Photo cool

El apartamento parisino del fotógrafo Matthew Brookes.

Salón con pared de fotografías

Su mirada curiosa, su sonrisa inocente y su cosmopolitismo absoluto definen al cotizado fotógrafo Matthew Brookes. Nació en Inglaterra, se crió en Sudáfrica y, desde hace años, vive a caballo entre Nueva York y París. En la capital francesa, en pleno barrio de Le Marais, es donde tiene su refugio, un apartamento de 60 m2 que, gracias a la reforma de Festen Architecture, destila charme por los cuatro costados. Hugo Sauzay, de Festen, nos cuenta que Matthew quería un apartamento típico francés; tener la sensación de París, de la calma y la luz. “Fue muy estimulante crear un ambiente con encanto en un espacio pequeño y pasar tiempo en los mercadillos para encontrar todos los elementos”, asegura. Sin duda, Matthew quedó encantado con el resultado.

¿Qué te conquistó de la casa?
Me enamoré de su energía (tiene una especie de aura que transmite calma) y los altos techos con vigas de madera me hicieron sentir el potencial para crear un gran espacio abierto.

¿Participaste en la reforma y la decoración?
El proceso fue una colaboración entre mi socio, mis arquitectos (Hugo y Charlotte) y yo. Eliminamos todo excepto los suelos, los techos y la chimenea. Quería conservar el maravilloso encanto histórico del apartamento y, después, añadir elementos orgánicos de piedra y metal, para darle un toque de loft New York, sin perder la esencia francesa. Elegimos el mobiliario para crear una sensación orgánica pero confortable; quería poder llegar a casa y relajarme por completo. Compramos el sofá nuevo pero la mayoría de los otros elementos proceden de rastros y anticuarios. Fue divertido mezclar antigüedades caras con piezas de mercadillo a buen precio.

¿Cómo defines el estilo de tu apartamento?
Yo diría que es un mix entre el clasicismo francés y el ambiente neoyorkino.

¿Qué materiales y colores te gustan para decorar?
Me encanta la madera antigua y el metal, como en un viejo atelier de artista. Para potenciar esta sensación, utilizamos viejos espejos Mercury y lino francés en el sofá, las cortinas y la ropa de cama. El hierro puso un toque más masculino y contemporáneo. En cuanto a los colores, como fotógrafo trabajo principalmente en blanco y negro, así que mi apartamento refleja eso, pero también es una forma de poder poner muchas imágenes juntas en las paredes sin que choquen; quedan más como un collage o un tapiz.

¿A qué artistas admiras?
Adoro el trabajo de Frank Lloyd Wright como arquitecto y de Rodin como escultor. También las obras de los fotógrafos clásicos en blanco y negro como Irving Penn y Herb Ritts.

La fotografía ocupa un papel clave en la decoración de tu casa...
La fotografía es mi vida y me aporta gran confort estar rodeado de recuerdos fotográficos e inspiración. La casa de mis padres estaba llena de fotos en b/n de la familia y creo que estar rodeado de fotos me aporta una gran sensación de confort y de calma, como cuando era niño.

¿Cuál es tu rincón favorito?
El salón; me encanta desaparecer en el gran sofá y soñar despierto mientras miro la lámpara de araña. También me gusta porque por la noche es el lugar donde paso tiempo con mis amigos. Es un rincón confortable... ¡y feliz!

¿Y tus piezas preferidas?
Adoro el espejo Mercury de madera tallada sobre la chimenea y la lámpara de araña, ambos del siglo XVIII.

Publicidad

Magia en un click

Por su objetivo han pasado celebrities de la talla de Helen Mirren, Brad Pitt, Orlando Bloom o Liv Tyler, y sus sesiones se han publicado en las revistas más prestigiosas. 

Sus mejores obras

La pared del salón está dominada por una composición de fotografías en blanco y negro de Matthew Brookes. Es su rincón favorito de la casa, con el sofá de Caravane donde se tumba "a soñar despierto" mientras contempla la lámpara de araña del siglo XVIII, adquirida en el Marché aux Puces de Saint-Ouen, París. 

Publicidad

Un recibidor con estilo

Desde la entrada ya podemos comprobar que al fotógrafo le encanta "para decorar la madera antigua y el metal, como en un viejo atelier de artista”.

Lo esencial

Una de las piezas favoritas de Matthew, el espejo Mercury del siglo XVIII, en madera, adquirido en un anticuario, preside la zona de la chimenea. El resto de objetos procede de diferentes mercadillos.

Publicidad

El glamour de lo antiguo

Respetar los suelos y las vigas originales no fue tarea fácil. "Lo más complicado fue rehabilitar la viga principal que estaba roída por las termitas", cuenta Hugo Sauzay, de Festen Architecture.

Apuesta minimal

La cocina es un espacio compacto, bien resuelto y, sobre todo, funcional. Según Hugo Sauzay, de Festen Architecture, dentro de las pautas de Matthew para la reforma, la cocina apenas tenía importancia.

Publicidad

Materiales naturales en el dormitorio

Como en el resto del apartamento, en el dormitorio de invitados también hay una clara apuesta por lo natural, con la ropa de cama de lino, adquirida en Chez Merci, y el precioso cabecero antiguo de madera en blanco y dorado decapado.

Sueños creativos

La mesa de madera con caballetes aporta un toque de "taller de oficios" con encanto artesanal, potenciado por detalles bien escogidos, como la máscara de esgrima o la amatista sobre el taburete. Todo procede de mercadillos de Francia, Bélgica... Sobre la cama, con ropa de Chez Merci, otra composición de fotos de Matthew.

Publicidad

Aparente decadencia

El cuarto de baño es un espacio sencillo, funcional, bien aprovechado y con un toque de encanto, gracias al espejo y a la grifería antiguos, ambos procedentes de mercadillos. Las lamparitas son de Chez Merci.

Les Danseurs

 Matthew Brookes, el fotógrafo más deseado por top models y actores, lanza este otoño su último proyecto, Les Danseurs, una verdadera joya de libro, editada por Damiani, que recopila exquisitas imágenes de los bailarines del Ballet de la Ópera de París (a la venta en librerías especializadas y en Amazon).