Surf in the USA

Una espectacular cabaña en Florida.

Una casa frente al mar en Florida

'El hogar es una extensión de nosotros mismos'. La universalidad de esta frase no nos coge por sorpresa, es frecuente escuchar que nuestra casa es un reflejo de nosotros mismos, al igual que dicen que cada perro se parece a su dueño. Para Chad James, mezclar nuestras experiencias y estilos es sólo la mitad del camino. Inspirándose en el entorno, las puestas de sol, las arenas blancas y el azul del mar este exitoso interiorista intenta imitar los matices de la naturaleza en el interior.

Los azules turquesa crean olas tranquilas, mientras la madera intenta emular la arena durante la marea baja en una noche fresca de verano. Las obras de arte en la entrada principal no son más que reminiscencias de marismas cercanas.

La casa original fue construída en 1989, renovada de pies a cabeza, Chad 'jugó' en la arena moldeando la casa durante un año. Trabajó con un arquitecto local, creó toda la escalera, instaló un techo nuevo y en definitiva subió la casa de nivel. Diseñó una extraordinaria piscina que llega hasta la entrada. Chad siempre se ríe y afirma: "Literalmente tuve que crear la puerta principal. De lo contrario seguiría habiendo una entrada de coches que te llevaba a esta casa casi bañada por el mar.

El entretenimiento estaba en la visión del cliente y Chad quiso jugar. Florida y sus playas habían sido parte de su vida y no cabía en la visión del cliente un hogar lejos de este área. Vivir a escasos metros de la playa era la única opción para refugiarse de sus ajetreadas vidas y ¡no podían olvidarse de sus hijos!, allí pasarían tiempo de calidad y podrían seguir creando nuevos recuerdos.

Publicidad

Vistas de ensueño

Un oásis con vistas al mar y sabor a sal. Un ambiente de colores cálidos y puros, cremas y blancos, fundidos con azules turquesa que bien parecen traídos por las mismas olas que rompen a la entrada.

Black & White

Una fachada asimétrica y bicolor rodeada por terrazas espaciosas y conquistada por la bandera americana. En primera línea de playa y con 4 plantas de altura, esta casa construída en arenas floridenses disfruta de unas vistas idíicas al Golfo de México.

Publicidad

Un columpio en el mar

Un ambiente con sofás claros y suelos de madera, presidido por un columpio leñoso sujeto con cuerdas marineras, un espacio idílico para descansar o navegar por las letras de un buen libro.

Bajo la hegemonía del blanco los tonos azules adquieren importancia, cojines, libros o un accesorio decorativo.

Un comedor con vistas

¿Una comida con vistas al mar y una palmera de invitado? Posible con esta mesa de madera con bordes naturales y capacidad para una decena de comensales, acompañada de unas sillas blancas de fibra natural.

Sobre la mesa una pieza grisácea con complejo de concha y unas velas claras de varios tamaños sobre una bandeja de madera oscura, perfectas para iluminar las veladas.

Publicidad

Una ventana al Golfo

La casa cuenta con unas vistas casi utópicas al Golfo de México, despertares junto a aguas cristalinas o palmeras de un verde vivaz. Las paredes y pilares que abundan en la casa parecen reflejos de las arenas blacas de la orilla, una idea de interiorismo que según el propio Chad James, auna artificio y naturaleza.

No es lo que parece

Unas animadas tablas de sur a primera vista y unas duchas muy orginales a segunda.En una casa que reinan los tonos neutros y sólo se atreve a romper con azules estas tablas policromáticas llaman la atención, no sólo por sus colores sino por su uso.

 

Publicidad

Lluvia surfera

Unas tablas de estio vintage y colores llamativos, reinventadas pero sin perder su conexión con el agua. El conjunto de ducha en dorado y con manillas en blanco es la perfecta conbinación creando un ambiente armonioso que mezcla interior y exterior.

Armonía cabal

Ambientes diferentes que comparten color y estilo. Un concepto abierto donde la luz natural llega a cualquier rincón, una mezcla de lo sencillo y natural, suelos de madera, con piezas más sofisticadas como la lámpara en tonos melocotón.

Publicidad

Sofisticación natural

Una entrada sin artificios, en tonos blancos y tierra, la madera oscura de la mesa contrasta con el blanco del diván y los colores marga se mezclan con el verde de las plantas.

Una lámpara de tonos melocotón y colgada con cadenas preside el ambiente.

Detalle gamberro

Una pieza gamberra que rompe con el estilo general de la casa, una mano en color oro que muestra un dedo descarado, al lado, una vela en cristal rojo y dos libros bajo unas cajas bicolor en azul y blanco.