La mansión de Cher

Muy original y por supuesto, en Beverly Hills.

La mansión de Cher en Beverly Hills

Quedan escasas aquellas metas creativas que Cher no haya logrado cumplir, la diosa del Pop supo renacer en el momento oportuno junto con sus trajes exóticos y un show en televisión. Atrás quedó aquella joven tímida incapaz de mirar a la audiencia, que cantaba para Sonny Bono y soñaba con Hollywood.

Cher floreció en una tierra árida, su madre se divorciaba con asiduidad y carecía de dinero. En 1970 fue capaz de comprar 1,6 hectáreas en Benedict Canyon Drive, Beverly Hills y participó en las tareas de diseño y decoración de la mansión. La propiedad no permaneció en sus manos ya que fue vendida al actor Eddie Murphy. Los actuales propietarios adquirieron la mansión en 1994 y comenzaron a comprar las tierras cicundantes, quisieron embarcarse en un enorme proyecto; la finca encuestre de 6,5 hectáreas que es hoy en día.

Top Ten Real State

Publicidad

Mansión en Beverly Hills

La mansión cuenta con un entorno natural privilegiado que añade privacidad y carácter a la propiedad.

Más de lo que parece

La entrada no parece anticipar los 1858 metros cuadrados que posee la mansión. Además tiene una casa de invitados de 650 metros cuadrados.

Publicidad

Bienvenida escarlata

La mansión cuenta con una entrada presidida por dos puertas de color escarlata y un muro cubierto por la naturaleza.

Oculta y privada

En la entrada se ejemplariza la privacidad. Se intuye la propiedad pero la propia naturaleza la esconde entre sus hojas.

Publicidad

Entre palmeras

La fachada, en color blanco, escondida tras palmeras que no dejan ver, en su totalidad, las líneas de la casa.

Piedra

La piedra también es protagonista y llenas las paredes y muros exteriores de esta enorme mansión.

Publicidad

Un castillo en apariencia

La mansión cuenta con una torre en piedra y galerías a sus lados.

Finca encuestre

Los actuales dueños quisieron convertir esta mansión en una finca encuestre.

Publicidad

Ventana al jardín

Desde el pórtico, donde se encuentran los establos, tenemos una vista al inmenso jardín que rodea la finca. Un entorno perfecto para los caballos.

Estilo medieval

La sala de estar posee una decoración que recuerda al medievo; la lámpara de hierro con velas, la piedra o las mesas en madera.