Un palacio rehabilitado en Italia

El arquitecto Jacopo De Carlo, convirtió este edificio del siglo XVII en un bed & breakfast de lujo en Gallipoli, en la hermosa región de Puglia, entre dos mares, el Adriático y el Jónico. ¡Reserva en el palazzo!

palacio en italia

En el corazón medieval de Gallipoli, un edificio del siglo XVII que redescubre su magia con un guiño contemporáneose convirtió en el hogar de una familia lombarda, verdadero remanso de tranquilidad. "Fascinados como siempre por este escenario tan auténtico, estábamos buscando una casa familiar de vacaciones y nos encontramos con esta magnífica construcción centenaria escondida en el casco viejo de la ciudad. Aunque era demasiado grande, de repente surgió la idea de convertirla en bed & breakfast, y acepté de inmediato el desafío de comenzar su restauración". Dice el propietario, Jacopo De Carlo, arquitecto y cofundador del estudio milanés De Carlo Gualla que ha trabajado en recuperarla.

Tenía la estructura de patio clásico, una fachada que se abre en la primera planta a través de un gran arco y una terraza orientada a una callejuela. Se mantuvieron la estructura original del edificio y la distribución interna pero, por supuesto, actualizados para responder a las necesidades actuales. Alrededor de la gran sala de estar, con techo en forma de estrella y una altura considerable de seis metros, se distribuyen las seis habitaciones, las áreas de servicio y una cocina común. El salón es el verdadero corazón de la casa, donde recibimos a los huéspedes, nos reunimos para descubrir nuevos itinerarios por la zona o nos relajamos tras intensos y gratificantes días en el mar.

Los colores permanecen fieles a los típicos de una casa de Salento y recuperan los tonos existentes en las paredes, con el fin de seguir la pista y guardar recuerdos del pasado. Durante los trabajos de restauración, aparecieron las capas originarias y el resultado es lo que se ve hoy, una mezcla curiosa que contrasta con el blanco del techo abovedado. Mobiliario a medida con piezas seleccionadas de diseño contemporáneo son capaces de comunicarse, en gran medida, con la arquitectura sin competir y creando una atmósfera especial, natural y muy agradable.

Una nueva terraza de tres niveles, situada en la parte superior del palazzo, que recuerda el clásico puesto de vigilancia, crea un acogedor espacio al aire libre donde se puede disfrutar de una increíble vista del mar y de los tejados de Gallipoli. En todos los misteriosos interiores, los elementos tradicionales se mezclan con muebles de diseño contemporáneo que, respetuosamente, realzan la naturaleza del lugar. "Recibimos a invitados de todo el mundo y, a veces, para la cena cocino un gran pescado comprado muy temprano a los pescadores del puerto, ponemos la mesa en la terraza para comer juntos a nuestros huéspedes del bed & breakfast, que hemos bautizado como Casa Galateo, que puede ser traducido como de buenos modales en el sentido de vivir juntos y convivir con buenas formas y en armonía", dice el arquitecto Jacopo DeCarlo, que nada más salir de Milán se refugia aquí, con su esposa y su tres hijos, encantados de compartir con sus huéspedes el encanto de este lugar tan especial. •

Publicidad

Friso en la escalera

El color rojo de la fachada tiñe el friso de la escalera, para desembocar en la típica loggia en el primer piso.

Publicidad

Lámpara

El techo blanco de forma estrellada contrasta con las paredes en ocre y enfatiza la enorme altura de la estancia. Un espacio perfecto para la lámpara Organic Atomic, de Pieter Adam, con esferas de cristal de Murano. Los bancos y las mesas son de la Frame Collection, de Pols Potten.

Publicidad

Chimenea

La embocadura de chimenea es signo de respeto porque el sistema de calefacción se actualizó. Los pufs y las estanterías, de Pols Potten.

Publicidad

Techo abovedado

La cocina, también con techo abovedado, es un diseño a medida del arquitecto que siguió esta idea: "a espacios diferentes, colores distintos".

Publicidad

Más que comer

Dado el carácter de la casa, que recibe invitados, un área de la cocina cuenta con un cómodo sofá. Porque los dueños entienden que la actividad de cocinar también es un acto social.

Publicidad

Mobiliario flexible

Compartir es vivir, de ahí que el mobiliario elegido sea flexible. Una fotografía de un bodegón, realizada por Matteo Cibic para Paola C, preside la sala de estar. Las mesas y asientos son de la misma firma holandesa, y el aplique, de la serie Organic Atomic, de Pieter Adam.

Publicidad

Patio cubierto

Mignano es la palabra que en Salento emplean para llamar a este espacio de la loggia, típico de los palacios centenarios de finales del s. XVI, una especie de patio cubierto adosado a la casa y abierto a la calle a través de un gran arco.

Publicidad

Paredes celeste

Dormir como en el cielo. Un arco de medio punto y paredes en celeste componen este original dormitorio. La cama se eleva sobre un podio de madera, que se prolonga hasta formar el cabecero. El taburete Zig Zag es de Pols Potten.

Publicidad

Cuarto de baño

Seña de sofisticación. Lo es la forma en que los elementos añadidos al continente centenario permanecen en un segundo plano, sin alterar la esencia de la estética original.

Publicidad

Cabinas que albergan vestidor y ducha

Descanso minimalista. Uno de los dormitorios principales del palazzo sigue una depurada estética, que mezcla antiguo y moderno, para crear un ambiente sosegado que permite a la arquitectura su papel protagonista. Dos cabinas que albergan vestidor y ducha de austera factura lo demuestran.

More from Elle: