Una casa "à la française"

En el corazón de Saint-Germain conviven el diseño italiano y la distinción parisina, en una atmósfera arty que invita a tomar una (o dos) copas de champagne. La creadora Marta Sala presenta su 'hogar à la française'.

La casa de Marta Sala en París

Ni restas ni fracciones, este apartamento parisino es de suma simple; dos gotas de charm francés más un sutil toque de neo-modernismo italiano. El resultado: un extraordinario espacio bañado por la luz de la ciudad del Louvre, Montmartre y el Moulin Rouge, una ciudad cuya historia, arte y estilo han llamado a la puerta de este tercer piso, y Marta Sala, su dueña, no ha dudado en dejarlos entrar.

No encontrarás a Coco Chanel sentada en el sofá Elisabeth del salón y puede que tampoco croissants en la mesita Mathus, de bronce y mármol, pero si traspasas las puertas originales de la estancia podrás reflejarte en un espejo Renoir y pisar una opulenta alfombra Ludovico que descansa sobre un suelo de madera vintage. Te recibirá Marta Sala, una mujer (y empresaria) versada en diseño y nacida en Milán, en un noble nido de artistas, arquitectos y diseñadores. Sobrina de Luigi Caccia Dominioni, es heredera del legado familiar y dueña de este apartamento (y showroom) en el corazón de Saint-Germain-des-Prés, una joya que data del siglo XIX y mantiene intacto su inherente "Je ne sais quoi" francés con el espíritu de conservar cada imperfección y huella del paso del tiempo.

Marta habla de la creación como un juego que requiere constancia y, sobre todo, mucho humor: "Es necesario tomar un enfoque irónico de un diseño que se ha vuelto pomposo y moralista. Uno puede ciertamente exagerar las dimensiones de un sofá o combinar diferentes funciones y materiales en una sola pieza", y así lo vemos en su mesa (y también lámpara de noche) Megan o en el vistoso sillón Lavinia, tapizado en una tela color nácar de Pierre Frey Shanghai. Ella, que busca anular las reglas, lleva la confusión de épocas, tejidos y estilos a un prado sereno donde conviven el modernismo italiano de su firma, Marta Sala Éditions, con la distinción parisina más histórica y tradicional. Binomios, paralelismos y hasta paradojas, Marta Sala apuesta por los contrarios (a lo Dr. Jekyll y Mr. Hyde, Mr. Darcy y el Sr. Wickham o los shinigami y la piedad), para enriquecer un lugar sofisticado lleno de mezclas seductoras que, además de propio, es ajeno. Marta, afable y cautivadora, da la bienvenida a amigos y clientes por igual, sus ediciones artesanales made in Italy son presentadas y disfrutadas junto a perpetuas obras de arte, coloridos macarons, una que otra delicatessen de la Fromagerie de Marie-Anne Cantin y, por supuesto, una copa de champagne, para así disfrutar de una amena experiencia à la française.

Publicidad

Charm, pero italiano

Un salón parisino que sufre una metamorfosis positiva y da lugar a piezas insólitas y singulares, como la alfombra de seda vegetal Ludovico con incrustaciones en plata; el sofá escarlata Elisabeth

o el sillón en color nácar Lavinia, ambos tapizados con telas de la colección Shanghai, de Pierre Frey; al fondo, la mesita Mathus en bronce y parte superior de mármol negro de Calacatta, todo de Marta Sala Éditions.

Un diseño sin límites

Marta sala"Ve donde está el silencio y di algo". La frase de la escritora Amy Goodman define el motto de esta erudita del diseño italiano que apostó, sin paracaídas, por un diseño más irónico y libre, al frente de su propia línea de muebles MSÉ.  
www.martasalaeditions.it

Publicidad

Mix ganador

En el salón conviven piezas muy características, como el sillón Wanda, tapizado en terciopelo de lana Mohair de Pierre Frey; los espejos Renoir, o la mesita Harry de mármol blanco Calacatta, todo de Marta Sala Éditions. El espejo con marco de madera es original francés y fue encontrado en el desnudo apartamento parisino el día de la mudanza.

Salón

"Me gusta hablar del alma secreta  de las cosas útiles"

Publicidad

Jarrón dorado

En la chimenea que preside el ambiente del salón encontramos un jarrón Tizio en dorado y cristal, y lámpara de latón Claudia de dos luces, ambos de Marta Sala Éditions. La característica fotografía en blanco y negro es obra del francés Antoine Rozès.

Estudio

Su estudio acomoda una fina mesa Eugenio con superficie lacada; sobre ella, una bandeja Caio en cobre. La silla Murena con estructura de bronce y terciopelo Mohair acompaña al sofá Wanda. Todas las piezas de Marta Sala Éditions. Fotografías,
de Antoine Rozès.

Publicidad

La mínima expresión

Un baño pequeño y sin pomposidades que recuerda a '101 Dálmatas' por su fondo blanco y pequeñas motas de color negro que, aquí, podemos ver en las sutiles baldosas o la ilustración que sostiene el espejo.

More from Elle: