Look nordic mix

La casa del director de 'Elle Decoration Suecia'.

Salón natural escandinavo

A la tercera va la vencida. Después de residir en dos viviendas diferentes en la zona de Sköndal, a las afueras de Estocolmo, el director de ELLE Decoration Suecia encontró hace dos años lo que considera su hogar definitivo. "Esta es la casa de nuestra vida, ¡nos estaba esperando!", comenta emocionado. Una villa midcentury protegida, que fue diseñada (y habitada) por el arquitecto Eskil Sundahl, y que Svante y su familia rehabilitaron con exquisito gusto.
¿Qué te enamoró de ella? En primer lugar, su ubicación. En segundo lugar, su ubicación. Y en tercer lugar, ¡¡¡su ubicación!!! Nos encanta la sensación de estar solos, con el bosque detrás.
¿Cuál es el alma de la casa? Las buenas vibraciones que transmite: me dice todo el rato que éste es nuestro sitio. Y su arquitectura, con esos amplios ventanales, que ofrece auténticos retratos vivientes del exterior. Adoro contemplar el paso de las estaciones.
¿Qué objetos han sobrevivido a las mudanzas? Todas las piezas que he ido coleccionando a lo largo de mi vida, porque creo que reflejan mis vivencias, un concepto muy ELLE. Yo pienso que nuestra casa es la representación de nuestra vida. Por eso no me gusta nada el estilo elitista. ¿Quién quiere vivir en un decorado?
¿Ha habido nuevas adquisiciones? No, todo lo que teníamos encajaba en la casa. Eso sí, lo hemos combinado para crear un estilo personal. Por ejemplo, el sofá de B&B Italia lo hemos colocado junto a uno vintage porque crea una sensación muy revitalizante.
¿Cómo definirías tu estilo? Como un completo mix de todo. Odio cuando alguien copia un estilo que ha creado otra persona. Por eso, desde ELLE Decoration tratamos de dar a nuestros lectores la inspiración para que sean ellos quienes decidan.
¿Cuál es el secreto para mezclar y acertar? Escuchar a tu corazón y no tener miedo. ¡Si algo te gusta, quedará bien!
¿Qué prefieres, el alto diseño o el tradicional? Un mix de ambos. El primero puede resultar agotador si se abusa de él.
El mueble que más te gusta de tu casa es... Aunque no te lo creas, el sofá Charles. Es pura calidad (tanto desde el punto de vista estético como en cuanto a materiales) y una pieza atemporal.
¿Y tu rincón? La zona de la chimenea, no sólo por lo acogedora que resulta, sino por la arquitectura de ésta: es una obra maestra.
Qué me dices de la zona de estudio, ¿trabajas en casa? Como casi todo el mundo, a veces me toca llevarme trabajo. Estoy 9 ó 10 horas en la oficina, pero luego estoy pendiente del correo aquí.
¿A qué se debe tu inmensa colección de relojes y jarrones? Una casa nunca tiene suficientes relojes ni jarrones (risas).
Y las plantas, ¿qué te aportan? Me encanta ver crecer las cosas: flores, vegetales... También este verano tendremos 4 ó 5 gallinas.
¿Te encargas del jardín personalmente? Sí, por supuesto, es mi manera de conectarme a lo esencial. Si no hubiese sido periodista, me habría gustado ser jardinero o carpintero. 

Publicidad

Un rincón de lo más natural

La otomana Charles, de Antonio Citterio para B&B Italia, preside esta zona del salón y hace las veces de mesa de centro. A sus pies, una alfombra verde que evoca el césped, modelo Moss, de Gunilla Lagerhem-Ullberg para Kasthall. El sofá de madera es un mod. sueco del s. XIX. En la pared, obra de cerámica Gamla Stan, de Lisa Larson. 

Fortaleza inexpugnable

La casa, considerada patrimonio nacional, está protegida de miradas indiscretas por una enorme pared de ladrillo amarillo. Tan solo deja entrever el jardín, que se alza sobre un muro de 7 m. La entrada está custodiada por bojs, geranios, laureles...

Publicidad

Todo en armonía

La calma se pasea por un amplio salón de  75 m2. Destaca un jardín interior encastrado en el suelo, que conecta con el exterior a través de unas grandes ventanas panorámicas. Sofá blanco Charles, de Antonio Citterio para B&B Italia; butaca verde de los años 50; camarera de los 60 y lámpara de mesa Costanzina, de Luceplan.

El salón

Con estanterías Libri, de Swedese, y camarera vintage

Publicidad

Menú escandinavo

El comedor aglutina un delicioso cóctel en el que se dan cita piezas midcentury, como la mesa danesa de teca, de Peter Hvidt; las sillas Lilla Åland, de Carl Malmsten, o el armario Krus, de Yngve Ekström. La silla de bambú es francesa, y la lámpara de pie está hecha a mano por Pierre Forsell para Skultuna.

En la cocina

Librería Pilaster, de Källemo; lámpara, de Holmegaard, y silla redonda Chair 66, de Artek.

Publicidad

Zona de trabajo

Con la silla Sjuan, de Fritz Hansen; mesa Øresund, de Karl Andersson & Söner, y butaca Jetson, de Dux. 

Dormitorio infantil

En el cuarto de su hija, papel Pip, de Intrade; nórdico Key West Paisley, de Gant, y reloj, de Vitra.

Publicidad

Al final de la escalera

Moldeada en una sola pieza, espera una simpática sorpresa: el pony Molly, una escultura de madera tallada a mano por un familiar de Svante. En el techo, un tubo de cobre con focos aporta el toque handmade industrial. Es el modelo Star, diseñado por Jonas Bohlin para la firma Örsjö Belysning. 

El tiempo es oro

Al menos para Svante, apasionado coleccionista de relojes. De izda. a dcha. y de arriba a abajo: blanco, de +/-0; con punto rojo, de Arne Jacobsen; con marco plateado, de Time Studio Stockholm; de cobre, de Georg Jensen; cuadrado y redondo negros, de Braun, y con números romanos, de Alessi.