Vivir en armonía

Una villa tradicional en Bolonia, habitada por una maestra de yoga.

Armonía con la naturaleza

Todo comenzó con una fiesta temática de Woodstock. Aquel evento fue el punto de partida de la nueva vida de esta típica casa emiliana de los años 60 y, por ende, de su propietaria, que abandonaba una etapa vital complicada y celebraba de esta peculiar manera su 50 aniversario. "Cubrimos las paredes de graffitis y cambiamos radicalmente el interior", cuenta la dueña, una maestra de yoga que vive con su hijo adolescente y su perro Ridgeback de Rodesia, cuyo nombre espiritual no se puede mencionar. Su idílica ubicación, en una colina, aislada por abundante vegetación y a sólo cinco minutos de Bolonia, fue lo primero que le enamoró. "Desde hacía muchos años ansiaba vivir en el campo, pero cerca de la ciudad, porque para mí es muy importante estar en armonía con la naturaleza", comenta. Precisamente la búsqueda de ese equilibrio fue el leitmotiv que guió su rehabilitación, llevada a cabo por un arquitecto milanés amigo suyo, Massimiliano Locatelli, del estudio CLS Architetti, y el estudio Pierluigi Molteni, de Bolonia. "La idea era reinterpretar el carácter original de la villa borghese -que es su alma- y fusionarlo con un interior contemporáneo, que reflejase mi personalidad", explica ella.

Por eso, aunque la construcción estaba deteriorada, se respetó la arquitectura exterior, con ligeras modificaciones. Los 400 m2 que tenía en origen, distribuidos en tres plantas, se convirtieron en 700 m2 con otro piso adicional transformado en ático, que alberga una sala de música y las habitaciones de invitados. A su vez, se incorporó el porche porticado al salón, con los arcos originales acristalados, que encuentran un espejo en las ventanas oversize del lado contrario. Con ello se logró un espectacular flujo de luz y una integración total del paisaje, que es el verdadero protagonista. También se prestó especial atención a la sostenibilidad de los materiales: el exterior se revistió con lana de roca, un aislante ecológico, y el interior, con paredes revocadas con cal natural y un parquet de madera recuperada, que recuerda a los clásicos de los apartamentos de estilo haussmaniano de París. Eso sí, sin descuidar la parte tecnológica. "Me gustan las comodidades, no soy una hippy", reivindica la propietaria. Lo cual se traduce en un sistema domótico que controla toda la casa, un confortable suelo radiante y diversas medidas antisísmicas.

Esto, sin embargo, no resta ni un ápice de encanto a la decoración, de la cual se encargó ella personalmente, con inspiraciones que van desde el París dieciochesco al art decó, y piezas atesoradas en anticuarios y mercadillos. "Me apasiona el vintage", confiesa emocionada. Cada elección ha sido meditada e incluso peleada: "En ocasiones discutía con los arquitectos, porque quería un diseño que respondiese a mis necesidades reales". Una de ellas, incuestionable, era que la cocina estuviese abierta al salón, "porque siempre tenemos amigos para cenar. Para mí es el corazón de la casa. Viví dos años en la India en un ashram (un lugar espiritual), donde cada miembro tiene que ofrecer un servicio. Yo era la jefa de la cocina, porque creo que es donde está la vida. Por eso era imprescindible que fuese amplia y la uní al salón, con una estantería-despensa donde los libros de cocina se mezclan con las latas de conservas. No es que me falte espacio para recibir, pero al final los invitados siempren acaban aquí, porque la comida es energía divina que atrae a todo el mundo", sentencia. Esta magnética fuerza se extiende al resto de la casa y la convierte en un retiro perfecto, donde el buen karma ha decidido quedarse. •

Publicidad

Saludo al sol

La luz natural inunda el jardín, con dos butacas de mimbre de los 60's, de Fiorenza Tarroni Studio, y el salón, con una mesa mid-century, mod. Surf, de Delta Bo.

Porche porticado

La arquitectura emiliana típica de la zona, con un precioso porche porticado, acompaña al diseño reposado del paisaje. El cerramiento es de hierro corten. Una síntesis perfecta entre tradición y modernidad.

Publicidad

​Love vintage

La pasión de la propietaria por las piezas antiguas queda patente en el salón. En primer plano, un sofá de capitoné recuperado, revestido en piel blanca. Enfrente, una lámpara retro de metal cromado. Al fondo, en la zona de comer, la figura de madera con forma de pájaro entona un canto al diseño. Es el mod. L'Oiseau, de Vitra.

Puertas abiertas

Un cerramiento de hierro envejecido y vidrio divide la cocina y el comedor. En la pared, una obra del artista Piero Pizzi Cannella.

Publicidad

Butaca

Sube la temperatura. Junto a la chimenea, una explosiva butaca morada, modelo P32, de Borsani para Tecno, al igual que la mesita de acero.

Mesa de hierro

Panton elevado a las alturas, por obra y gracia de sus lámparas, modelo Flowerpot, de &Tradition, combinadas según diseño de la propietaria. En torno a la mesa de hierro, realizada con materiales reciclados, se encuentran las sillas Medea, de Vittorio Nobili. La cocina, de acero con encimera de granito negro, es de Boffi.

Publicidad

Aparador de los años 40

En modo "ON". Es lo que sugiere la escultura compuesta por dichas letras. Es una creación de los italianos Ottonella Mocellin y Nicola Pellegrini, de la Galería Lia Rumma. Reposan sobre un aparador recuperado de los años 40, que se ha teñido de color nogal. El marco también es vintage.

Sillas verdes

El que con verde se atreve... Por guapo se tiene. Haciendo un guiño al exterior, las sillas del comedor se han tapizado en este tono. Son un modelo recuperado, de Fiorenza Tarroni Studio. Mesa Tulip en madera, de Saarinen by Knoll, y lámpara cromada de los años 60, de George Kovacs.

Publicidad

Lámpara de pie

De anticuario son algunas de las piezas del dormitorio, como la lámpara de pie o la escultura sobre la cama, un invernadero de latón del artista norteamericano Curtis Jeré.

Pufs bordados

Neoclasicismo... iy algo más! románticos pufs bordados, realizados por una amiga de la dueña, conviven con unos abanicos de plumas enmarcados, procedentes de la isla de Java.