Un monasterio del s. XV rehabilitado... ¡Todo un palazzo!

Donde hace seis siglos se oraba, hoy se rinde culto al diseño y al 'slow life'. Bienvenidos a este antiguo monasterio reconvertido en palacio. ¡Una auténtica bendición!

Claustro

El lujo olvidado del silencio y la privacidad son dogma de fe en este antiguo monasterio del siglo XV, ahora reconvertido en palazzo. Tanto, que sus propietarios guardan celosamente el secreto de su ubicación y tan solo se atreven a confesar que se encuentra en algún lugar recóndito de Milán. No hace falta saber mucho más. Cuando uno traspasa el umbral de sus puertas es consciente de que aquí "cualquier tiempo pasado" fue extraordinario. Al menos en lo que a la arquitectura (poderosa y auténtica protagonista) se refiere. Por eso se trató de respetar al máximo en la restauración, a la vez que se potenció su encanto innato con un interiorismo contemporáneo.

La arquitecta italiana Paola Carpineti fue la maestra de ceremonias encargada de que esta unión entre tradición y modernidad se convirtiese en un matrimonio tan bien avenido. El secreto del éxito, como ella misma cuenta, ha residido en captar el espíritu de la casa y, sobre todo, en saber interpretarlo con una visión de conjunto que transmite un dominio absoluto de la composición, el equilibrio y el color.

Todo gira en torno al claustro, alma mater del palacio, con jardín y pozo de la época incluido. Alrededor de él se organizan dos galerías, una en el nivel inferior y otra en el superior, que albergan las diferentes habitaciones. El interior se erige como un remanso de paz y armonía, donde las muebles de diseño se han integrado casi de forma natural. Para calentar la atmósfera, la arquitecta apostó por una paleta de grises, blancos y tostados. Pero, además, la nota cozy la ponen algunos objetos de la familia, que se combinan con piezas artesanales, pequeñas creaciones hechas a medida y obras de arte. Y es que, para Paola Carpineti, estos particulares detalles han jugado un papel esencial a la hora de convertir lo que fue un lugar de oración en un lujoso refugio desde el que ver la vida pasar.

Publicidad

El claustro

El claustro, que acoge un hermoso jardín, es el eje vertebral de la vivienda. Conexión in & out.

Publicidad

Salón

La huella del tiempo permanece inalterable en la arquitectura del salón. En la decoración, sofá modular Michel Effe, de Citterio, al igual que la coffee table blanca, mod. Frank, y el puf circular, modelo Harry; alfombra gris, mod. Suavis. Todo de B&B Italia. Mesitas de vidrio de colores, de Discipline; alfombra bicolor, modelo Tülü, de Altai, y cuencos esmaltados, de la galería Clio Calvi Rudy Volpi.

Publicidad

​Juego de luces y sombras

Se produce entre el jardín exterior, por cuyas arcadas trepa un rosal, y el interior del palacio. La planta de abajo, además, ofrece una magnífica perspectiva de la galería del piso superior.

Publicidad

Butaca y otomana

En el interior, butaca y otomana, modelo Almora, de Doshi Levien; en el porche, Fat-Sofa Outdoor, de Urquiola, y mesita Springtime, de Jean-Marie Massaud. Todo de B&B.

Publicidad

¡De piedra!

Realizada en mármol de Carrara, la mesa de centro, modelo Diesis, de B&B Italia, centra el foco de atención en el living. Sobre ella, jarrones de cristal, de Iittala. Ora et labora.

Publicidad

Consagrado al arte

En el comedor destacan las piezas artesanales, como el bol de mármol, de When Objects Work, sobre la mesa, mod. Oskar. Sillas, modelo Papilio Shell, y aparador Athos. Sobre éste, florero de vidrio, de Venini; azulejo handmade y jarrón blanco, de Nicola Fasano, y recipientes vintage, de Clio Calvi Rudy Volpi. Lámpara Dandelion, de Moooi.

Publicidad

Despacho

Donde hace 600 años se rezaba, ahora se trabaja. En el despacho, mesa Tobi-Ishi, de Barber & Osgerby; butacas Husk '15, de Urquiola, y estantería Shelf, de Fukasawa. Todo de B&B Italia. Lámpara, Spun Light T, de Flos.

Publicidad

A cuerpo de rey

El dormitorio invita al descanso con piezas sobrias y elegantes: cama Charles, con plaid Clovis; cómoda Surface, de Van Duysen; butaca Piccola Papilio, de Fukasawa, y alfombra Suavis, todo de B&B Italia. Manta de piel, E15, de Canova Milano. Lámpara verde, mod. Piani, de Flos.

More from Elle: