El universo de Astier de Villatte

Entramos en su casa y en su showroom.

el-universo-de-astier-de-villatte

La admiración y la amistad que sienten el uno por el otro les unió para iniciar el camino 
de la firma Astier de Villatte. Desde 
1990, Benoît Astier de Villatte e 
Ivan Pericoli crean colecciones de 
cerámicas esmaltadas y muebles 
de líneas antiguas que fascinan. Sus viviendas son el reflejo de su manera de vida, la que caracteriza a la antigua aristocracia francesa, de la que, 
en cierto modo, forman parte. 

¿Cómo se conocieron y cómo se decidieron a trabajar juntos?
Mientras aprendíamos dibujo en la Escuela de Bellas Artes de París y nos reuníamos en el estudio del escultor Georges Jeanclos, donde aprendimos a trabajar la arcilla. En 1996 uno de nuestros platos fue fotografiado por la prensa y fue tal el entusiasmo que pusimos un stand en Maison & Objet, cuenta Ivan. Empezaron los pedidos 
y, sin darnos cuenta, habíamos creado nuestra empresa, agrega Benoît.

¿Por qué el barrio latino para vivir?

Conocíamos el edificio, un antiguo hotel para pobres del siglo XVII que derrochaba personalidad. Sigue siendo un espacio donde todo cruje pero en 
el que se respira un espíritu que te 
desconecta del tumulto, como si vivieras en el campo. Tuvimos suerte que se liberaron dos apartamentos a la vez.

¿Qué fue lo que les conquistó?
Que no teníamos que hacerle nada, y a pesar de que tenemos una larga lista de proyectos, mantuvimos el estado algo decadente de las paredes y del suelo, 
ya que casaban perfectamente con el carácter antiguo de la mayoría de los muebles y objetos que poseíamos.

También mezclan elementos de 
diseño.
Sí, creaciones de amigos que nos han influenciado durante nuestra carrera. Y muchísimas chucherías 
que para nosotros tienen un gran valor tanto estético como sentimental.

¿Son acumuladores o espartanos?
No somos acumuladores, preferimos cultivar el espíritu, aunque nos damos 
cuenta que es misión imposible, ya que nos gustan demasiado los objetos.

Lo que nunca entraría en su casa
Un televisor; no estamos en contra pero nos quedaríamos pegados 
a él y no haríamos otra cosa.

¿Y lo que no puede faltar?
Creaciones de nuestros amigos de las que no nos cansaríamos jamás.

¿Qué será lo próximo? 

La colección de cerámicas Grand chalet, realizadas en colaboración con Setsuko Klossowska de Rola, la viuda de Balthus, y que están en venta en nuestra tienda desde junio.

¿Qué hace que sus casas resulten tan interesantes?
Que tienen pocos signos exteriores de riqueza y aún menos objetos nuevos; que reina una atmósfera armoniosamente desvencijada y embellecida por marcas surgidas durante décadas y en las que se vive sin miedo a que nada se rompa. Las señales de la construcción ayudan a aumentar aún más su belleza eterna y atemporal.

Publicidad

Ecléctico

Mezcla de objetos en el salón de Ivan: cabeza de yak (es parte de un traje 
de danza tibetano); sofá 
de la tienda L'Air du Temps;
 taburetes de la Galerie Salon 
y butacas de mercadillos.

Natural

En la tienda de Astier de Villatte encontramos piezas con aire vintage como estos pisapapeles de cristal con temas de naturaleza, de John Derian.

Publicidad

Un comercio diferente

Diversas piezas de la tienda de la rue Saint-Honoré.

Cálido

Sobre la chimenea de mármol del salón de Benoît, jarrones sicilianos antiguos, herencia 
de familia, y espejo recuperado.

Publicidad

Clásicos

En la cocina de Ivan, la sopera, un clásico de Astier de Villatte.

Como setas

Otro rincón de la tienda con muebles antiguos.

Publicidad

Sus preferidos

Un rincón con dos de los objetos favoritos de Benoît: mesa china y 
sillones de terciopelo de un mercado de Vanves. En la pared, una pintura de Benoît inspirada en David.

A dormir

En la habitación de Benoît, mantas 
de Khadi&Co y cuadro de Benoît.

Publicidad

Muy cómoda

Sobre la cómoda, diseño de Tsé&Tsé para Astier de Villatte; lámpara de L'Air du Temps.