La grande bellezza: Una torre en la Toscana

En una torre toscana del XIV, el arquitecto Roberto Baciocchi ha desplegado los objetos coleccionados con mimo a lo largo de su vida. Un 'totum revolutum' al que da coherencia su amor por la estética.

Una torre en la Toscana

La búsqueda de la calidad y la personalidad, en todas sus formas. La experimentación continua, el respeto por la tradición y la reinterpretación de los cánones estéticos clásicos. La innovación y el impulso creativo. Éstos son los principios de la filosofía que rige al estudio del arquitecto Roberto Baciocchi en todos sus proyectos y la que ha llevado a la práctica en su propia residencia, una torre de muros de piedra situada enfrente de una iglesia quinientista, con la que comparte una pequeña piazza de Reazzo, la localidad toscana elegida por Benigni para rodar "La vida es bella".

La casa se desarrolla alrededor de un jardín interior, en el que el arquitecto realizó algunas excavaciones hasta devolverlo a su estado primigenio, y está distribuida en cuatro plantas conectadas por una gran escalera de piedra. Baciocchi, conocido por ser el colaborador en el que Miuccia Prada confía ciegamente para dar forma a sus tiendas y por firmar las rehabilitaciones de algunos edificios míticos de Italia, ha querido mantener el estilo original de la construcción (levantada en el siglo XIV, ampliada en el XVI y finalizada en el XVIII), restaurando, sin ocultar el paso del tiempo, sus molduras irregulares, sus grandes ventanales y sus techos panelados, atravesados por vigas a la vista y adornados con frescos. Pero este conservadurismo no se ha trasladado a la decoración, en la que el arquitecto ha decidido no atenerse a un solo estilo o época, y mezclar piezas tan dispares como antigüedades, primeras ediciones de iconos del siglo XX, creados por Matégot, Panton, Saarinem o Mangiarotti; alfombras con estampados ópticos y colores vivos típicos de los 70; diseños y prototipos ajenos y propios, y arte contemporáneo. Éstos son los objetos que ha coleccionado a lo largo de su vida, aunque asegura que los atesora, no por el hecho de poseerlos, sino por que quiere conservar lo que considera bello y rescatarlo del olvido. La experimentación y reinterpretación que promulga Baciocchi desde su estudio se hace patente en todas las estancias de la propiedad.

Desde las esculturas de yeso de la década de los 50 de Blancanieves y los siete enanitos, regalo de su esposa Rossella por Navidad, que nos dan la bienvenida al llegar, hasta el baño, una caja con suelo rojizo y con paredes y techo cubiertos por espejos antiguos y decorada con un sofá tapizado en terciopelo, cómodas vintage y sillas de principios del siglo XIX. El arte también ocupa un lugar en esta fortaleza y dialoga de forma muy estrecha con su arquitectura. El pintor Giuseppe Friscia ha intervenido en varios de los espacios con sus lienzos, que cubren paredes o sirven como puertas de armarios diseñados por el arquitecto o esconden entradas
secretas a atajos inesperados. Sin duda, la personalidad de Baciocchi, su amor por la belleza y esa dualidad en su trabajo, entre la excentricidad del lujo y la búsqueda de la esencia más pura de los espacios, impregnan cada rincón de su hogar.•

Publicidad

Fiebre amarilla

En el comedor, los techos del sigloXVIII y la pareja de aparadoresde estilo neorrenacentista del XIX, contrastan con el color amarillo de las paredes y el diseño del siglo XX: mesa y sillas Tulip, de Saarinem, que edita Knoll; lámpara, de la serie Fun, de Panton, y silla Ovalia, de Thor-Larsen.

Publicidad

Versión original

En el salón del primer piso, bajo los frescos restaurados del XVIII, alfombra y sofás vintages retapizados con terciopelo rosa; silla Ekstrem, de Terje Ekstrom, y obras monocromáticas, de Giuseppe Friscia.

Publicidad

Nombres propios

Bajo la lámpara de la serie Fun, de Verner Panton, de los 60, mesa antigua con sillas Santiago, de Matégot, originales de 1958. La alfombra es de Bergoss, de los 70, y la estantería es la que diseñó Angelo Mangiarotti para Poltronova en los 60.

Publicidad

Diálogo histórico

El que mantiene la chimenea de mármol original de la vivienda del siglo XVIII y la silla Swan, de Arne Jacobsen, de 1958. Las obras son de Arezzo Rossano Naldi que edita Fritz Hansen.

Publicidad

Mezcla exquisita

En el estudio, sobre una alfombra francesa de los 80, mesa vintage rodeada por sillas Jason, de Carl Jacobs para Kandya (1953), y sofá italiano de los 50. Detrás de él, armario con lienzos de Giuseppe Friscia. La librería de cristal es diseño de Baciocchi.

Publicidad

Con luz propia

Así brillan estas estanterías retroiluminadas diseño de Baciocchi. Bajo ellas, escritorio de Franco Albini, original de 1958, con silla de cristal de Michel Blondeau, de los 50, y lámpara de pie italiana también de esta misma época.

Publicidad

Bajo el sol naciente

En la entrada al primer piso de la torre, un sofá vintage tapizado en terciopelo descansa bajo una bandera antigua de Japón.

Publicidad

Objetos de estudio

Sobre la alfombra de Bergoss, silla de los 60 enfrentada a una estufa de los 20 y a un sillón prototipo de Baciocchi. Junto a él, mesa de los 60 con lámpara de Magiarotti. Escritorio de metal de los 80 con silla Comput, de Magiarotti para Skipper, y mesa racionalista de los 30 con sillas de los 50. Librería diseño del arquitecto.

Publicidad

Érase una vez...

En las escaleras, unas esculturas de yeso pintado de los años 50 de Blancanieves y los siete enanitos. Al final de ellas, sobre una consola barroca de 1600 con candelabros de plata florentinos de 1700, espejo con marco de corteza diseñado por Baciocchi.

Publicidad

Divina decadencia

El arquitecto ha querido conservar el estilo del edificio, imperfecciones incluidas. En uno de los dormitorios, sobre la mesilla vintage, lámpara KD29, de Joe Colombo, de 1967.

More from Elle: