fondo: la Milan Design Week. Había pensando dedicarse profesionalmente a la cocina, pero al final se decidió por la Escuela de Diseño Nantes Atlantique. No sabemos si el mundo perdió a una gran chef, pero nos consta que ganó a una brillante creadora. Debutó a los 23 años, diseñando para Camper, y después se curtió en los estudios de George Sowden en Milán y el de los Boroullec en París. Una lamparita de 20 cm, su aclamada Binic, aupó a Ionna a la premier league del diseño. Y tras obtener el Gran Premio de la Creación de la Ciudad de París, se lanzó con su estudio propio.

Entre la cocina y el diseño, elegiste a éste...
Sí, porque parecía más misterioso y ofrecía más oportunidades, perspectivas, libertad... Para no arrepentirme, después saqué un título de cocina recibiendo clases noctur-
nas en París.

¿Qué se te da mejor en los fogones?
Mi familia y amigos me piden el “París- Brest”, pastel inspirado en la carrera ciclista París-Brest de 1890, que tiene forma de anillo, debe ser por mis orígenes bretones. Soy fan de la pastelería. También preparo el foie gras.

¿Qué te gustaría diseñar?
Combinar mis dos amores, cocina y design. Y dibujar electrodomésticos, un cepillo de dientes, enchufes eléctricos, juguetes... Me gusta la idea de llegar a toda la gente y no limitar la imagen del diseño, a veces visto como elitista.

Una de las cosas que más detestas es...
Alguien pretencioso.

Un objeto que te ha cambiado la vida diaria.
Desafortunadamente, el móvil con internet.

¿Te gustaría diseñar moda? ¿El qué?
Me encantaría. El enfoque es similar al del diseño industrial, con una trama diferente. Lo haría en el espíritu del “new look”, con siluetas muy talladas, definidas con sencillez y elegancia.

¿Cómo es tu apartamento-estudio en París?
Es un gran tetris donde todo cabe. La cocina puede recibir hasta 10 personas o un poco más. Mi habitación está llena de cartón, prototipos... Trabajo aquí: mi dormitorio es como el almacén, mi cocina es la sala de reuniones y el salón es la oficina. Es un feliz lío organizado que pronto se convertirá en un lugar totalmente normal, pues este mes mudo mi oficina a un bonito taller muy cerca de casa.

¿Cuál fue la última cosa que compraste
 que te hizo sentirte súper feliz?

¡Mis nuevas mesas de trabajo para mi futuro taller! Son dos, modelo Joyn, de la firma Vitra, diseñadas por los hermanos Bouroullec, con quienes trabajé durante cinco años.

Publicidad

Homenaje a Dior

Gloriette, divertido quiosco ¡con guantes de tela! creado para una muestra colectiva en París sobre el mundo de Christian Dior y su perfume Miss Dior.

En cristal

La serie de lámparas Chouchin, para Foscarini, evoca a las linternas japonesas de papel y bambú.

Publicidad

Súper eco

El calzado Palm Shoes, hecho con hojas de palmera entrelazadas para la firma Camper.

Girable

La mesa Baobab para Moustache, con bandejas que rotan.

Publicidad

Retro

La radio Mezzo para Lexon evoca a los antiguos transistores y se puedeconectar al móvil u ordenador para servir de altavoz.

Customizable

En porcelana, con agujeros que permiten customizarla una y otra vez con hilo o lana, la cesta Percé, de 12 cm x17 cm, para Industreal.

Publicidad

En porcelana

Jarrones Texturés que evocan varios acabados, para Industreal, en colaboración con Guillaume Delvigne, al igual que la cesta Percé.

La hora de comer

La Pion (Peón) es una mesa de comedor con patas lacadas y sobre de madera natural, que se suma a la serie de banquetas y mesitas para la firma Sancal.

Publicidad

La genio de la lámpara

Esta lámpara maravillosa integra la colección Saule, con finas tiras de cristal trenzadas. También las hay de sobremesa y de techo, editadas por Cristal Saint-Louis.