En busca del feng shui

Un piso en Taiwán que fusiona Oriente y Occidente.

Casa diáfana abierta al salón

Las mascotas están estrictamente prohibidas en el edificio de la ciudad taiwanesa de Kaohsiung, donde viven Rick y Doris Huang con su hija Pino, pero ellos han colocado la imagen de su adorado husky, Ham, en el salón. Con 122 m2 y vistas a un parque, este loft estaba compartimentado en exceso y decorado con pesados muebles de madera, un suelo blanco y cursis cortinas de encaje. Urgía adaptar la distribución a sus necesidades y actualizar su look, un tanto rústico, así que sus propietarios recurrieron al decorador Ivan Chen, del estudio Hao Design, quien confiesa que, además de duplicar la luz y utilizar materiales naturales, las demandas decorativas de la pareja fueron bastante simples: “sólo queríamos algo diferente”, señala Rick.
Aún en contra de la costumbre y filosofía oriental, en los que la cocina siempre se encuentra en habitaciones estrechas, oscuras y sin ventanas, la idea principal de Chen fue crear un salón abierto a la cocina, para que Rick diese rienda suelta a una de sus pasiones: cocinar. “Mi marido siempre se queja de que mi comida es comestible pero no deliciosa”, nos cuenta entre risas Doris mientras admite que sus habilidades culinarias son muy inferiores. Este potente cambio en la distribución y el uso de gran número de elementos industriales, como muros de hormigón, paredes de ladrillo visto o tuberías metálicas, ha sido lo que ha convertido este apartamento de tradición oriental en un espacio con claras reminiscencias de estética loft al más puro estilo neoyorquino.
Sobre la decoración, además de los muebles y las piezas de diseño, súper escogidas, que personalizan cada uno de los ambientes, sorprenden algunos inteligentes y bien pensados recursos, como la funcional estructura de hierro tubular oxidada, que separa la zona del recibidor del salón y cuya misión principal es evitar tener una visión directa de la ventana nada más entrar (un principio totalmente prohibido en el feng shui); la gran isla central de la cocina, cuya base está formada también por varias tuberías de hierro pintadas en amarillo chillón, o la vitrina hecha a medida en metal y vidrio del pasillo, donde lucen expuestas las diferentes colecciones de objetos fetiche de Rick, el propietario de la casa. 

Publicidad

Tradición y vanguardia

Con baldosas, de Roman Granit, el recibidor se delimita visualmente con una estructura de tubos de hierro que evita tener una visión directa de la ventana al entrar en casa, algo prohibido por el feng shui. 

 

Una pieza high tech

Además de por su estética, este original panel destaca por su practicidad: cuenta con una pizarra o espejo pivotante; un cojin acolchado para sentarse al descalzarse y el reloj, modelo Fnitter, de Ikea.

Publicidad

¡Qué buena vista!

Un gran ventanal permite contemplar desde el salón uno de los grandes parques de la ciudad taiwanesa de Kaohsiung. La butaca azul es el modelo Clara, de H&D Design. La alfombra Hampen es de Ikea.  

Salón: reino animal

En la pared destaca una pintura de Ham, el husky de la familia; sobre una de las mesas de centro, ideadas a medida en acero, el famoso Eames House Bird, diseñado por Charles & Ray Eames para Vitra, y en el sofá PS 2012, de Ikea, unos cojines de loros, de Decor Soul. El puf de cuero Post, de Piin.

Publicidad

Continuidad visual

La cocina, equipada con un mobiliario en MDF hecho a medida, el despacho y el salón se organizan en un mismo ambiente. En la zona de cocción, las paredes se protegen con unos azulejos verdes made in Spain, adquiridos en Cheng Feng. El horno es de la firma Bosch.

Para el chef de la casa

El interiorista Ivan Chen diseñó en el centro de la cocina una isla con una base de hierro pintado enamarillo y una estructura de hormigón, que se utiliza como superficie de trabajo y barra de desayunos y comidas. La silla metálica es de Tolix; la roja pertenece a la serie Folk Culture, de JR Studio Design, y la marrón, de On Design.

Publicidad

Abierto o cerrado

Para ahorrar espacio y ocultar el despacho siempre que se quiera, se instaló una puerta plegable en madera de fresno. Justo a la derecha, y a la altura exacta para tener fortuna según la tradición, se puede ver el santuario familiar. Los caballetes Lerberg, de Ikea, y una encimera en MDF dan forma a la mesa. El flexo rojo es de Working House, y la silla Madeleine Side Chair, de On Design.

Zona de trabajo en el pasillo

Con un aparador a medida, unas baldas en Formica y un taburete, de Working House, este hueco se aprovecha ingeniosamente. La lámpara pájaro Dove X Light, de Haoshi Design Naqsh. 

Publicidad

Va de retro

Una grabadora de 1960 y una radio vintage, de la firma Sony, compradas por el padre de Rick, decoran la estantería con trasera de acero. El sujetalibros de perro en resina es de Parlane. 

Con ladrillo visto

Este material de la pared del pasillo, separado visualmente mediante una vitrina de metal y vidrio, acentúa el look industrial de este loft oriental. Por otro lado, el revestimiento de pizarra es muy práctico para poner notas. La puerta de la derecha nos conduce al dormitorio principal.