Un loft en Brooklyn. The place to be!

Mega loft de 800 m2 en uno de los barrios de Brooklyn con más futuro. Te vas a morir de envidia.

Ahora que Williamsburg ya se ha gentrificado y Bushwick está en proceso, es Gowanus el barrio de Brooklyn que comienza a vivir su momento de gloria. Pero pasará. ¿Y después? Todas las miradas apuntan a Sunset Park, una zona ocupada en la actualidad por almacenes, embarcaderos, fábricas, muelles... y enormes edificios en desuso que se están convirtiendo en objeto de deseo para arquitectos, diseñadores y artistas. Es aquí donde la estilista holandesa Carin Scheve tiene, junto a su marido, Franceso Caramella (arquitecto y escenógrafo), y su hijo Milo, su vivienda. Bueno, por llamarla de algún modo, porque en realidad es un espacio multidisciplinar donde viven pero también realizan shootings de moda y deco, diseñan,
organizan eventos... Y es que 800 m2 dan para mucho. Las generosas dimensiones fueron tan sólo uno de los motivos por el que se trasladaron aquí. "Buscábamos un gran espacio que fuese
asequible, y nos enamoramos del aire industrial del espacio y de la zona. También tuvimos la sensación de que el barrio se convertirá pronto en algo interesante", nos cuenta Carin. "La verdadera clave para elegir esta casa en concreto fueron las vistas y la terracita que da a la Estatua de la Libertad", añade.

El sencillo interior permite ver la belleza industrial de épocas pasadas: impresionantes ventanales de acero, suelos y sólidas columnas de cemento, grandes radiadores de fábrica, tuberías vistas pintadas de rojo... El marco perfecto para que Carin diese rienda suelta a su creatividad decorativa. Muebles recuperados, diseños propios, piezas de autor y objetos de mercadillos y procedentes de sus múltiples viajes conforman los ambientes que se suceden consecutivos, sin barreras visuales. El resultado no podía ser más especial. No en vano, Carin ha trabajado, como estilista de interiores y de moda, para las revistas más cool y las firmas más punteras: Hermès, Cartier, Kate Spade, Calvin Klein Home, Piero Lissoni (trabajando con él, conoció a su marido), Boffi, Cassina, Living Divani... La pasión de Carine por su casa es incuestionable cuando habla de ella: "Lo mejor es el gran espacio, las posibilidades que ofrece para transformarlo y tener un montón de gente de visita. Podemos trabajar aquí, crear grandes proyectos. Adoramos las vistas, es lo mejor. Es como estar fuera de la ciudad, pero estamos justo aquí. Las vistas del agua, del cielo, las nubes que vienen, los barcos que pasan... esto despeja tu mente." Sin duda, un lugar mágico para convocar a las musas.

Publicidad

Mega loft de 800 m2

Mega loft de 800 m2 de Carin Scheve en uno de los barrios de Brooklyn con más futuro

Ventanales de acero

El sencillo interior permite ver la belleza industrial de épocas pasadas: impresionantes ventanales de acero, suelos y sólidas columnas de cemento, grandes radiadores de fábrica, tuberías vistas pintadas de rojo...

Publicidad

Carin Scheve y Francesco Caramella

Retrato de Carin Scheve con su marido Francesco Caramella y su perro Mia, frente a lo que la diseñadora denomina "su patio verde interior".

​Sin barreras

Una zona de estar con espíritu hipster dominada por un sofá y una gran mesa de centro recuperados y restaurados. Las lámparas marcan el estilo industrial: la roja de pie es un diseño danés vintage de los años 50, de Raak Verlichting; y la de suspensión es el modelo Riviera diseñada por Paola Navone para Crate & Bonell.

Publicidad

Fachada del edificio

Fachada del edificio.

Uno de los edificios del barrio

Uno de los edificios del barrio visto desde el loft.

Publicidad

Sucesión de ambientes

Sobre dos mesas diseñadas por Carin y Francesco: candelabro sueco (encontrado en Miami) y bol procedente de mercadillo. En torno a la mesa, sillas de distinta procedencia: una Ant, de Arne Jacobsen para Fritz Hansen; cuatro sillas vintage de los Eames, de Herman Miller, y el resto recuperadas. En la cocina: mostrador e isla diseño de Carin y Francesco; carrito, sillas y lámpara procedentes de mercadillos.

La zona de estar con sofá

La zona de estar con sofá y sillas recuperados y butaca reclinable Pernilla Lounge, de Bruno Mathsson.

Publicidad

Puesta en escena

Iluminada por el antiguo chandelier francés, adquirido en un mercadillo, se instala el área de trabajo. La mesa y los bancos fueron diseñados por Carin y Francesco, encargados a un amigo herrero y a un carpintero. Sobre la mesa, gran jarrón azul, de Global Table. Detrás de la verja metálica está el espacio de almacenaje de Carin para sus producciones: bicicletas, sillas...

Máscara africana

En la cocina: máscara africana; obras de arte de Carin Scheve; taburetes de Junk (en Williamsburg) y antiguo frigorífico convertido en armario.